Temas de hoy: Torneo Argentino U19 Somos Parte Chaco Somos Todos Transporte público PASO 2019
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/180092
Represión antes y durante las protestas

Brasil: huelga general en el día de apertura de la Copa América   

Los operativos represivos del gobierno fueron notables en la manifestación obrero-estudiantil en la Universidad de São Paulo y en un acto de obreros del transporte, con 60 detenidos.

   São Paulo, 14 (AFP) - Paros parciales en los transportes, bloqueos de rutas y algunos choques antes y durante de las manifestaciones previstas del final de la tarde marcaron este viernes la jornada de huelga contra la reforma de las jubilaciones en Brasil, a pocas horas de que la Copa América 2019 comience a rodar en São Paulo.  

   Reportes sindicales informaron de paralizaciones en petroleros, bancarios y correos de varios estados, así como de estudiantes y profesores movilizados contra los recortes de presupuestos a las universidades que el mes pasado dieron lugar a dos protestas masivas. Unos 45 millones de trabajadores adhirieron a la huelga en 300 ciudades de casi todos los estados. El portal de información G1 informó que hubo manifestaciones importantes en casi 200 ciudades de los 27 estados del país.

   En São Paulo, la policía detuvo al menos a 10 manifestantes que  incendiaron un automóvil para bloquear una calle, afirmaron las autoridades citadas por el sitio de información G1. “La huelga está siendo exitosa, a pesar de las prácticas antisindicales de patrones y tribunales, e incluso con la represión policial en varios estados”, aseguró el presidente de la Central Única de los Trabajadores (CUT), Vagner Freitas.

   En Rio de Janeiro, los manifestantes se congregaron desde media tarde en la céntrica plaza de la Candelaria, a pesar de que desde la mañana la policía dispersaba con bombas lacrimógenas y de estruendo a grupos que bloqueaban el tránsito en varios puntos de la ciudad, según G1.

Paro parcial en los transportes

   El paro de transportes fue parcial en la mayoría de las principales ciudades. En São Paulo -donde por la noche se inauguró la Copa América-2019 en el Morumbí con la presencia del presidente Jair Bolsonaro- una línea de metro fue totalmente paralizada y tres operaron parcialmente, según la compañía pública. Solo las líneas 4, que llega al Morumbí, y la 5, ambas de gestión privada,  funcionaron normalmente.

   Los autobuses municipales operaron con toda su flota, de acuerdo a la alcaldía, así como los trenes. Pese a todo, en algunas estaciones se registraron aglomeraciones y retrasos que afectaron a parte de los más de 20 millones de habitantes que viven en la región metropolitana São Paulo. “O para todo, o no se para nada. Parar solo a la mitad es una payasada. Quienes salimos perjudicados somos nosotros, los trabajadores”, se quejó la usuaria de transporte Vanilda Souza Vieira.

   En otras capitales, como Salvador de Bahía, solo funcionó el metro, en tanto que en Brasilia, Porto Alegre o Recife se registraron paros parciales. En Belo  Horizonte el metro permaneció cerrado.

   La reforma de la ley de jubilaciones es una promesa con la que el ultraderechista Bolsonaro ganó el apoyo de los mercados financieros durante su campaña electoral. El ministro de Economía, Paulo Guedes, la define como “la llave maestra” para achicar el déficit público, causado principalmente por los intereses de la enorme deuda externa.

   El proyecto inicial contemplaba un ahorro de casi 1,2 billones de reales en 10 años (más de u$s 300.000 millones). Pero las medidas para conseguirlo generan resistencias entre los legisladores, que deben aprobarlo por mayoría de tres quintos en el plenario de ambas cámaras para que entre en vigor. A fin de hacerlo más digerible, el relator del proyecto retiró algunos puntos, como el que preveía transformar el régimen actual, de reparto, en una jubilación privada, individual.

   También excluyó medidas que perjudicaban las pensiones para ancianos indigentes y trabajadores rurales, que pueden acceder al beneficio aunque no hubieran cotizado, pagando sus aportes mientras cobran. El “ahorro” quedaría así reducido a 900.000 millones de reales, suma, según Guedes, “totalmente insuficiente” para recuperar la confianza de los inversores en un país amenazado por una nueva recesión después de la de 2015-2016.

   “Aprobar la reforma del relator, con un corte de 860.000 millones de reales, sería abortar la Nueva Previdencia”, declaró el ministro y discípulo de la Escuela de Chicago, cuna del neoliberalismo. Los diputados, en ese caso, “demostrarían que no están comprometidos con las futuras generaciones”, agregó. La Bolsa de São Paulo, que operaba en positivo, cambió de  orientación tras esas declaraciones y cerró con una baja de 0,74%.