Temas de hoy: Coca Sarli Lorena Noemí Romero Copa América Brasil 2019 Lavado de activos Mega Mundo $2
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/179083

El agua afecta 2.500.000 hectáreas en toda la región

Funcionarios del Chaco, Santa Fe y Santiago hicieron un  diagnóstico concluyendo que es vital que la Nación respalde  las obras necesarias en los Bajos Submeridionales.

rural.jpg

Tras participar en la reunión del Comité Interjurisdiccional de los Bajos Submeridionales realizada en Bandera (Santiago de Estero), el ministro de Producción, Marcelo Repetto, confirmó que la inédita crisis hídrica que enfrenta la región afecta a 2.500.000 hectáreas del Chaco, norte de Santa Fe y Santiago del Estero. El duro diagnóstico realizado por los representantes de las tres provincias expone la imperiosa necesidad de encarar acciones conjuntas, con el necesario respaldo de la Nación.

Para esto, podría resultar clave la visita a la provincia, hoy del del secretario de Gobierno de Agroindustria nacional, Luis Miguel Etchevehere, tras retornar de la gira por China y Japón; ya que la agenda incluye una actividad en el sudoeste chaqueño.

DIAGNÓSTICO COMPLICADO

Marcelo Repetto.jpg
El ministro de Producción, Marcelo Repetto, destacó que la región ha tomado real dimensión de la crisis hídrica.

El encuentro se enmarcó en las actividades que habitualmente realiza el conocido como ‘comité de cuencas‘, desde su constitución en febrero del año pasado con el objetivo de trabajar en la cuestión de los Bajos Submeridionales. En el país, hay cinco organismos similares. Cabe recordar que el trabajo para mejorar el manejo del agua en la región tiene una larga data, aunque las inversiones necesarias que permitirían acercarse a una solución definitiva siguen brillando por su ausencia.

Este es el ámbito formal para poder avanzar en cosas concretas‘, estimó el ministro. En primer lugar, se realizó una reunión técnica donde se trató un proyecto ejecutivo de la ruta 35 entre Santiago y Santa Fe, y otro de canalización de la Cañada Las Vívoras entre otras. En síntesis, Repetto destacó que ‘a diferencia de lo que ocurría antes, ahora hay una real dimensión del problema entre las tres provincias y un acuerdo en que el agua escurre por sus cauces naturales con lo cual, las readecuaciones o nuevas obras tienen que pensarse en esa lógica‘. ‘No puede suceder lo que ocurre entre Santa Fe y Buenos Aires, por ejemplo‘, aportó.

DAÑO COMPARTIDO

La situación plasmada por las autoridades provinciales da cuenta de que entre las tres provincias están sumamente comprometidas. El norte de Santa Fe está con pérdidas del 100%, como el sudoeste y buena parte de Santiago: en el Chaco hay 700.000 mil hectáreas afectadas, Santa Fe 450.000 hectáres y Santiago del Estero tantas más. ‘Sobrevolando la región, uno realmente dimesiona la magnitud del daño, no sé una sola porción de chacra que no esté anegada‘, describió Repetto. Un dato que hace más dantesco este escenario es el tironeo legislativo que impide la sanción de créditos para obras y ya se ‘cargó‘ el de 50 millones de dólares que ofrecía el Fonplata que ya no estará disponible para la Provincia.

‘La verdad que es una pena lo que pasa, a veces nos ponemos a discutir por cuestiones cotidianas y no vemos el largo plazo: definitivamente, hay que abordar este tema con mucha responsabilidad‘, exhortó. Repetto entendió que ‘debemos trabajar en los proyectos ejecutivos para el manejo de las tres cuencas que tienen el Chaco, Santa Fe y Santiago que son Tapenagá, Paraná y golondrina, y concientizar al sector político y sectorial que esas son las obras troncales y estructurales que necesitan las provincias para mitigar los daños‘. ‘Esto requiere un manejo integrado del agua, que nos permita sacarla cuando sobre y tenerla cuando falte: tenemos que trabajar para que la Nación identifique la utilidad de estas obras y conseguir el financiamiento‘, remarcó.

PRODUCCIÓN COMPLICADA

El titular de la cartera productiva estimó finalmente que difícil aún cuantificar los perjucios que causará la crisis hídrica en la producción. ‘Si a principios de marzo estábamos con pérdidas de alrededor del 36% de la superficie, hay que volver a calcular porque volvió a llover no sólo en la zona complicada sino también donde había soja implantada ‘, reflexionó y añadió: ‘los informes de los técnicos marcan, con los suelos como están, a los productores hasta le convendría no levantar las producción de los lotes anegados o con caminos comprometidos‘.