Temas de hoy: Hidrovía Colectivos Moto remís Siniestro vial Facundo Campazzo
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/178984

Faltan enfermeros en todo el país

La Federación Argentina de Enfermería difundió estadísticas que confirman la falta de profesionales de esa disciplina en todo el país. Según la entidad, por cada 10.000 argentinos hay 3,8 enfermeros, cuando lo ideal sería que esa cifra se duplicara. Un informe reciente de la Organización Panamericana de la Salud confirma el déficit, al indicar que la Argentina sigue teniendo una de las tasas más bajas de enfermeros por habitante de la región.

Los últimos datos disponibles del Sistema de Información Sanitario Argentino (SISA), revelan que son 179.175 las personas matriculadas en el campo de la enfermería en la actualidad en todo el país. De ese total, 19.729 (11,01 por ciento) son licenciados, que es el grado mayor de formación, mientras que 73.373 (40,95) son técnicos y 86.073 (48,04) auxiliares, que son quienes tienen menor formación, ya que cursan carreras de un año. A la hora de analizar cuáles podrían ser las causas de esta carencia, se observa que el mercado laboral en el sector de enfermería presenta ciertas particularidades, como que se trata de una carrera con salida laboral casi segura, la contracara de esa ventaja es la precarización que todavía existe en el sector y los bajos salarios.

En el ranking de países que tienen las tasas más altas, en primer lugar se ubica Estados Unidos, con 111,4 enfermeros cada 10.000 habitantes, seguido por Canadá, con 106,4. En ambos casos, la profesión es muy valorada en distintas áreas, como la atención primaria de la salud, los cuidados paliativos, los cuidados críticos pediátricos, las emergencias y urgencias. Si se observa lo que ocurre en países de la región, se advierte que Chile, por ejemplo tiene 22 enfermeros cada 10.000 habitantes; Paraguay, 14,6; Uruguay, 18,9, Brasil 7,1 y Bolivia, 5,1. Por debajo de Argentina solo hay tres países: Honduras y República Dominicana con 3,5 enfermeros cada 10.000 habitantes cada uno y Haití, con 3,2.

En marzo pasado se celebró en Beirut, el Foro Internacional del Consejo Internacional de Enfermería de Recursos Humanos. En el encuentro, representantes de distintos países coincidieron en señalar que la falta de profesionales de enfermería es global, y por eso instaron a los gobiernos a adoptar medidas para garantizar niveles seguros de dotación de personal de enfermería, así como condiciones laborales decentes y un mejor futuro tanto para los pacientes como para las enfermeras que los cuidan. En el mismo foro, además, se planteó que no existe una única respuesta al problema de la escasez de enfermería, y por eso se destacó la necesidad de “promover entornos de trabajo positivos y que ofrezcan el apoyo necesario, en particular una remuneración justa, dotación de personal segura, desarrollo profesional y de carrera; y ausencia de violencia, intimidación y acoso.”

Quienes ejercen la enfermería desempeñan una labor fundamental para promover, mantener y recuperar la salud de los pacientes. Una de las áreas de trabajo que más demanda este tipo de profesionales es la de cuidados críticos de adultos mayores. Si se tiene en cuenta que, según las cifras del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), la población de adultos mayores en el país se incrementó en los últimos años, se puede comprender la importancia que tiene la enfermería en la actualidad. De acuerdo a la Encuesta sobre Calidad de Vida de Adultos Mayores que realizó el INDEC en el año 2012, que observa que en 1970 las personas mayores de 65 años constituían el 7 por ciento de la población, mientras que en 2010, superaban el 10 por ciento; de manera que para el año 2025, se espera que el 25 por ciento de los argentinos tenga 60 años o más. Si esta proyección se cumple, y el país presenta una tasa creciente en la longevidad y la población de la tercera edad en las próximas décadas, es de esperar que los programas destinados a cuidados (en los cuales los profesionales de la enfermería juegan un rol fundamental) ocupen un espacio de relevancia en las políticas públicas. También es importante que entre los estudiantes de escuelas secundarias que muestran un particular interés en las áreas de la salud y desean continuar su formación con estudios superiores, se aliente el estudio de la carrera de enfermería.