Temas de hoy: Elecciones municipales Peregrinación Juvenil a Itatí Elecciones 2019 Sin transporte nocturno Cambio Climático
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/178892
Paulo Ferreyra
Por: Paulo Ferreyra
En la terna competirá junto a otro chaqueño, Lucas Monzón

Julio Ramírez, nominado al premio Gardel de chamamé

Este martes se realizará la entrega de los Premios Gardel. Este año en la terna de chamamé competirán dos chaqueños, Lucas Monzón y Julio Ramírez. Este último cuenta en esta charla la intimidad de la grabación de su primer disco solista y sus expectativas al máximo galardón de la música nacional.

julio ramirez para web.jpg
Julio Ramírez "En dos hileras"

Este año la terna de chamamé está conformada por los discos Ñande Poetas: Homenaje a Luis Landriscina, de Juan Pablo Barberán & Tajy; Cocomarola en Guitarras, de Rudi Flores y las Guitarras Correntinas; Franco, de Lucas Monzón, Grandes Éxitos, de Ernestito Montiel y su cuarteto Santa Ana y En dos hileras de Julio Ramírez.

Hace 21 años que se entregan estos premios. Sin embargo el rubro chamamé no supera los tres años de vigencia con distinciones a referentes del género. En esta charla en la redacción de NORTE Ramírez cuenta cómo vive esta nominación y sus expectativas.

Estas nominado al Gardel por el disco En dos hileras, ¿cómo surgió este disco? 

-El disco nació hace ocho años atrás. Tenía un acordeón de dos hileras con el cual estaba investigando y estudiando algunos temas. Estaba adaptando algunos temas que son de acordeón cromático al acordeón de dos hileras. Así surgieron ideas con amigos y me propusieron hacer un disco grabado totalmente en dos hileras. Me gustó la idea y años más tarde se lo mostré a mis compañeros Facundo y Samuel Rodríguez. Ellos son dos grandes guitarristas con quienes compartimos también un grupo junto a Gabriel Cocomarola. Ellos se sumaron al proyecto y juntos fuimos armando el repertorio, elegimos los temas e hicimos arreglos a varias composiciones que las adaptando al instrumento. Además en el disco invitamos a Néstor Ferreyra, un cantor de aquí de Resistencia.

Fuimos sumando gente y así con la ayuda de Pedro Topo Zubieta, un productor de Corrientes pudimos hacerlo realidad. En octubre del 2018 lo presentamos en sociedad. Estamos contentos por ver materializado este disco grabado completamente en acordeón de dos hileras.

En el disco las palabras del Chango Spasiuk ponen de relieve a este instrumento como el más puro y original del chamamé. ¿Sentís que el disco representa ese sonido? 

-Hoy por hoy los chicos que comienzan a tocar el acordeón tienen otro acceso al instrumento y a mucha más información. En mi época quienes comenzábamos a tocar el acordeón lo hacíamos con el de dos hileras, que está en la raíz del chamamé. Hay muy buenas composiciones hechas directamente con este instrumento. Siento que la música de este disco vuelve a la raíz. Además debo confesar que hoy tocando otros instrumentos como bandoneón y acordeón cromático, nunca me despegué del acordeón a dos hileras. Éste es el instrumento con el que me siento identificado.

tapa del disco_julio ramirez.jpg
En dos hileras, tapa del disco de Julio Ramírez

Aquí encontramos una composición tuya junto a Facundo Rodríguez, “Amor guaraní”, ¿cómo surgió este tema? 

-Un día en mi casa estaba armando el repertorio del disco y con el acordeón en mi regazo brotó una parte de la melodía. Después en un ensayo junto a lo Facundo le mostré el tema y al otro día fabricó otra parte. Después ensamblamos esas partes y así quedó terminado el tema. Nos gustó mucho como quedó y es el tema que más nos gusta cómo quedó en el disco.

Otra composición del disco es un tema de Coqui Ortiz 

-Así es, Despenadero. Ése es un rasguido doble que lo grabamos con Coqui en su primer disco, hace ya más de 10 años. En esta ocasión se lo planteó a los muchachos y a ellos les gustó el tema. En este caso decidimos hacer una nueva versión bastante diferente a la que habíamos grabado, también es un tema preferido por nosotros. La versión en el disco de Coqui, donde había batería, bajo. En este disco el sonido del disco está gobernado por un contrabajo, dos guitarras y el acordeón.

Con este material estás nominado a los premios Gardel en el rubro Chamamé. ¿Qué significa para vos y cuáles son las expectativas? 

-Es muy importante que a uno lo nominen para cualquier tipo de distinción o premio. Cualquier reconocimiento para un artista es muy lindo, sobre todo este premio que es muy prestigioso a nivel país. Estar nominado con otros artistas de muy buen nivel ya es sumamente importante. Ahora hay que esperar el resultado. Pero pase lo que pase poder estar nominado con un disco, con un proyecto propio es un logro y una satisfacción muy grande.