Temas de hoy: Cierre de listas Intento de secuestro Agronea 2019 Media maratón Leer en la ciudad
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/178777
En EEUU y otros países

Paro de conductores de Uber y otras apps de transporte

Los empleados de las compañías de viajes compartidos en las principales ciudades iniciaron una huelga este miércoles, cuando la empresa líder del sector comienza a cotizar en Wall Street.

uber.jpg
La huelga en la hora pico de la mañana fue un éxito en Nueva York.

   Washington, 7 mayo (AFP y Reuters) – En algunas ciudades lanzaron un paro de 24 horas, mientras que la Alianza de Trabajadores de Taxis de Nueva York, que basa su actividad tanto en una aplicación como en el trabajo de conductores tradicionales, pidió a los choferes que pararan entre las 7 (8 de la Argentina) y las 9 locales, horas de mayor uso de coches de alquiler. Se llamó a todos los conductores Uber, Lyft, Via y otros basados en apps a que dejaran de trabajar en ciudades como Los Ángeles, Filadelfia, Boston y Washington DC. Una acción similar se desarrolló en Londres.

   Los conductores buscan mejorar la seguridad en su trabajo, reclaman el fin de las “desactivaciones” arbitrarias (“despido digital”) y mejor reparto de ingresos entre conductores y propietarios de las plataformas. En Nueva York, la alianza dijo que la mayoría de sus 10.000 asociados participaron del paro, al igual que otros no asociados.

uber2.jpg
Hubo movilizaciones en Filadelfia, Boston, Washington y Los Ángeles entre otras ciudades.

   Uber rechazó la acción de los choferes: “Los conductores están en el centro  de nuestro servicio, no podemos tener éxito sin ellos, y miles de personas entran a trabajar en Uber todos los días enfocados en cómo mejorar su experiencia, dentro y fuera de las calles”. Por su parte, Lyft señaló que las ganancias por hora de sus conductores aumentaron en los últimos dos años y superan los u$s 10.000 millones, aunque no dio cifras acerca del personal que emplean ni las horas que trabajan.

Descontento creciente

   Algunos conductores buscan un ingreso complementario para su trabajo, otros ven que los incentivos que ofrecía la empresa disminuyen día a día, a medida que afianza su dominio en el mercado. Reclaman ingresos dignos y no se creen la promesa del “bonus” tras el estreno bursátil. La protesta global se convocó en la víspera de que se estableciera el precio final de la oferta de la salida a Bolsa de Uber.

uber3.jpg
El senador Bernie Sanders, uno de los presidenciables 2020, apoyó los reclamos de los choferes.

   En abril, The Wall Street Journal informó que Uber recaudaría alrededor de u$s 10.000 millones en su estreno bursátil, para lograr una valuación de entre u$s 90.000 y 100.000 millones, en una de las ofertas de acciones más grandes de la historia, luego de Alibaba y Facebook. La protesta está mejor organizada que la movilización realizada cuando debutó Lyft hace un mes, porque la dirige el sindicato New York Taxi Workers Alliance. El sindicato señala que en el folleto de la oferta de salida a Bolsa “Uber ya dice que paga a los conductores demasiado dinero”.

Trabajadores, no “contratistas”

   La cuestión laboral se ha transformado en uno de los principales riesgos para la rentabilidad de Uber. La compañía afronta 60.000 demandas de conductores que prestan el servicio a través de la aplicación. La empresa considera que ellos son contratistas, y no los reconoce como empleados. La valoración de la relación contractual está sujeta a pleitos judiciales en decenas de ciudades del mundo donde la aplicación recluta personal para transportar pasajeros.

uber4.jpg
También hubo protestas en Sidney, Australia (foto), en Londres y en Madrid entre otras ciudades fuera de EEUU.

   Sonny Lama, chofer en Nueva York, dice: “Protesto por el futuro de mi hijo”. Conduce para Uber desde hace cuatro años, pero es cada vez le es más complicado llegar a fin de mes. “Ellos dominan todo. Te recortan las tarifas, o te recortan los incentivos cuando no quieren que haya tantos coches circulando. Supuestamente no somos empleados, pero estamos sometidos a los intereses de los inversores”. Precisamente la contradicción entre el trato de autónomos que las empresas dan a los choferes y el estricto control de las condiciones de trabajo y la remuneración posible, pone en evidencia a la apps.

   Otro punto en discusión es el de la discrecionalidad del “despido”. Cuando una empresa de apps no quiere más a un chofer, simplemente le bloquea el acceso a la aplicación, lo “desactiva” del servicio. A veces se trata de infracciones, tardanzas, o malas prestaciones. Pero en muchas ocasiones, el chofer simplemente no puede acceder. Y nadie le dará soluciones, ni explicaciones… ni trabajo.

uber5.jpg
Los trabajadores reivindican la defensa colectiva frente a la pretensión de Uber de tratarlos como “contratistas individuales”.

   Un miembro de la NYTWA considera que a él lo desactivaron “Porque mi foto salió en las noticias por una protesta hace tres años, cuando nos redujeron las tarifas. Lo que denunciábamos entonces sigue valiendo”, asegura. La directora de la NYTWA denuncia que todo esto sucede mientras los dueños y sus ejecutivos “ganan miles de millones, y obligan a los conductores a la pobreza y la quiebra”.

   Uber indicó a los inversores en su folleto de presentación en bolsa que este tipo de reclamos llevará a la empresa a reducir los incentivos para compensar la reducción de ganancias. Al mismo tiempo, la mayor parte de la capitalización que obtenga con la oferta accionaria la destinará a continuar el desarrollo del vehículo autónomo. Los robo-taxis, dice Uber, “reducirán la necesidad de conductores”.

 

En la Argentina

   Recientemente, la Agencia Federal de Ingresos Públicos emitió una resolución que golpeó duro a Uber. “No es mero intermediario entre choferes y clientes, sino un servicio de transportes, y los conductores son empleados en relación de dependencia”, dictaminó la agencia de recaudación.

   Lo hizo para reclamar a Uber Argentina SRL más de $ 358 millones en deudas impositivas y de seguridad social. El ente recaudador detalló que la compañía Uber debe al Fisco $ 22.380.433 en concepto de IVA correspondiente a períodos fiscales 04/2016 a 11/2016. Además, la AFIP determinó que hay deuda de aportes patronales por $ 24.927.589 y de contribuciones a la seguridad social por $ 31.070.025 millones, más intereses ($ 43,3 millones) y multas ($ 111,9 millones).

   La AFIP consideró que en el período fiscalizado (2016/2017) Uber desarrolló un servicio de transporte por medio del trabajo de los propietarios de los vehículos, por lo cual corresponde que pague IVA y Ganancias a través de su representación permanente en el país. También, estableció que los choferes son empleados en relación de dependencia y no trabajadores independientes, como argumenta la empresa.