Temas de hoy: Evo Morales Copa Libertadores Boleta larga A.A. Se hizo viral
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/178478

Inundaciones: Piden asistencia para pequeños productores que perdieron todo

SÁENZ PEÑA (Agencia)- La mesa ejecutiva de la Federación Chaqueña de Asociaciones Rurales (Fechasoru), hizo una radiografía de la situación que vive la provincia a partir de las inundaciones.

Encabezada por su presidente Daniel Fontana y el secretario Gonzalo Riaño,  se reunió en la ciudad de Machagai, donde analizaron la situación de desastre climático y productivo que vive la provincia, especialmente la zona sur y sudoeste de la misma. 

En la ocasión comentaron que el resto de la provincia que a la fecha no se encuentra en esa situación, muchos productores se ven afectados por la falta de acceso a los campos, ya que la red terciaria está totalmente deteriorada por la continuidad de las inclemencias meteorológicas, que están atravesando y se espera para la próxima semana.

Afectación al corazón agrícola

El epicentro del desastre ubicado en Las Breñas, General Pinedo, Hermoso Campo, Charata, Sáenz Peña, La Tigra, La Clotilde, y La Montenegrina, Villa Ángela, General Capdevilla, Gancedo, Villa Berthet, Coronel Du Graty, Santa Sylvina, además de Mesón de Fierro que afecta el corazón agrícola del Chaco, con pérdidas en girasol  en diciembre/enero, a posterior con la cosecha de soja, y la siembra de la soja de segunda, además de maíz sorgo, y últimamente la cosecha de algodón.

A esto se le suma la cuestión de explotaciones ganaderas cubiertas de agua, producciones de alfalfa, campos totalmente anegados y las explotaciones forestales con su industria asociada totalmente paralizadas por falta de caminos.

Medidas urgentes

Ante este cuadro de situación, los dirigentes rurales agrupados en la Fechasoru, consideran que se debería tomar medidas urgentes, y empezar a trabajar en las medidas definitivas que permitan paliar la crisis hídrica, económica, productiva  y social que afecta y afectará a la provincia en un lapso mínimo  de 24 meses.

“Consideramos prioritaria la inmediata asistencia a los pequeños productores, con economías de subsistencias que hoy se ven afectados sus predios en un 100%”, expusieron.

En lo que refiere al sector ganadero, el panorama que se avizora no es alentador, a poco de iniciar el invierno, sin pastos, días cortos, agravado esto por el riesgo sanitario que implica el hecho estar transitando la campaña de vacunación antiaftosa y antibrucelica, los trabajos de vacunación no podrán llevarse adelante ante la existencia de extensas aéreas inundadas y otras sin caminos directamente.

“En lo inmediato, se debe atender a las explotaciones agrícola-ganaderas con medidas de corto, mediano y largo plazo, en el corto y mediano plazo eximiciones, diferimientos, prorrogas y refinanciación de  impuestos provinciales,  nacionales y  quita de retenciones a la producción agropecuaria”, sostuvieron. Además, “trabajar con las entidades bancarias provinciales y nacionales para refinanciar las deudas de la producción y gestionar a nivel nacional créditos que permitan tratar de poner en marcha el aparato productivo luego de la catástrofe climática”, agregaron.

Aprender de los errores

En esa misma línea, manifestaron que se debe aprender de los errores e impericias como sociedad, para coordinar políticas de estado, más allá de los gobiernos y la coyuntura para prevenir o minimizar los efectos de las contingencias.

 “Debemos trabajar con los gobiernos nacionales, provinciales y municipales para realizar obras que permitan manejar el balance hídrico en la provincia,  como la de los bajos sub- meridionales, cuenca rio de Oro, Guaycurú y otros. Su posterior mantenimiento y control”, señalaron.

A nivel provincial sostienen que deben reactivar los organismos técnicos encargados del manejo de agua en la provincia, para que todas aquellas obras ya realizadas y las que se realicen sean llevadas adelante de la forma más adecuada y que permitan, en los momentos críticos de exceso, un escurrimiento adecuado que minimice el daño productivo.

“La Nación debería ponerse al frente del manejo de aguas en las provincias de Chaco, Santa Fe y Santiago del Estero, llevando adelante un manejo coordinado en las tres provincias”, finalizaron.