Temas de hoy: Presupuesto 2020 Donald Trump Lionel Messi gabinete provincial Caso Lorena Romero
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/177457

Desmontes: “Es posible el equilibrio entre la conservación del bosque y la producción”

A fines de 2018 y desde comienzos de 2019, un sector de la sociedad reclamó al Estado provincial su desacuerdo sobre la gestión de los desmontes. En cambio, por otro lado, se opinó que el sector de la producción también debe ser considerado en las políticas públicas de este rubro.

A nuestro criterio, con la desinformación y el desconocimiento sobre algunas cuestiones no se colabora con el debate. Los estudios técnicos, la experiencia en el terreno, los avances y cambios tecnológicos demuestran constantemente que la agricultura y la producción en general pueden desarrollarse en el marco de la conservación ambiental y, en particular, con la preservación de los bosques nativos.

CARTA DE SUELOS

Hernandez.jpg

Es el documento por el cual se identifican los distintos tipos de suelos o series, con sus potencialidades y limitaciones, que se vuelcan en cartografía y se acompaña con la clasificación de aptitud productiva o capacidad de uso de los suelos, con las recomendaciones pertinentes para el uso adecuado a cada caso a efectos de aportar para una producción sostenible.

EJE ESTRATÉGICO EN EL OESTE

La particularidad de las tierras del Departamento Almirante Brown -en el oeste provincial- presenta la característica de disponer de grandes extensiones con predominio de suelos de potencial agrícola (Capacidad de Uso Clase IV). Además, áreas de bosques nativos, con capacidad productiva utilizada para la elaboración de carbón, tanino y otros usos, como insumo para carpinterías, construcción, postes, durmientes, etc.

Esta situación permitió resultados positivos en la provincia. Primero, las tierras de la provincia disponen de estudios de suelos (cartas de suelos que se elaboran a través del convenio con el INTA), que es información técnica basada en pautas técnicas del USDA (The US Department of Agriculture).

Este documento permite a los agrónomos conocer la aptitud productiva que tiene cada predio, y de esta manera definir las áreas que se pueden destinar a la agricultura o las destinadas como “clausuras” que serán el resguardo forestal a futuro para un eventual aprovechamiento de su madera, o simplemente para su preservación definitiva.

Esta información fue acompañada por los avances tecnológicos en metalmecánica, electrónica, biotecnología y genética que se lograron para una mejor gestión del suelo, y que acompañados por los profesionales agrónomos se lleva adelante una agricultura conforme a las buenas prácticas, por ejemplo, aplicando la siembra directa, que se trata de un mecanismo productivo que garantiza la sustentabilidad del suelo permitiendo el desarrollo de estos ambientes para la producción agrícola, que a su vez puede ser utilizada como alimento para la ganadería, o la producción de aceite, biodiésel, entre otros.

Segundo, se logró posicionar a la provincia del Chaco como una de las principales provincias en producción de granos, fundamentalmente oleaginosas, donde el departamento Almirante Brown es el más importante en superficie en todos los cultivos (soja, algodón, girasol, etc), recordando que fue el propio presidente de la Nación quien visitó en el 2017 Pampa del Infierno inaugurando un Complejo Multimodal de Acopio y Transporte de granos, a través del ferrocarril General Belgrano.

Tercero, la definición de estas áreas permitió al Chaco colocarse como el principal productor y exportador de carbón, extractos vegetales y de furfural y alcohol furfurílico, por las condiciones que se lograron para poder generar valor a partir de la madera aprovechada de los cambios de uso de suelo otorgados en la zona, evitando que la misma se queme o se inserte en el comercio ilegal, práctica que es habitual en otras provincias.

Estas condiciones fueron favoreciendo la incorporación de tecnología en el sector del carbón y en el aserrado, que fueron capaces de aprovechar la madera de manera eficiente y poder insertarla en el proceso industrial, como así también por el equipamiento incorporado por las empresas elaboradoras de tanino para la producción de energía limpia en base a los residuos de su industria.

Cuarto, la toma de conciencia del productor ganadero y agrícola de destinar una gran parte de su predio para la preservación del bosque. Así, por ejemplo, de acuerdo con la reglamentación vigente, un campo con potencialidad agrícola de mil hectáreas debe resguardar, al menos, 300 hectáreas de bosque en pie, así como un predio con potencial ganadero que quiera ejecutar actividades silvopastoriles solamente lo puede hacer sobre el 50% de su inmueble, y el otro 50% se encuentra obligado a destinarlo a la conservación definitiva de ese bosque nativo.

Todo este trabajo que hacen los productores se desarrolla sobre una idea de corredores o conectores plasmados en el ordenamiento territorial. Esta propuesta que desarrollo parques nacionales no se tratan de una barrera a la producción, al contrario, son indicaciones generales para que los predios ubicados en estas fracciones del territorio consideren a los bosques como parte de un todo, y que en el proceso ganadero o agrícola que se lleve adelante se respete la conservación o preservación de los mismos.

Por un lado, se dejó expresamente establecido que cada predio debe respetar un porcentaje mínimo de bosques nativos en pie, bajo la modalidad de “clausura”; y por otro, que estos bosques se resguarden como conectores de otra superficie forestal de predios aledaños, y de esta manera cuidar las características típicas del paisaje.

Quinto, toda la materia prima obtenida (carne, cereales, oleaginosas y madera) aparte de los impuestos nacionales y provinciales, paga una tasa especial que es destinada a cubrir la obra social, jubilación y seguro de ART de los trabajadores, producto de los Convenios de Corresponsabilidad Gremial suscriptos por la Provincia, el Gobierno Nacional, el gremio de los trabajadores y las empresas de cada rubro.

LEGISLACIÓN DE AVANZADA

Todos estos avances se deben al ordenamiento territorial de los bosques nativos y su implementación. La experiencia en su aplicación permitió estos resultados, que podríamos traducirlos en acuerdos logrados entre el sector productivo y el ambiental.

Seguramente, entre la clausura definitiva de un campo que prohíba la producción agrícola y/o ganadera y/o forestal que pretende un segmento de la sociedad y la realidad del Chaco habrá una distancia, pero lograr que un productor o el titular de un inmueble destinen áreas con potencial agrícola-ganadero para la conservación del ambiente no es un dato menor.

No queremos favorecer una idea de disminuir la presión del sistema regulatorio de los bosques, por el contrario, queremos destacar los acuerdos logrados y que se aplican en la realidad y plantear que el sector productivo primario y agroindustrial de la provincia del Chaco demostró estar siempre dispuesto a un diálogo para mejorar los estándares de conservación.

Como consejo profesional, y como se hizo siempre, estamos dispuestos de acompañar al gobierno provincial en el mejoramiento y perfeccionamiento de la gestión del Ordenamiento Territorial, especialmente en lo que se refiere a las pautas técnicas que el titular de un inmueble debe respetar, como lo son el caso de las reservas forestales mencionadas, o con respecto a los indicadores de sustentabilidad del suelo.

PRODUCCIÓN, CONSERVACIÓN Y AMBIENTE

Estos ejemplos de la realidad, que son muchos, mostraron que en el Chaco el diálogo y la convivencia entre la producción y la conservación es posible, y sostenemos que nuestra provincia a diferencia de otras generó la madurez de acordar y lograr la coexistencia de todas las ideas, entendiendo que nuestros recursos naturales hay que conservarlos, pero también entendimos que en el interior provincial la principal mano de obra proviene del sector agropecuario, y en algunas localidades la actividad forestal es la principal fuente de trabajo.

(*Presidente del Consejo Profesional de Ingenieros Agrónomos de la Provincia del Chaco).