Temas de hoy: Paro docente masacre en mezquitas Siniestros viales inseguridad
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/176787

Medicamentos cada vez más inaccesibles

Según datos de la Confederación Farmacéutica Argentina, en 2018 se comercializaron cerca de 100.000 remedios menos por día con respecto al año anterior. La fuerte caída se mantuvo en enero pasado y todo indica que en lo que resta de este año, por la crisis económica, cada vez más pacientes se verán obligados a suspender tratamientos.

La ausencia de un efectivo control de precios a nivel nacional en un mercado tan sensible como es el de los medicamentos permitió que en enero pasado se dispararan de nuevo los valores de fármacos esenciales para la salud, registrando una suba promedio del 64,54 por ciento respecto a igual mes del año anterior.

Dicho de otro modo, el precio de los remedios superó a la inflación en 17 puntos porcentuales, golpeando otra vez duramente al bolsillo de los argentinos. De acuerdo a información de la Confederación Farmacéutica, en todo el país las farmacias registraron una caída en sus ventas en 37,9 millones de unidades a lo largo del año pasado, lo que representa un promedio de 103.744 unidades menos por día.

La misma fuente indica que el consumo menor se registra de manera ininterrumpida desde mayo pasado, en coincidencia con la profundización del deterioro de la economía, aunque la caída en el consumo de medicamentos se sintió con mayor fuerza en el último cuatrimestre de 2018, siendo los meses de noviembre y diciembre los peores, con descensos interanuales de 9,7 y 8,6 por ciento, respectivamente.

Las estadísticas difundidas por la Confederación Farmacéutica confirman, por otra parte, que los medicamentos que son empleados para atender enfermedades relacionadas con la sangre figuran entre los que registraron la mayor caída en las ventas. Se trata, por cierto, de una cuestión que genera enorme preocupación ya que es cada vez mayor el número de pacientes que tienen serias dificultades para comprar los fármacos que necesitan para continuar con tratamientos indicados para atender dolencias crónicas.

El aumento del desempleo, la caída del poder adquisitivo de los salarios, los aumentos de tarifas y el proceso inflacionario que no se detiene, dieron como resultado un escenario extremadamente difícil de sobrellevar para quienes sufren todos estos males juntos. El hecho de que los precios de los medicamentos superen a la inflación coloca a los sectores más vulnerables de la población contra la espada y la pared.

El caso de los jubilados y pensionados está entre los más preocupantes ya que, de acuerdo a la entidad que nuclea a farmacéuticos de todo el país, el año pasado se entregaron 10 millones unidades menos de medicamentos a afiliados de PAMI.

Por otra parte, un informe reciente elaborado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) señaló que en el último año el costo promedio de los 50 medicamentos principales para adultos mayores aumentó un 53,24 por ciento; mientras que entre 2015 y 2018, el precio global de los remedios había trepado un 235 por ciento.

A su vez, un sondeo de la Universidad de Avellaneda reveló que desde diciembre de 2015 el precio de los medicamentos aumentó 187,9 por ciento, mientras que la inflación fue de 163,2 por ciento, pero el salario mínimo, vital y móvil se actualizó solo un 79 por ciento; por ese motivo el poder adquisitivo de los salarios mínimos respecto a los medicamentos se redujo un 33,5 por ciento; mientras que el poder de compra de la Asignación Universal por Hijo cayó un 30,1 por ciento frente a los medicamentos.

También el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), el Centro de Estudios Políticos Para Personas Mayores (Ceppema) y la Asociación Latinoamericana de Gerontología Comunitaria (Algec), publicaron un informe en el que señalan que el promedio de aumento de los 50 medicamentos más consumidos por los adultos mayores en el período mayo 2015 - agosto 2018 fue del 157,8 por ciento, mientras que en el mismo período las jubilaciones subieron un 111,9 por ciento.

El continuo encarecimiento de los precios de medicamentos esenciales y la carencia de políticas públicas para evitar que eso suceda atentan contra el derecho a la salud que es, vale recordar, un derecho inalienable e inherente a todo ser humano. El Estado tiene la obligación de garantizar este derecho a todos sus ciudadanos, no sólo asegurando una atención adecuada cada vez que es necesario, sino también el acceso a los medicamentos.