Temas de hoy: Paro docente masacre en mezquitas Siniestros viales inseguridad
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/176678
Eduardo López
Por: Eduardo López

Democracia en decadencia

“Si no hay comida cuando se tiene hambre, si no hay medicamentos cuando se está enfermo, si hay ignorancia y no se respetan los derechos elementales de las personas, la democracia es una cáscara vacía, aunque los ciudadanos voten y tengan Parlamento”. Esta frase de Nelson Mandela es de rigurosa actualidad en nuestro país y en nuestro Chaco, más que estamos en uno de esos mal llamados “años electorales”.

Muchos ciudadanos están hoy desencantados de la política y, por consecuencia, de quienes la ejercen. Los resultados están a la vista: permanentes crisis cada vez más profundas y no solo en lo económico, sino en lo educativo, en lo moral, en lo ético. La mentira, la delincuencia, el egoísmo y el beneficio propio han tomado el lugar de la solidaridad, la vocación de servicio, el sacrificio. Y eso que se siente a flor de piel, no es algo exclusivo de la provincia o el país. Este desencanto es a nivel mundial, donde aparecen mesías que en otro tiempo jamás hubieran llegado a situaciones de poder con apellidos tan rimbombantes como Trump, Bolsonaro o Putin, por señalar algunos.

Pero para ceñirnos a lo nuestro, una muestra del desencanto es que el panorama de la renovación de autoridades es incierto. Son muy pocos los que tiene decidido por quién van a votar, porque los nombres que aparecen están signados del oportunismo y marcados por repetidos fracasos y mentiras. Nosotros mismos no sabemos muy bien lo que queremos, porque tenemos este tipo de reacciones: Cuando nos hablan de tal o cual candidato, lo rechazamos con toda la fuerza porque “hace muchos años que está y no hizo nada. Se aprovechó del cargo para beneficio propio y de sus familiares y amigos” y otros argumentos por el estilo. Cuando nos presentan una lista con nombres nuevos, desconocidos, la reacción en casi inmediata con el “...y a éste ¿quién lo conoce?”.

Devolverle el poder al ciudadano

Crece, a medida que pasan los días, el descreimiento sobre todo cuando se ve en muchos que lo importante es figurar y que todos hablan de unión, pero cada uno quiere ser el que encabece la redención. Hay manifestaciones que no dejan de llamar la atención, como por ejemplo la del conocido neurocientífico Facundo Manes, que días atrás convocó a cuatro personas de cada provincia para participar de una reunión. Los convocados se destacaban en sus distritos, por el trabajo en pos de mejorar la calidad de vida de los demás, y por la solidaridad manifiesta en sus acciones. Por el Chaco estuvieron el arquitecto Carlos Alabe quien se llevó los aplausos de los asistentes, y un reconocimiento especial por la Casa Garraham Chaco, el Centro de Enfermedades Raras, la casa para los chaqueños en Capital Federal, y el trabajo de Padres en la Ruta, todas cosas sin color partidario, a beneficio de la gente, sin licitaciones ni anuncios rimbombantes ni presupuestos millonarios como estamos acostumbrados

Completaron la mini delegación chaqueña; Lautaro Sosa e Iván Gyöker, estudiantes de Ciencias Económicas y Ciencias Políticas, convocados por sus trabajos de contralor de gastos gubernamentales y el periodista José Viñuela por su emprendimiento Ciberperiodismo. Todas cosas que potencian la capacidad de trabajo para cambiar la realidad de todos.

Manes está construyendo un movimiento ciudadano, invitando a referentes locales de la ciudadanía a que participen y renueven la dirigencia política en todo el país. Insistió en que hay que devolverle el poder al ciudadano.

Una lección de Luis Landriscina

Nuestro comprovinciano, Luis Landriscina reapareció días atrás en la mesa de Mirta Legrand y tras conceptos de Sergio Massa, decepcionado por el incumplimiento de sus promesas por parte del gobierno, dio una lección a los políticos de hoy. Esto lo reflejó un ciudadano en una carta de lectores publicada en un diario de tirada nacional. El chaqueño propuso como requisito para todos aquellos que aspiran a integrar el Congreso de la Nación (diputados y senadores) una genial iniciativa. “Un tipo que quiere ser diputado dijo- o que quiere ser senador, tiene que saber por lo menos antecedentes de cómo se hizo esta Patria. Vamos a poner un curso de rigor histórico que dure seis meses para el que quiera ser diputado, con profesores de la facultad que tomen exámenes y vemos quien está habilitado o no. Necesitamos tipos que estén involucrados con el sentimiento de la Patria, no tipos que estén involucrados con el sentimiento del partido. Porque hay gente que va al Congreso a pelear para que se honre el partido y a mí no me importa el partido, me importa el país, y si él va para que todos estemos mejor, tiene que olvidarse a qué partido pertenece y si aquél dijo tal cosa. Ahí van a discutir cosas personales, a agredirse y a los que andamos a pie eso nos molesta mucho, sentimos que estamos en el país sólo para pagar impuestos”.

Ejemplos y propuestas que buscan renovar la política. Esa política con minúsculas para ponerla en su lugar que es el servicio de todos. Porque al fin de cuentas, los que ejercen hoy el poder fueron puestos allí por nuestro voto. Necesitamos con gente de vocación que se ponga a trabajar y a idear formas que nos saquen de este conformismo. No es posible que esta sea la única forma de hacer política. Hay que buscar nuevas maneras de compromiso, que existen, desechando las ambiciones de poder por el poder mismo y encaminarlas al servicio. Esta es la tarea de los partidos, de los estudiantes de Ciencias Políticas, que deben tener laboratorios como los tienen los otros científicos. Esta decadente democracia no da para más.

 

 

 La copla de Aledo 

 

Se rasgan las vestiduras,

aguzan la hipocresía;

la intención es una sola:

Justificar su injusticia.

 

(Aledo Luis Meloni, La Palabra Desnuda, 1980)