Temas de hoy: funcionarios procesados causa de los cuadernos Siniestro vial temporal cambios en el gabinete
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/175968

Venezuela, en su hora más difícil

Mientras los primeros vehículos con ayuda humanitaria enviados por Estados Unidos a Venezuela llegaban a la ciudad fronteriza de Cúcuta, en Colombia; avanzaba en forma paralela la iniciativa impulsada por los gobiernos de México y Uruguay, conocida como “Mecanismo de Montevideo”, con el fin de encontrar una salida a la crisis a través de la vía pacífica.

Según explicaron representantes de las cancillerías de los dos países que promueven esta alternativa de solución, que consiste en hallar una salida negociada al conflicto de poderes que divide a Venezuela, mecanismo establece la puesta en marcha de cuatro etapas que incluyen el diálogo inmediato entre las partes involucradas, la negociación y búsqueda de puntos en común, la construcción y suscripción de acuerdos y la implementación de los compromisos.

Por otra parte, en las últimas horas, distintos especialistas que siguen de cerca los pormenores de este conflicto de poderes en el que el oficialismo y la oposición venezolana se disputan la legitimidad para dirigir el país, observaron que, en rigor, la audacia demostrada por el dirigente Juan Guaidó generó ciertas expectativas en los venezolanos que rechazan el régimen de Maduro y exigen un cambio de rumbo, pero hasta ahora nadie puede asegurar que la estrategia del presidente de la Asamblea Nacional y de los grupos que lo acompañan concluya en éxito, al menos en el corto plazo. Es que, en rigor, el plan para sacar a Nicolás Maduro del gobierno no es improvisado ya que, según trascendió, su preparación demandó varios meses de intercambio de información secreta con gobiernos extranjeros que prometieron un firme respaldo a Guaidó. Pero el hecho de que Venezuela sea uno de los principales países productores de petróleo y que buena parte de los miembros de las fuerzas armadas venezolanas todavía estén dispuestos a acompañar al denominado Socialismo del Siglo XXI (un concepto desarrollado por el sociólogo Heinz Dieterich Steffan, pero que fue adoptado por Hugo Chávez al momento de ejercer su presidencia) convierten a Caracas en un escenario en un complejo tablero de ajedrez que obliga a cada contendiente a medir muy bien los pasos a dar. En ese sentido, la decisión de la oposición de mantener su reclamo de elecciones libres, así como la movida de Guaidó con la que se proclamó el presidente legítimo de Venezuela, deben leerse en ese contexto, en un país que padece una fenomenal crisis económica, con la inflación más alta del mundo, que empujó al éxodo a millones de personas. Por otra parte, si bien es cierto que Guaidó logró unir a la oposición del país, el camino que debe recorrer no es para nada fácil, pese al respaldo que tiene de Washington. Es que el gobierno de Maduro todavía cuenta con la ayuda de dos potencias mundiales: China y Rusia, además del acompañamiento de Turquía y Cuba, países que ratificaron su posición de apoyo a principios de este año cuando Maduro inició un segundo periodo presidencial, tras haber ganado unos polémicos comicios en 2018 que la oposición no dudó en calificar de fraudulentas. Por ahora, todo parece indicar que Guaidó apostará a desgastar a la figura de Maduro y a desprestigiar su gestión al frente del gobierno venezolano ante la comunidad internacional en un proceso que podría ser de largo aliento. La presencia de nueve camiones enviados por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) transportando medicamentos, alimentos y artículos para aseo personal en la frontera de Colombia con Venezuela se inscribe en esa estrategia para presionar al gobierno de Maduro, que dispuso bloquear las rutas para no permitir el paso de los vehículos. No es, por supuesto, la única medida con la que se presiona al régimen venezolano. La semana pasada, el gobierno de Donald Trump impuso fuertes sanciones a la petrolera estatal venezolana PDVSA al declarar ilegal cualquier pago que se realice en moneda norteamericana al gobierno de Maduro por la compra de crudo al país caribeño, y de esta manera Venezuela podría sufrir una pérdida de 11.000 millones de dólares este año. El golpe fue efectivo, ya que tras conocerse la sanción Venezuela registró una abrupta caída de las exportaciones de petróleo. Por su parte, el llamado Grupo de Contacto Internacional, promovido por la Unión Europea, anunció que enviará una comisión técnica con el objetivo de promover la asistencia humanitaria y, a la vez, plantear la necesidad de realizar elecciones libres. Solo cabe esperar, por el bien de los venezolanos y de la región, que el conflicto se resuelva por la vía pacífica y que se eviten mayores sufrimientos para Venezuela.