Temas de hoy: funcionarios procesados causa de los cuadernos Siniestro vial temporal cambios en el gabinete
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/175683

Pymes industriales reclaman una fuerte baja de las tasas de interés

Mientras el gobierno pretende avanzar en la reforma laboral como un instrumento legal para reducir costos de producción, para las pymes industriales los principales puntos de la agenda productiva pasan hoy por reducir fuertemente las tasas de interés, recuperar el nivel de actividad y reactivar el consumo.

Durante el encuentro que tuvo lugar en el Ministerio de Producción y Trabajo, al que asistieron representantes de los trabajadores y de las diversas cámaras empresarias y federaciones de las industrias textil e indumentaria, los hombres de negocios se mostraron preocupados por la caída de la actividad, el desplome de las ventas y el elevado nivel que hoy tienen las tasas de interés, que afectan especialmente el desempeño de las pequeñas y medianas empresas.

El plan de la cartera que conduce Dante Sica es avanzar en una reforma laboral y con ese objetivo convocó a gremios y empresarios. No se llegó a ningún acuerdo y de hecho se sigue analizando el tema pero la propuesta, razonablemente, generó el rechazo de los trabajadores nucleados en la Asociación Obrera Textil (AOT) y tampoco entusiasma a los industriales. “No hay actividad, estar discutiendo hoy modificaciones a la legislación laboral en esta situación de mercado no nos parece que sea el eje”, admitió un dirigente empresarial involucrado en el debate.

Es que para los industriales la clave hoy poner en marcha nuevamente el aparato productivo. De hecho, todas las cámaras que participaron del encuentro, además de los sindicatos, tuvieron un discurso unificado en este sentido, pidiendo una reactivación de la producción sectorial. Además, reclaman al gobierno un plan económico que ponga la producción en el centro de la escena.

“No vemos un plan económico, vemos una especie de tabla de salvación hablando del déficit cero, pero no sé si la estructura productiva de la Argentina va a resistir esto”, aseguró a El Cronista otro empresario textil. Es un poco el sentir de un sector muy castigado por la recesión, probablemente el que más sufre el parate de la economía. La cuestión de fondo es que hoy la prioridad pasa por controlar el tipo de cambio y la inflación, y una de las palancas para controlar eso una tasa de interés -hoy cercana al 60%- que ya hace varios meses definió el Banco Central de la República Argentina (BCRA) y controla con mano de hierro. Según confían industriales de varios sectores, desde los despachos oficiales les dicen que ‘por ahora la tasa no va a bajar”.

En la industria textil y de indumentaria, 2018 cerró con una caída de actividad en torno al 25%, que en verdad se suma a caídas en años anteriores, lo que explica, al menos en parte, que la capacidad instalada ociosa se ubique cerca del 50%. Es uno de los sectores perjudicados por este modelo que privilegia el cierre de las cuentas fiscales por sobre la producción. Pero sin duda, no es el único. Desde la Cámara Industrial de Manufacturas de Cuero y Afines (CIMA), destacan que en 2018 el incremento de importaciones de marroquinería llegó al 17,62% en unidades, en relación a 2017, pero llega al 121,7% en la comparación con 2015.

La entidad denuncia que el sector atraviesa ‘una crisis terminal, producto la apertura indiscriminada de importaciones, tasas de interés de más del 60%, un aumento en los costos los servicios públicos y una caída del consumo’. Como resultado, señalan que la crisis llevó al cierre de más de 100 empresas y la pérdida de más de 3500 puestos de trabajo.

“Nuestra situación no es diferente a la de otros sectores tales como calzado, metalúrgico y textil, cuyas caídas son similares. El problema real son las medidas estructurales que afectan a todos los sectores productivos y han generado el cierre de más de 10.000 pymes”, aseguró Ariel Aguilar, presidente de CIMA.