Temas de hoy: funcionarios procesados causa de los cuadernos Siniestro vial temporal cambios en el gabinete
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/175605

Para la UBA, el documental de Netflix que vincula el cáncer con tratamientos de conducto es una "falacia"

PERFIL se contactó con el decano de la Facultad de Odontología de la UBA que negó que exista una relación entre el procedimiento y la enfermedad.

2.jpg
El documental Root Cause de Netflix afirma que existe un vínculo entre el cáncer y los tratamientos de conducto.

Todo lo que está en Netflix tiene el potencial para convertirse en un fenómeno mundial, ejemplo de ellos son series como Stranger Things o La Casa de Papel. Pero en el servicio on demand más popular también se ofrecen documentales, uno de los cuales activó las alarmas de la comunidad médica.

En Root Cause, del cineasta australiano Frazer Bailey, se vincula a los tratamientos de conducto con la posibilidad de padecer cáncer. PERFIL se contactó con la Universidad de Buenos Aires (UBA) desde donde indicaron que este reportaje contiene muchas “falacias” y desmienten la información.

En la misma línea se expresaron varias asociaciones de endodoncistas, desde la a Sociedad Argentina de Endodoncia a la American Association of Endodontists o la Sociedad de Endodoncia de Latinoamérica. 

El decano de la Facultad de Odontología de la UBA y titular de la cátedra de Endodoncia, Pablo A. Rodríguez, explicó a PERFIL: “El video está muy bien hecho, tiene muchas cosas que son verdad pero también muchas que son falacias”. En ese sentido, el profesional remarcó que entre otras cosas en las que acierta el documental de Netflix es que la prevención es muy importante para la salud bucal y que es correcto que una patología en la boca puede causar otros problemas en el organismo, pero “de ninguna manera” cáncer.

Qué son las caries y cómo prevenirlas

1.jpg
El documental de Netflix afirma que hay un vínculo entre los tratamientos de conducto y el cáncer.

Uno hace un tratamiento para curarse de una patología en la boca y generalmente no trae otra complicación después, ni problemas de presión, cáncer o complicaciones en el corazón”, precisó a este medio Rodríguez. En Root Cause se remarca que el 98 por ciento de las personas que padecen cáncer tienen un tratamiento de conducto hecho y, por eso, habría un vínculo entre ambos, algo que el decano de la Facultad de Odontología de la UBA niega categóricamente.

“La caries es la enfermedad más común. Y un tratamiento de conducto se hace mayormente por una caries avanzada, entonces es muy factible que muchas personas que tienen cáncer tiene un conducto en su boca pero eso no quiere decir que uno sea causa de la otra. Es como decir que cortarse el pelo o las uñas causa cáncer porque son dos cosas constantes”, expuso el especialista.

“Una persona con cáncer de mama, que es el ejemplo que hace el documental, es muy factible que tenga un conducto por su edad. Pero no hay ningún artículo en el mundo que afirme semejante aseveración”, señaló Rodríguez. 

El especialista indicó que los tratamientos de conducto no tienen consecuencias para la salud y entre el 75 y el 95% de los casos se obtiene una respuesta favorable del paciente. Si fracasa, se realiza un retratamiento, es decir, se lleva a cabo una segunda vez. Otra opción terapéutica es una cirugía apical, que permite eliminar el tejido infectado con un porcentaje de éxito del 95.

Desde la Sociedad de Endodoncia de Latinoamérica coinciden con lo expuesto por Rodríguez y emitieron un comunicado sobre la cuestión en el que alertaron: “Este documental está informando sin evidencia científica creando temor y confusión en la población”. “Por lo tanto queremos transmitir nuestra tranquilidad a las personas que se hayan realizado tratamientos de conductos, a quienes se los tengan que realizar, como así también a toda la comunidad odontológica y general”, manifestaron.

¿Cuando se aplican los tratamientos de conducto?

  • La evolución de una caries no tratada o detectada tardíamente. 
  • Traumatismo de un golpe intenso, como una piedra o una piña.
  • Traumatismo por un golpe persistente como un piercing en la lengua mal ubicado que afecta al nervio de la pulpa dental. 

Fuente www.perfil.com