Temas de hoy: violencia intrafamiliar Emergencia hídrica Resistencia bajo agua Yaguaretés trata de personas
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/175070

Con embarazo de riesgo, la prepaga le pide 50.000 pesos para atenderla

Una trabajadora denuncia anomalías en una conocida obra social. Con desazón cursa el sexto mes de un embarazo de riesgo.

flavia.jpg
Flavia Ayala vive además el drama de la inundación de una vivienda que comparte con sus padres y una hermana.

Flavia Ayala está embarazada, su casa se inundó y la prepaga que contrató hace seis meses le descontó 8.000 pesos del salario a cuenta de los gastos del parto y de un plan que incluya a su bebé. La firma le cuestiona que no haya informado su estado de gravidez y ella alega que lo supo luego de firmar la solicitud.  

Hace un año y medio que la joven trabaja en una farmacia. De la obra social del rubro eligió pasarse a Aca Salud, a partir de una propuesta interesante que le hizo un promotor a mediados de 2018.

La mujer asegura que antes de usar los servicios, el encargado de tramitar las solicitudes -Nicolás Bataglia- les pidió a ella y varios de sus compañeros que también ingresarían firmar unas solicitudes en blanco. Ese gesto de confianza permitiría agilizar el trámite, porque si entraban ese mismo mes pagarían una cuota más ventajosa.

flavia2.jpg
Una muestra del perjuicio que les ocasionó el agua acumulada luego del temporal de esta semana.

Fechas y cifras

En los papeles el comienzo de la gestión se presenta con fecha 27 de julio. El problema se generó durante la espera hasta una formalización de traspaso (el 3 de octubre). Flavia descubrió que estaba embarazada por una dolencia gástrica. Y en una ecografía como parte de un control de rutina se lo confirman. Luego de hacerse unos estudios con la obra social anterior, un médico certificó que cursaba una gestación de riesgo.

Informa esa situación por escrito a la prepaga y al cabo de una semana le envían un telegrama en el que cuestionan que no lo haya informado antes, cuando contrató el plan. Además le informan que debe pagar casi 50.000 pesos (49.500) en seis cuotas en dos conceptos: un plan que asegure cobertura para cuando nazca el bebé y gastos por la atención del parto.

flavia3.jpg
La factura que deja constancia de los casi 8000 pesos que le debitaron del salario de Flavia.

“Ellos me hacen ver como que los estafé y no es así, tengo toda la evidencia de que no sabía que estaba embarazada. A mí me incluyen en el plan pero a mi bebé, no, y me quieren cobrar esa plata para todo lo que van a gastar por el parto y lo demás”, se defiende la joven.  

En detalle

El 5 de julio y a comienzos de agosto Flavia advirtió un leve sangrado que pensaba eran menstruaciones atenuadas y en realidad se trataban de pérdidas.

Con ese diagnóstico y ante un panorama incierto, la joven acudió por asesoramiento a la Superintendencia de Servicios de Salud y a la Defensoría del Pueblo. Expone su situación y la obra social le responde con un rechazo a su reclamo “por improcedente e infundado”.

En una parte de la carta telegrama se lee: “Surge palmariamente que conocía su estado de gravidez con anterioridad a la suscripción y omitió dar cuenta, ocultó información en la solicitud”. 

Así las autoridades insisten en cuestionar una fecha que consideran fue adulterada y Flavia dice pero no fue cambiada por ella.

La sorpresa

En la oficina local de la Superintendencia de Servicios de Salud -Perón 290- le dijeron que no habría novedades del caso hasta febrero, cuando se reanudaran los tiempos administrativos porque ahora están en feria. “Me quedé tranquila y el jueves cuando fui a hacer una compra me dicen que no tenía fondos, me enloquecí porque me habían depositado algo recientemente”.

Al verificar en su homebanking advirtió que Aca Salud le descontó casi 8.000 pesos ($7.959,63); era el primero de seis pagos y otra de doce por la atención del parto. “Era que lo que me dijeron que iban a cobrar, y me habían empezado a descontar”. 

Gran pérdida de bienes por las inundaciones

Como si no tuviera suficientes sobresaltos, Flavia, sus padres y una hermana también fueron perjudicados severamente por el temporal del martes y miércoles de esta semana. “Nos inundamos y perdimos prácticamente todo”, cuenta con la voz entrecortada. Una modesta vivienda de J. P. Navarro, entre calle 9 y avenida 9 de Julio, se construyó junto a la escuela de Villa Los Lirios y fue mejorada con el esfuerzo de los tres trabajadores del grupo familiar.

La madre percibe una pensión mínima y tiene varios problemas de salud (cardíacos de base más una parálisis facial), mientras que el padre es albañil y aunque goza de buena salud, el trabajo escasea.

Con los efectos de las inundaciones por las precipitaciones a ellos se sumaron una hermana y su novio. “La verdad es que necesitamos de todo; si pueden darnos una mano sería de gran ayuda”, convoca.

Mientras busca asesoramiento legal para que le devuelvan el dinero que le extrajeron, logró desactivar débito automático para la prepaga e hizo una exposición policial. “No pacté esos pagos con la empresa, jamás dije que me podían descontar”.