Temas de hoy: Fonplata GIRSU Cámara Nacional Electoral Boleta corta Paro de colectivos
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/174596
Florencia Martínez
Por: Florencia Martínez

El año en que fuimos cultura

Hablar, escribir o resumir un año cultural resulta difícil. Siempre queda gente, eventos y egos afuera de un resumen o balance.

El 2018 fue, hablemos de un pasado porque quedan solamente dos días para que termine, en que la cultura fue la protagonista a pesar de la crisis y el recorte de presupuesto en todos los ámbitos.

Con una Bienal que marca la agenda anual, pareciera que nada más pasó pero realmente fue un año donde las expresiones fueron ganando lugar y no solo somos una provincia de las esculturas sino que ya somos de la cultura. Aunque muchas veces las políticas estatales no acompañen, o en ciertos casos ni siquiera existan.

parque de la democracia 8.jpg
El Parque de la Democracia, el escenario elegido por las familias para disfrutar de recitales gratuitos y otras propuestas.

La crisis económica redujo grandes eventos, pero ¿quién dijo que hace falta más plata que imaginación? cuando muchos artistas entiendan eso van a resurgir varios espectáculos olvidados. Incluso cuando los mismos que hoy tienen cargo puedan acompañar desde otro lugar y no solo financiando y mucho menos a sus propios “amigos”.

LAS PAGINAS DE NORTE ACOMPAÑARON AL CRECIMIENTO

NORTE cumplió sus 50 años donde siempre acompañó y fue participe de las expresiones culturales. Desde la creación del Coro Polifónico, el debut de los grandes del teatro chaqueño, el fin de los cines y luego el resurgimiento. No dejó nunca de resaltar cada evento que había, dándole lugar a todas las expresiones, acompañando desde su lugar a los hoy referentes culturales que abunda y de sobra en la provincia.

NORTE fue parte, con el director Miguel Angel Fernández, del nacimiento de lo que hoy es lo más importante como la Bienal. No dejo nunca de darle lugar a esos soñadores que simplemente intentaban vivir -o sobrevivir- de lo que más le gustaba, el arte.

Nunca se le cerró la puerta a nadie, ni se prohibió una publicación. Se le dio lugar a personajes que golpeaban cada puerta y se le cerraba y hoy, en la actualidad, intentamos destacar a las nuevas generaciones que muchas veces por cuestiones de egos no tienen lugares; si suena raro, pero los que hoy deberían dar un paso al costado - en todas las ramas- y acompañar y enseñar son los que se ensañan en opacar a los nuevos nombres. Cosas que antes pasaba en el teatro solamente hoy se contagió en todos los ámbitos.

Cada nota, colaboración o las propias entrevistas son pensadas por el equipo periodístico y consultada con el director que nunca hizo diferencia entre los “viejos” de la cultura y los que recién comienzan. Pero seguimos recibiendo quejas y siempre buscamos satisfacer a todos, darle ese lugar que se merecen y recibir críticas, siempre con respeto.

Acá no se trata de trayectorias, sino de que todos somos personas que intentamos sacar adelante -desde el lugar de cada uno- a la cultura del Chaco.

LA BIENAL Y SUS TREINTA AÑOS

Mucho se esperó por este evento y también fue grande el trabajo realizado. Resumir en una página de diario lo que pasaba durante una semana en Resistencia, se convirtió en un desafío. Siempre quedaban cosas afuera. Es por eso que una semana, cada dos años, hay que dejar todo y visitar este evento que estreno escenario con la renovación completa del Parque Intercultural 2 de Febrero.

La realidad es que si bien a la Bienal organiza la Fundación Urunday, en conjunto con el gobierno provincial y el Municipio de Resistencia, a este evento cultural que tomo carácter internacional, lo hicieron grande los chaqueños que nunca dejaron de apoyar a las esculturas y tomaron como propio el patrimonio. Es por eso que Resistencia se puede llamar capital nacional de las esculturas porque hubo un trabajo de apropiación de estas mismas. Bien se dice que “no se quiere lo que no se conoce”.

650 mil personas pasaron por las instalaciones donde no solo había ruido por el metal, ni polvo blanco por el mármol. Era mucho más grande, se respiraba cultura.

La 2020 ya esta en marcha, solo falta que llegue.

LO DESTACADO DEL 2018

Para resumir primero hay que preguntarse ¿qué es cultura? entonces ahí entran todas las manifestaciones.

Para nombrar algunos, y por supuesto que van a quedar muchos afuera, se destacaron las ferias provinciales del libro, el 40 Encuentro de Teatro, la Orquesta Sinfónica tocando diversos repertorios, la Banda Municipal saliendo a la calle, las restauraciones del patrimonio de Resistencia como fue la Loba Romana y los Murales de Monsegur -impulsado por el concejal justicialista Juan Manuel Chapo.

La Fiesta de la Cerveza no se quedó atrás, ni tampoco Los Inestables y la celebración de sus 40 años. Otro destacado es el trabajo en materia gastronómica que se hizo en especial de algunos cocineros que se pusieron el delantal y salieron a vender nuestros productos, como parte de nuestra identidad.

El Foro del Libro siempre reúne mucho público y entre todas las actividades el Coro Toba recorrió Europa.

Cuando la política cultural no es para todos y todas

Acá no se trata de dar nombre propios, ni siquiera de explicar cuál o cuáles son los funcionarios que solo gobiernan para amigos o un grupo cerrado de “elegidos” o “amigos de”, sino de que los que están manejando y hoy tienen el poder de hacerlo puedan abrir estas políticas o acciones a todos los que llevaron alguna vez una propuesta.

Los que tenemos la llegada a los artistas sabemos, y ya se volvió de público conocimiento, los malos tratos o simplemente el no interés de que hay de ciertos funcionarios hacia otras expresiones que no sean las que ellos decidieron imponer. No están mal las propuestas, claro que no, pero siempre las mismas durante tres años de gestión se vuelve algo monótona y cuando no hay pareciera que faltan los protagonistas de las historia.

Hay que reconocer que se abrió camino a nuevas expresiones, sí, pero se les cerraron a las que siempre buscaron el acompañamiento. Pero para las quejas o críticas de internas políticas todos apuntan con el dedo, nadie lo hace para sí mismo.

Tenemos que trabajar, desde el lugar que nos compete a cada uno, por una cultura mas abierta, plural, para todos, sean masivas o un poco más chicas. Buscamos ser multiculturales, terminamos haciendo cultura para unos pocos. Y cuando ya nada queda por idear, se apropian del trabajo de otros y solo sonríen para las fotos.

Las críticas a los funcionarios culturales no caen bien porque pareciera que hacen todo bien. Pero el primer error es ese y el segundo es que no tienen una política cultural en tres años de gestión.

La provincia se hizo cargo de eventos turísticos, dejando de lado algunas expresiones culturales, los municipios se abrazan a las mismas actividades culturales y la nación, bueno lamentablemente ya no hay políticas que le salgan bien.

Eventos que antes eran masivos hoy se volvieron uno mas, incluso sin propuestas convocantes tal es el caso de la Feria del Libro de Resistencia o tantos otros que pasan en la ciudad.

Se cierran puertas para los autogestores, aparecen los políticos salvadores que ponen plata para realizar eventos que fueron dejados de lado. Aunque también financiaron fiestas que no eran necesarias o solo servían para mostrar quien estaba mejor vestido.

Muchos se destacan artistas se destacan por sí solos porque no encuentran en el Estado el acompañamiento necesario. Aunque también es real que todos quieren vivir del mismo, pero viendo que si hay para unos pocos es claro el recelo que existe.

Queremos ser capital cultural de la región, pero tenemos políticas para pocos y actividades repetidas