Temas de hoy: Caso Maira Benítez Macabro hallazgo Encuentro de gobernadores Foro del Libro y la Lectura PAMI
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/174349
SUPERMERCADOS PYME EN RIESGO

Las ventas por las Fiestas siguen “lejos” de las registradas en años anteriores

El presidente de la Cámara de Supermercadistas, Miguel Simons indicó que los comercios menores trabajan “al costo”. Por ahora, no hay despidos masivos.

El vicepresidente de la Cámara de Supermercados del Chaco, Miguel Simons, advirtió que, a pesar de una marcada desaceleración en el movimiento de los precios, las ventas por las fiestas, hasta ahora, no han alcanzado el volumen registrado en años anteriores. Además, repasó la realidad del sector y puntualizó que los supermercados pyme se encuentran trabajando con márgenes de rentabilidad muy escasos o nulos.

ventas-fiestas.jpg
Los productos de almacén, como el azúcar, la leche y los quesos continúan aumentando en las góndolas.

En declaraciones a Radio Libertad, indicó que “pese a que las ventas no son buenas, y el movimiento está muy lejos al de años anteriores, algunos precios, muy pocos se han modificado. Los productos navideños, no han sufrido cambios recientes, salvo el pan dulce; pero sí el azúcar, la leche y los quesos, que han aumentado un poco".

No obstante, el referente del sector indicó que "los ajustes en el valor de los productos se han producido en menor medida respecto de otros incrementos verificados durante el año, con la harina como caso paradigmático que registró un aumento del 200%", puntualizó.

Según la información con que cuentan los supermercadistas, hasta octubre los precios se ajustaron fuertemente, en noviembre esta tendencia declinó, y en diciembre volvieron a registrarse aumentos, en torno al 7% promedio.

COYUNTURA COMPLEJA

Con el repunte que siempre implican las Fiestas, aunque todas las previsiones indican que será inferior al de 2017, se cierra un año por demás complicado para el comercio con una notable caída en las ventas por las pérdida de poder adquisitivo de los salarios, y una presión impositiva que no da respiro.

La desaceleración en el aumento de los precios tiene que ver con la caída de la demanda, y en ese contexto Simons admitió que "salvo que seas un supermercado muy grande, no se puede mover demasiado los precios porque nos fundimos: las pymes han resignado márgenes de rentabilidad para sostener de alguna manera las ventas", describió y añadió: "Si no vendemos al costo o con  poco margen, no podemos pagar sueldos, impuestos o aguinaldos".

CAPEAR EL TEMPORAL

Por ahora, el sector pyme sobrelleva la recesión a duras penas, sin que se registren despidos masivos. "Se hacen ajustes menores, como cuando se va un empleado y no se lo repone; pero no hay pérdidas de fuentes de trabajo en números considerables", indicó el referente del sector.

En este marco, puntualizó que "este tipo de arreglos menores ya se han hecho a tope de las posibilidades, más es imposible".

Simons marcó que en los últimos años, muchos supermercados chicos se han visto obligados a cerrar sus puertas como consecuencia de la "voracidad del Estado" que acecha con una carga impositiva muchas veces imposible de afrontar. En números, hay que tener en cuenta que un empleado de comercio requiere de unos 28.000 pesos de sueldo más alrededor de 10.00 pesos de aportes. "Si a esto se suma el aguinaldo y el bono que surgió por decreto, queda claro que es muy difícil hacerse con los recursos necesarios para afrontar esos costos", señaló.