Temas de hoy: Créditos gota a gota Agua potable Bajante del Paraná Villa San Martín Francia
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/173592

El poco conocido “efecto pantalla”

En la década de los 70, cuando en nuestro país se corría el turismo de carretera en rutas abiertas, el viento causó muchos accidentes.

18.jpg
Los camiones son verdaderas pantallas que influyen en el viento cruzado. Los más modernos son los que mayor efecto tienen en el viento por su diseño aerodinámico y velocidad.

Se trata de un fenómeno que se crea en una situación bastante concreta. La clave es el viento lateral y los obstáculos que bordean al camino, plantaciones de árboles, paradas de ómnibus, alcantarillas y lomas, todos factores que eran analizados a fondo el día de las carreras y que en la conducción diario agrega otro ingrediente, los otros vehículos.

19.jpg

En nuestra zona de llanura esta situación se presenta comunmente sobre la ruta 16 en días de fuerte viento del cuadrante norte o ante la proximidad de una tormenta, con vientos desde el sur. La mejor manera de entender este fenómeno es con un ejemplo. Supongamos que circulamos por sobre una alcantarilla o un puente con barandas de concreto y un fuerte racha de viento soplando desde la derecha.

El comportamiento natural e instintivo en este caso es mover el volante ligeramente hacia ese lado para contrarrestar el efecto del empuje del aire. Pero justo en ese momento hay que adelantar a un camión u otro tipo de vehículo de grandes dimensiones y la situación cambia por completo.

Ese vehículo, al tener una superficie muy grande, hace que el aire deje de influir sobre el auto que conducimos y al detenerse el viento de forma repentina justo cuando se luchaba contra él con el volante, el coche se “aliviana” y tiende a acercarse al camión con el riesgo de chocar que eso conlleva. Sin embargo, de inmediato se vuelve a la situación inicial.

Cuando finaliza el adelantamiento la racha de aire volverá a agitar el coche, intentando moverlo hacia la izquierda. Para cuando eso suceda hay que estar preparado para seguir con el ligero movimiento de volante hacia la derecha para contrarrestarlo.

CON CAMIONES DE FRENTE

20.jpg

El efecto pantalla dura pocos segunos, muchos menos de lo que se tarda en leer esta oración. Este problema se vuelve mucho más peligroso cuando se circula por zonas descampadas o cuando hay viento racheado que cuando se trata de un viento más constante. Otra variante del efecto pantalla se da en nuestras rutas (angostas y obsoletas) al cruzarnos con camiones de frente a alta velocidad.

El conductor experimentado se habra dado cuenta que en la mayoria de cruces no sucede nada pero en otros un fuerte golpe de viento puede llegar a desestabilizar el vehículo. Eso sucede porque en ese instante preciso de cruzarnos con el camión el viento sopló desde un lateral de la ruta y el camión “cortó” ese flujo de la brisa provocando un vacío que nuestro auto interpreta como una “pared de aire”.