Temas de hoy: LAB ARA San Juan Bono de fin de año Actividad industrial La Final del Siglo
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/172859

Arrojaron piedras con la gomera cuando niños arriaban la bandera

Los pequeños formaban en el patio del jardín. “Era una lluvia de piedras”, describió una docente que junto con sus co­legas debieron resguardar a los in­fantes en el salón de usos múltiples (SUM). Hay un menor involucrado.

Gomerazos.jpg
Menores armados con gomeras atacaron a piedrazos un jardín de infantes. Es una modalidad que crece y preocupa.

VILLA ÁNGELA (Agencia) - Un hecho curioso, pero ya habitual según vecinos, se registró en un jardín de infan­tes, donde menores armados con gomeras atacaron a pie­drazos un jardín de infantes en momentos en que los ni­ños estaban formados para arriar la bandera.

La rápida intervención de los docentes, que refugiaron  a los niños dentro del SU, evitó que se tuviera que la­mentar heridos, aunque una de las piedras destrozó el vi­drio de un automóvil que se hallaba estacionado afuera del establecimiento escolar.

El hecho se dio en la jor­nada de este lunes, donde unos menores con gomeras comenzaron a arrojar pie­dras hacia el sector del Jar­dín de Infantes 217, Carlos Gruneisen, en el sector K. En el momento que los chicos estaban formados comenzó a darse una lluvia de piedras, por lo que las docentes tuvie­ron que llevar adentro a los niños. Pero una de las pie­dras ocasionó el estallido del cristal de un automóvil que estaba frente a la institución.

Como cada jornada, se terminaba ya la actividad escolar en el Jardín de Infan­tes y los niños habían salido al exterior de la institución para bajar la bandera. Pero fue en ese momento cuando se comenzó a dar una lluvia de piedras sobre el jardín y el sector donde estaban los chicos. Rápidamente las do­centes refugiaron a los niños dentro del SUM y de esa ma­nera no hubo que lamentar ningún herido.

Pero cuando estaban en el interior del Jardín, las piedras seguían cayendo al estable­cimiento y escucharon como uno de los vidrios de un au­tomóvil que estaba en el ex­terior se rompió. Se solicitó la presencia policial, quien acudió de forma inmediata y tomó intervención en el caso, deteniendo a los pocos minutos a un menor con una gomera y varias piedras. Por lo que se busca la posible par­ticipación de otros responsa­bles, teniendo en cuenta que por la magnitud y duración de los proyectiles arrojados una sola persona no hubiera podido hacerlo.

Se realizó la denuncia co­rrespondiente y hay preocu­pación en los docentes y pa­dres por esta situación que al parecer ya se ha convertido en algo habitual en dicho sec­tor de nuestra ciudad.