Temas de hoy: LAB ARA San Juan Bono de fin de año Actividad industrial La Final del Siglo
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/172795
Hipólito Ruiz
Por: Hipólito Ruiz

Ganadería y abigeato: a cuidar al productor

Son incesantes los mensajes y llamadas de productores ganaderos chaqueños que sufren por el accionar de la delincuencia rural. El robo de ganado, la faena clandestina y la comercialización en el mercado local preocupa en gran escala y es un tema de agenda que el gobierno del Chaco debe tomar.

Es que desde lo que implica la cría del ganado pasando por todo el proceso de crecimiento hasta tener en condiciones de venta, y que ese animal termine en manos de cuatreros, como también que quienes están inscriptos como manda la ley para faenar y comercializar, sientan que por el lado de la marginalidad tiene una fuerte competencia, deprime los ánimos. 

DIBUJO-CUATREROS.jpg

CATARSIS

“La parte de control, sobre todo fiscal, está bien-en relación a que la Secretaría de Agroindustria, incorpora al Registro Único de operadores de la Cadena Agroindustrial (RUCA) a las carnicerías de todo el país- pero hay que apuntar a combatir la competencia leal”, dicen.

Para otros productores, el problema es la falta de control bromatológico. “Ahí está el cuello de botella para disminuir la incidencia del ingreso de carne de dudosa procedencia al mercado”, aseguran. Y otra es la de eliminar la faena en colgaderos. Sobre todo en pueblos chicos donde el mismo ejecutivo municipal es el que avala ese tipo de faena, sostienen.

EL ROL DE LA PROVINCIA Y MUNICIPIOS

La clave –sostienen los productores--pasa por una acción conjunta “pero en serio entre provincia y municipios, para que haya un registro estricto de carnicerías”, agregando que “tendrían que tener una matrícula expedida por Salud Publica como tiene una farmacia,  así van a morir menos vacas por abigeato”, ironizaron.

En la medida que todos los organismos de contralor funcionen como corresponde se va a ir mitigando este tema, es decir, Bromatología, Rentas, AFIP y Policía, pero a no dejar pasar que la puerta giratoria de la justicia es como consecuencia de las leyes sancionadas por los señores legisladores.

ESPERANDO RESPUESTAS

Este planteo se le efectuó al gobierno provincial en el marco de un encuentro realizado en Avia Terai donde el Ejecutivo chaqueño se había comprometido en poner a disposición todo el equipo de gente del Ministerio de la Producción a los fines de trabajar en todos los puntos que le hemos planteado como Grupo Agroperfiles en esa oportunidad”, dijo Eric Lipps, productor y comprador de hacienda.

Fredy Billa, en tanto, desde Machagai, cuenta que “por el tema del abigeato nos hemos reunido en varias oportunidades con el ministro de seguridad, la policía,  y con el gobierno, pero necesitamos que se tomen medidas en forma conjunta”, pidió. 

 

El adiós a la ternera

Desde la Secretaría de Agroindustria informaron que en enero del año próximo entrará en vigencia un nuevo sistema de tipificación, que reemplazará a la actual categoría por vaquillona liviana.

Tanto en supermercados como en carnicerías la carne categorizada como “ternera” suele ofrecerse a un valor superior respecto del novillito o novillo al considerar que se trata de un producto con mayor terneza. Pero esa práctica desaparecerá a partir del año que viene porque ya no será posible faenar más terneros o terneras dado que esa categoría desaparecerá.

Las autoridades de la Secretaría de Agroindustria –tal como se anticipó a mediados de este año– dispusieron que a partir del 1 de enero de 2019 entrará en vigencia un nuevo sistema de tipificación de hacienda y reses bovinas que incluye parámetros de dentición combinados con el peso del animal.

La gran novedad es que el nuevo sistema de tipificación no incluirá la categoría ternero o ternera, las cuales serán reemplazadas por novillito y vaquillona livianos (con un peso de hasta 390 kilos).

La eliminación del concepto de ternero/ra durante el proceso de faena, que deberá tener un correlato en la cadena comercial, está diseñada para educar al consumidor, dado que la calidad de un corte de carne bovina no necesariamente está relacionado con la necesidad de sacrificar a un ejemplar de muy corta edad.

El nuevo sistema indica que los establecimientos faenadores deberán comenzar a registrar la dentición del animal, de manera tal de identificar las categorías 2D (hasta dos incisivos permanentes), 4D (más de dos y hasta cuatro incisivos permanentes), 6D, 8D y +8D (ocho incisivos permanentes con desgaste).

De esa manera, por ejemplo, las vacas especiales comenzarán a categorizarse como “joven” (seis dientes) o “adulta” (más de ocho dientes), para luego subcategorizarla como “livianas” (hasta 430 kilos) o “pesadas” (más de 430 kilos). El nuevo esquema completo de categorías puede verse aquí.