Temas de hoy: LAB ARA San Juan Bono de fin de año Actividad industrial La Final del Siglo
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/172712
Miguel Angel Fernández
Por: Miguel Angel Fernández

Aunque sea martes 13, empresarios irán a la AFIP con el Chaco al hombro

El frente de entidades empresarias constituído para resistir la mayor presión tributaria de la historia combinada con tasas de interés letales en el sistema financiero y una inflación incentivada por 14 aumentos de los combustibles con el de ayer, en todo el curso de 2018, está listo para acudir el martes 13, a las 11:30 horas, a una audiencia con las máximas autoridades dela AFIP y los dirigentes volarán con la figura de llevar al Chaco al hombro, porque siguiendo la orientación de la jornada cumplida ayer en la sede de la Federación Económica con la convocatoria de la Iglesia Católica, existe una firme decisión de no bajar la guardia ante el apriete sin tregua del centralismo neoliberal que arrasará con las pymes y la sobrevivencia del empleo privado en todo el territorio provincial. 

¿Acaso hace falta reproducir lo que se dice en la calle, en los supermercados, en los remises, colectivos y en las familias que no encuentran alternativas para tanta incertidumbre?

El arzobispo de Resistencia, monseñor Ramón Dus, apoyado en la siempre activa Comisión de Justicia y Paz (la primera que se constituyó en el país en la gestión de Carmelo Giaquinta). Seguramente se sumará mañana a las 116ª Asamblea Plenaria del Episcopado Argentino, que sesionará hasta el viernes presidida por monseñor Oscar Ojea, aportando el documento que se elaboró ayer después de elaborar una tomografía computada de la aguda realidad económica y social por la que atraviesa el Chaco, con una valoración del rol de las pymes como generadoras de empleo y la premisa de cambiar la pobreza estructural que atrapa a la provincia por bienestar y desarrollo.


En ese sentido, el arzobispo puede ser vocero de lo que todo el episcopado ya viene coincidiendo en diversas intervenciones y manifestaciones: un acuerdo social, multisectorial y politemático, con la convicción de que en la provincia y el país -donde las papas queman y la implosión social es un riesgo latente por el descontento ciudadano- solo se podrá salir con la unión y el aporte de todos.

OTRA CARA DE LA MONEDA

Las imperiosas necesidades del servicio público como las respuestas de la movilidad sanitaria tropezaban ayer con el nudo de obturación de trámites en la Contaduría provincial sin titular desde el fallecimiento de quien la condujo durante décadas, el contador Duré, y la inestabilidad salarial de su personal que tiene derecho a una regulación tranquilizadora.

Al respecto, el proyecto de ley enviado con urgencia por el gobernador Peppo está demorado en la Legislatura y la votación inminente fue impedida esta semana por el fracaso de la sesión, por presunta falta de quórum, cuando en realidad se estuvo promoviendo una vergonzosa trifulca en el seno de la propia bancada del Frente Chaco Merece Más, donde con encender un fósforo se repiten los enfrentamientos implacables entre las diputadas Panzardi (la de los grandes afiches que estuvo por segunda vez en el Vaticano) y García Amud, exsubsecretaria de Peppo y exobservadora de la primera vuelta electoral en Brasil.

Estos episodios no sólo recuerdan a las legisladoras que del ridículo no hay retorno, sino que se prestan a un deterioro de la autoridad del Ejecutivo y haciendo caso omiso de que la provincia necesita que su contaduría funcione bien y a pleno, para desbloquear tramitaciones fundamentales.

La referencia se hace con sorpresa por el estancamiento de la producción legislativa cuando están pendiente decisiones esenciales del consenso fiscal al cual el Chaco se ha sumado con todas las peripecias conocidas y su proyección en una herramienta fundamental como votar el presupuesto 2019 y la responsabilidad de saber de qué se trata, sin darle la espalda a propuestas como la surgida ayer de expresiones sociales que hoy deben escucharse y respetarse más que nunca.

¿Es Secheep una empresa que recuperará el equilibrio?

Existen variadas referencias que ponen en duda que la distribuidora energética provincial sea realmente viable y que a tal efecto se corrijan deformaciones de gestión, errores políticos y criterios electoralistas cuyo costo será difícil de continuar soportar.

La deuda de arrastre de todo el año 2018 con la mayorista Cammesa llevó al gobierno provincial (que apuntala todos los meses el pago de sueldos) a obtener una asistencia crediticia nacional cuyo acuerdo definitivo está próximo a firmarse. Al ser incluídos los montos de las compras del último trimestre, Secheep acumulará un saldo de caja de 375 millones que se aplicará al costo financiero de la operación de la provincia para regularizar relaciones con la mayorista que amenazó con el cobro por vía judicial.

¿Cuál es el origen de esa deuda?

El gobierno de Peppo pretendió aliviar la dureza del ajuste tarifario impuesto por el Ministerio de Energía en la gestión de Macri, aparte del efecto de medidas judiciales que también incidieron.
Pero se pueden aportar más datos: cuando Macri canceló la cuota para sostener la tarifa social ante el endeudamiento acumulado con Cammesa, Secheep pasó a afrontar un costo entre 48 y 60 millones de mensuales.

¿Beneficiando a quién?

Al 50% del importe de facturación del 40% de los usuarios residenciales, pero se agregan 42.000 usuarios de los asentamientos que no pagan nada y no tienen límites de consumo, además de otra realidad: el consumo energético que factura Secheep no es pagado por la vasta red de organismos provinciales y la propia Sameep (que a su vez no cobra el servicio de agua en los mismos casos).

Todas estas referencias ponen a Secheep en un nivel de inestabilidad financiera sin que su personal, con varias agremiaciones, se notifique y acompañe, a pesar de que los sueldos promedian los 100.000 pesos con máximos de 170.000 pesos. Por el contrario, se suman reclamos salariales y también se dice que hubo incorporaciones (63 en Sáenz Peña y 90 en Resistencia) autorizadas por el gobernador bajo la fuerte presión de los dirigentes.

Se aprecia que en el primer trimestre el saldo de caja se deteriorará al cumplirse regularmente el pago a la mayorista cuyos aumentos son imprevisibles. Recién en el segundo trimestre de 2019 la caja de Secheep podrá tornarse positiva. Pero no podrán esperarse milagros sin una reestructuración realista, responsables y sin especulaciones políticas de coyuntura, donde la prioridad sea un servicio público fundamental que rendirá un nuevo examen en las exigencias del inminente verano.

El funcionamiento operativo tendrá que recomponerse y advertir que en un ejercicio fiscal durísimo como pinta el 2019, nadie debe darse el lujo de tropezar con la misma piedra confiando siempre en la ambulancia salvadora de la tesorería provincial.