Temas de hoy: Alberto Fernández asunción presidencial Transporte público Jorge Capitanich Roxette
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/172564

La belleza del Clavel del Aire convertida en una plaga que amenaza a nuestros árboles

El cambio climático se siente cada vez más sobre el Chaco y otras provincias, cambiando las perspectivas de producción a través de lluvias intensas con milimetrajes altos, sequías más prolongadas donde anteriormente la humedad y el agua eran mayores. También con ese cambio, especialmente en las temperaturas, llegaron nuevas plagas o se intensificaron las ya existentes.

Todo este “nuevo ambiente” se siente en las ciudades y también en el campo, donde los sistemas productivos tienen que readaptarse a estas nuevas contingencias. Pero  uno de esos problemas que se está volviendo casi dramático es la proliferación del Clavel del Aire, tanto que existe una campaña internacional para su erradicación, siendo el municipio de Resistencia juntamente con la Escuela de Jardinería, y el Rótary Club y el Grupo Hábitat, quienes han realizado este último invierno una primera experiencia para lograr este objetivo y evitar  que nuestros añosos árboles sean devastados.

clavel2.jpg

En el mes de julio último, se pulverizaron árboles de lapacho muy envejecidos en la plaza 25 de mayo con un producto específico que se llama Cotacuatro. Los resultados fueron evaluados recientemente y se puedo afirmar que los tratamientos fueron muy exitosos. En función de esta primera experiencia ya se está trabajando con el Grupo Hábitat de la Municipalidad para realizar un operativo más amplio en el próximo invierno ya que este tratamiento solo puede hacerse cuando las plantas están en receso de invierno y sin hojas.

Conocerlas y actuar

A pesar de ser tan pequeñas y con una hermosa flor y además de crear conciencia en la sociedad del daño que pueden causar, es necesario conocerlas para poder actuar. Así se las clasifica en el Grupo de las parásitas y el Grupo de la epífitas. Las primeras  se caracterizan porque alguno de los elementos que necesitan para vegetar, lo obtienen de la planta hospedante.

Por su parte, las denominadas epífitas, se caracterizan por vivir sobre cualquier elemento de sostén, vivo o muerto. No poseen ningún contacto con los tejidos internos del hospedante; sin embargo son capaces de provocar alteraciones fisiológicas por acción de sustancias que secretan, envejeciendo los órganos donde se apoyan.

clavel3.jpg

Entre las epifitas, las distintas especies del clavel del aire (Tillandsia sp) pueden ocasionar daños, comportándose como malezas aéreas. Se las encuentra distribuidas desde los EE.UU. en el Hemisferio Norte, hasta Argentina, Chile y Uruguay, comprendiendo este género más de 400 especies de regiones tropicales, subtropicales y templadas de América. En la Argentina existen 52 especies, con gran diversidad en NOA y NEA, siendo la más austral Tillandsia bryoides que llega hasta Chubut.

La mayoría son epífitas son las que se presentan como malezas: Tillandsia aeranthos (Clavel del aire grande), Tillandsia recurvata (Clavel del aire chico), la más difundida en el Chaco es originario de Florida y Texas  y Tillandsia usneoides  que se la conoce también como Barba del monte o Clavel del aire. Extrae su alimento fundamental (el nitrógeno) directamente del aire y es capaz de manufacturar sus propios alimentos.

Si caminamos por cualquier calle, plaza o incluso  observamos  los cables de electricidad, veremos como en los últimos años se ha incrementado este clavel del aire y que, silenciosamente, está haciendo estragos en nuestra flora. Entes el clima seco hacía de barrera a esta plaga pero con el cambio climático, la humedad aumento y el clavel proliferó por  las condiciones ambientales favorables.

Aplauso y acompañamiento

clñavel01.jpg

La tarea iniciada por las entidades y la Municipalidad de Resistencia merece un aplauso y debe ser acompañada por la población. Si bien es una tarea difícil pero no imposible de realizar y por el beneficio que tienen los árboles para la población, es posible combatir la plaga. Se puede realizar su ataque  de dos maneras: a través de medios químicos por lo que hay que pedir el asesoramiento necesario para proceder y  en forma manual. La remoción manual o mecánica de la Tillandasia recurvata  es otra de la forma para minimizar el daño. Sin embargo, el procedimiento debe reiterarse anualmente, pues las semillas que quedan adheridas en las rugosidades de las ramas y troncos inician pronto el rebrote.

Lo importante es que la lucha está iniciada y no estamos solos ya que en otras ciudades de la Argentina y el mundo, se trabaja para combatir el Clavel del aire que, a pesar de su belleza y hermosa flora, no debe engañarnos ya que es un peligro para nuestros añosos árboles y nosotros mismos porque tendríamos más calor, menos sombras, mayor gasto en energía y sufrimiento para nuestros niños y ancianos que necesitan de los lugares frescos que únicamente pueden darnos los árboles.

Aparece en esta Nota:

José Valentin Derewicki
José Valentin Derewicki