Temas de hoy: LAB Secheep Bono de fin de año Actividad industrial La Final del Siglo
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/172517
Eduardo López
Por: Eduardo López
La página del Lunes

Tres chaqueños inolvidables

Vale detenerse, alguna vez, a recordar a personajes que nos precedieron y que dejaron su estampa, su recuerdo y su legado a la provincia en la que nacieron o que fue, la que, con los brazos abiertos, los recibió.

En esta semana que se inicia hoy, lunes 29 de octubre, y finaliza el domingo 4 de noviembre, se cumplen aniversarios de las partidas de tres hombres de larga vida que marcaron su impronta en esta tierra, aunque parte de su recorrido haya sucedido en otros horizontes. Vale la pena rescatarlos del olvido por lo mucho que hicieron por esta tierra.

EL “NEGRO” RAZACHACO CRISTALDO

“Yo no soy ni negro, ni morocho, soy color América”, solía decir este singular personaje nacido en Puerto Tirol y fallecido en Buenos Aires a los 76 años. Había estudiado filosofía y letras en las Universidades de Tucumán y del Nordeste. En 1962 se radicó en Trelew, Chubut, donde residió por más de veinte años trabajando como periodista. Escribió un solo libro de poemas con el sugestivo título de “Razachaco”, una palabra inventada por él, como tantas otras, para explicar en verso esta singularidad de los chaqueños, una mezcla insólita entre aborígenes, europeos y criollos. El escritor y poeta Enrique Gamarra dijo que “Cristaldo fue un gran inventor de palabras. Los neologismos eran su agua. Entre ellos la voz que da nombre al libro, “Razachaco”, como también chaqueñero y Chacorrientes.

Chaqueñero no es el simple gentilicio que señala lugar de procedencia, sino también un sentimiento de quienes no son chaqueños y aman esta tierra como si fuera propia. En cuanto a Chacorrientes, la misma voz se explica, pues ambas provincias están unidas por idénticas mitologías y por una común manera de ser de los habitantes de los pueblos del interior”. Era llave 245 del Fogón de los Arrieros. En su homenaje por iniciativa de la diputada provincial Marilyn Cristófani se instituyó al día 30 de octubre, fecha de su fallecimiento, como “Día de la Poesía en el Chaco”. Sus restos descansan en el cementerio de Casilda (Santa Fe), lugar de origen de su esposa y sería interesante intentar su traslado al Chaco.

POCHOLO AGUILAR

También un 30 de octubre, pero de 2014, partió Carlos María Guillermo Pocholo Aguilar pionero de la Educación física, jugador de básquetbol, hacedor de deportistas. Tenía 84 años. Practicó Atletismo, Natación, Gimnasia y fue campeón argentino con Villa San Martín en San Juan en 1951. Nacido en 1930 en Villa Ángela, fue profesor de Educación Física, entrenador y dueño y rector del Gimnasio más importante de Resistencia. Estudió en la Escuela Zorrilla y en el Nacional “José María Paz” y se recibió de profesor de Educación Física en el Instituto San Fernando de Buenos Aires, donde permaneció durante cin co años para perfeccionarse.

Trabajó en distintos lugares, entre ellos fue entrenador durante dos años del equipo femenino de básquet de la UES en la quinta de Olivos, cuando era presidente Juan Domingo Perón. En Resistencia formó la Escuela Deportiva de Villa San Martín con el apoyo de Remigio Borque. Como jugador integró equipos inolvidables de Villa San Martín con los que salió nueve años consecutivos campeón del torneo chaqueño. En 1962 fundó junto a su esposa, Haydée Buompadre, su propio instituto, el Gimnasio Griego, con sede en Entre Ríos 566, donde sigue su actividad. En octubre de 2008 fue homenajeado por el Ministerio de Educación del Chaco y se instituyó el trofeo que lleva su nombre y que se otorga anualmente al mejor pro fesor de Educación Física del año. En los últimos años sumó a sus actividades la de literato, especialmente dedicado a la poesía y publicaba con frecuencia sus producciones en NORTE.

JOSÉ MARISCAL

El 2 de noviembre se cumplirán 15 años de la muerte, en Ushuaia, a los 84 años, del escultor, poeta y cantor José Eliseo Mariscal. Fue hijo de un famoso cantor y coplero de Santiago del Estero de principios del siglo XX. Se radicó en el Chaco en 1958 a los 37 años, siguiendo los dictados del corazón para acompañar a su esposa Margarita, designada maestra en El Caburé, paraje cercano a Mesón de Fierro. En ese tiempo residía en la Capital Federal desde los 16 años y era modelo y cantante. Inte gró el conjunto Los Manseros del Tulún y luego Llajta Sumac con los que actuó en Radio Belgrano. Grabó con Buenaventura Luna y Eduardo Falú. Fue en el Chaco que se dedicó a la escultura, utilizando sobre todo la madera. Su primera obra fue Cabeza de un Criollo que se encuentra en la Biblioteca de la Cámara de Diputados. Su primera exposición la realizó en la Corresponsalía del diario Clarín, cuando el corresponsal era Adán Molfino Vénere. Quinquela Martín le compró una obra “Flor de Cardo” para el Museo de la Boca. Incursionó también en la poesía y publicó un libro denominado “Coplas talladas”. Desde algunos años atrás estaba radicado en Ushuaia.