Temas de hoy: Cáncer de mamas Octubre Rosa Energía Eólica Caso Yanina Sequeira Mauricio Macri
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/172404

Czombos llega al Festival de Cine con una película indígena

Esta noche es el pre estreno del documental “Isabel, la criolla” del cineasta chaqueño Marcel Czombos. La cita es a las 21 en el espacio INCAA del complejo Cultural Guido Miranda. El film fue el ganador por Argentina de la VI Edición del Programa Regional de Producción y Difusión de documentales, DOCTV Latinoamérica.

11.jpg

“Creo que este es el lugar propicio para el pre estreno del documental. El Festival de Cine Indígena es único en la región. Esta es una película indígena, tiene mi mirada desde la dirección y el guion pero es una película indígena. Del 3 al 9 de noviembre la película será proyectada 22 televisiones públicas de los países asociados a la Red DOCTV Latinoamérica.

El estreno oficial será en Buenos Aires entre noviembre o diciembre”, explicó Czombos. Isabel Aretz (1909-2005) la investigadora y compositora Argentina-Venezolana realizó un viaje por Latinoamérica entre 1940 y 1942. Tenía la necesidad imperiosa de que la música pre hispánica debía ser grabada, filmada, transcripta y analizada para su posterior clasificación.

14.jpg

Con el objetivo de filmar y grabar en discos de pasta todos aquellos sonidos que le permitieran elaborar el primer mapa sonoro de América recorrió Argentina, Chile, Bolivia, Paraguay y Perú. De esto da cuenta el documental “Isabel, la criolla”.

“Mario Silva es el guía del documental. Llegué a Isabel a través de él y en un primer momento no me sedujo, hasta que después me enamoró por completo. El material de archivo es inédito y además ella hace - lo que se cree que fue - el primer mapa sonoro de américa, filmado y grabado en un disco de pasta. Hubo experiencias de grabaciones anteriores pero no filmado y grabado al mismo tiempo”, subraya Marcel Czombos.


“Lo que hacía Isabel Aretz era un trabajo científico. Ella filmó las primeras imágenes de la cultura pre hispánica de Argentina, Chile, Perú. Mario Silva es un discípulo de Isabel”, explica. El film en esta ocasión recorre parte de Argentina y Chile. “Durante el proceso de investigación lo que más me enamoraba era la hazaña de Isabel de tomar ese viaje e internarse por distintos países y lugares. Tomó un auto junto a su esposo y hechó andar.

La música prehispánica sigue viva

Ahora nosotros 70 años después en este viaje nos encontramos con que la música prehispánica sigue viva”, desliza Czombos y hace silencio. “La música prehispánica sigue viva”, afirma como quien va subrayando un concepto. “Si tengo que elegir un momento del rodaje me quedo con la ceremonia mapuche llamada Kamaruco en Esquel. Esta es la ceremonia anual mapuche”, ahora Marcel suspira, respira hondo, hace silencio y en la conversación telefónica todo se vuelve más distante.

13.jpg

“La ceremonia fue de una potencia extraordinaria. Son cuatro días de celebración. Por ejemplo, se cantaba el canto a la lluvia y aparecía la nube y llovía. Me entendés. Uno con el pensamiento occidental que tenemos le podemos asignar ese hecho a la casualidad, directamente. Casualidad de que cantan a la lluvia y llueve, pero no es así. Estuve ahí y no es casualidad”, afirma.

“En el pueblo de Esquel nosotros habíamos alquilado un auto. Cuando lo voy a devolver me preguntan dónde anduve por el barro que tenía el auto. Le cuento que estuve filmando la ceremonia de Kamaruco, “ah - me dice - se hizo el kamaruco. Por eso es que estaba lloviendo”. El hombre relacionó directamente la lluvia. Por eso digo que hay una comunicación muy clara y directa entre las comunidades mapuche y la naturaleza”, subraya.

TIERRA DE FLAUTA

“América es territorio de flauta, ese es el instrumento por excelencia y esto queda claro en el documental. Esta era una teoría de Isabel, “lo que caracteriza a la música prehispánica es el viento”, además el viento está presente en distintas zonas del país y la región”, cuenta Marcel y se ensancha la conversación con distintos instrumentos de viento que están presentes en el documental.

El cineasta en algunas ocasiones juega en sus documentales con los datos duros y la ficción. Sin embargo en esta ocasión explica que el resultado final fue un documental duro - tradicional. “Me salí un poco de mi estructura de jugar con las formas. “Isabel, la criolla” tiene la estructura de un viaje. El documental es un viaje iniciático de Mario Silva quien fue el inspirador de todo este viaje. Él es un discípulo de Isabel pero sin embargo nunca había viajado por estos lugares, además el esparce la ceniza de Isabel en algunos puntos claves de aquel viaje iniciático”.

“También en el documental aparece como co protagonista Claudio Mercado, un musicólogo chileno que viene a la Argentina e inicia el viaje junto a Mario. El film tiene ese juego de verdad pero hay planteos de ficción, la puesta de cámara es de ficción. Sin embargo los ritos no los podía intervenir y ahí están”, concluye. Los ritos, los diálogos, la música gobernando todo y cada momento, el paisaje imponiéndose como soberano en fotografías única e irrepetibles. El viento.

Esta es mi primera producción con sonido 5.1, tuvo un tratamiento muy especial

“Esta es mi primera producción con sonido 5.1, tuvo un tratamiento muy especial”, advierte Marcel mientras da cuenta de ese coqueteo del viento natural y el silbido que los instrumentos del hombre hacen para dialogar con la naturaleza. Alguien sostiene con sus dos manos una trutruca. Rostro ajado por el tiempo.

La mirada se alza mientras por un instante la tierra, la humanidad y el cielo se hacen uno solo cuerpo. El viento vuelve y el fuego se reaviva. La música pre hispánica vive. “Isabel, la criolla” fue dirigida y guionada por Marcel Czombos, cuenta además con la investigación de Raúl Mario Silva, Claudio Mercado y su director.

En el Guido Cine Latinoamericano de Pueblos Indígenas

12.jpg

Entre hoy y mañana se desplegará la cartelera del 11º Festival de Cine Latinoamericano de Pueblos Indígenas en el espacio INCAA del complejo Cultural Guido Miranda. Además del as proyecciones habrá distintos talleres de formación en lenguaje audiovisual en los barrios Toba, Mapic y Cacique Pelayo (Fontana).

También se realizarán proyecciones simultáneas en la ciudad de Sáenz Peña y en otras localidades de la provincia. “En los últimos años comenzar a realizarse festivales bajo esta mirada o temática. Hay uno en Buenos Aires, también en el NOA y en Bolivia. Pero si consideramos la antigüedad y por trayectoria nosotros picamos en punta. Lo cual representa para nosotros también un desafió de seguir creciendo”, destacó Arturo Fabiani en charla con NORTE.

El Festival no tiene instancia de competencia. Para esta edición se recibieron más de cuarenta y cinco películas de Colombia, México, Argentina, Brasil, Chile y Perú, siendo seleccionadas once producciones. “La selección buscó tener así un material variado. Habrá películas y cortometrajes”, explicaron. Los atractivos del festival también son los talleres de capacitación para comunidades indígena.

Este año, los talleristas serán los cineastas Ariana Aguirre, Cristian Ice, Rafael Medina e Ignacio Zabalúa. Por último sobre el festival Fabiani cuenta que no estuvo en la creación del festival. “No estuve en la génesis de la creación de este festival pero ya trabajaba en el área de cine del Instituto de Cultura. Cabe resaltar que han pasado diferentes directores o autoridades del Instituto pero supieron sostener políticas inclusivas e importantes para la cultura de la provincia y la región.

El Instituto sostiene áreas importantes como el cine, el teatro, entre otras”, advirtió Fabiani. La actividad organizado por el Instituto de Cultura del Chaco, a través del Departamento de Cine, Audiovisuales y Artes Digitales (DECAAD) y el Programa Cultura de Pueblos Originarios.