Temas de hoy: LAB Secheep Bono de fin de año Actividad industrial La Final del Siglo
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/172228

¿Qué hago con mi hijo?

El avance arrollador de la drogadicción urge crear espacios de contención y una institución terapéutica de envergadura.

Edit.jpg

¿Qué hago con mi hijo? Es la expresión recogida por el análisis del ministro de Bienestar Social sobre el impacto de las adicciones en el seno de familias en populosos barrios de la periferia y aún del centro de Resistencia, con reflejo de dolor, impotencia e incertidumbre.

“La familia no sabe qué hacer, a quién recurrir”, confirma el sacerdote Rafael del Blanco que resalta el compromiso de la Iglesia Católica y comunidades evangélicas para resistir con prevención y recuperación, siendo un ejemplo el refugio San José que conduce el padre Juan José Crippa en las cercanías de Puerto Tirol, inspirado en aquellos fundamentos de Camino, Verdad y Vida del inolvidable cura alemán Gerardo Vogt que abrió con obras una huella fecunda y generosa.

Por la misma huella, agrega Del Blanco, se suma la granja María Auxiliadora, que funciona a 12 kilómetros de Las Breñas, en Pampa San Martín, en el edificio que perteneciera a una escuela, donde el párroco de la Santísima Trinidad encontró en su visita a 30 jóvenes adictos de Resistencia.

MATICES DE ANGUSTIA

El flagelo parece incontenible y lo certifica el ministro Roberto Acosta, que considera a la agudización de la pobreza -en el cuadro social restrictivo que atrapa a la provincia y al país- como un factor de mayor vulnerabilidad y campo fértil para esos vendedores callejeros (los mentados dealers) que son conocidos y que llegan a convertirse en actores sociales.

“El vendedor de droga es el que tiene plata y hasta la presta a gente desesperada”, dice Acosta, que aporta un dato que nunca habíamos imaginado: “Con el alcohol como puerta de entrada, las drogas hacen estragos y no hay fin de semana en que un adolescente no se quite la vida en el Gran Resistencia”.

Pero las adicciones se expanden a todo el ámbito territorial chaqueño a tal punto que se puede citar un robo al Centro de Salud de El Sauzalito para llevarse el alcohol para uso medicinal y consumirlo. En estos días uno de los portales más importantes a nivel nacional titulaba: “Drogarse con nafta y alcohol etílico, el nuevo flagelo de los adolescentes de la comunidad wichí en Salta”.

El desarrollo de la información consignaba que en el curso de este año hubo seis casos de jóvenes que se prendieron fuego como producto de su consumo y la comunidad de El Morillo aprecia que seis de cada diez chicos en edad de escuela secundaria se encuentran hundidos en las adicciones. Un padre, Pablo Campos, narra las circunstancias desesperantes donde murieron tres de sus cinco hijos antes de que llegaran a los 25 años.

ABORDARLO ENTRE TODOS

El obispo de Lomas de Zamora y presidente de la Comisión de Pastoral Social del Episcopado Argentino, Jorge Lugones, muy conocido y apreciado por slos chaqueños por su paso por la iglesia San Francisco Javier y la tarea desplegada con la juventud, en un encuentro nacional con destacados participantes concluyó en que el narcotráfico es un problema social que tenemos que abordar entre todos y coincidió con el ministro Acosta en que “la pobreza es determinante en la proliferación del narcomenudeo”, citando que la falta de inclusión también empuja a miles de jóvenes y niños a ese narcomenudeo y al consumo que, en el caso del Chaco, traspasa edades, suma y sigue, para certificar que hiere a todo el tejido social.

Es importante recoger esta admonición de Lugones: “Sin un compromiso interinstitucional en el que todos pongamos el hombro, sin diferenciarnos, y donde cada uno aporte lo que pueda y crea de buena voluntad pero con compromiso y visibilizando al prójimo caído en el camino, va a ser difícil, seguiremos poniendo parches pero no vamos a tener realmente una política de integración, especialmente con los más débiles”.

UN GRAN CENTRO TERAPÉUTICO

Nos ratifican que el gobernador Peppo no es ajeno a este frente en alza, que supera referencias estadísticas de los relevamientos de la Sedronar, para la cual en el Chaco el mayor consumo es el alcohol, después el tabaco y luego la marihuana y cocaína. Todo lo que se está haciendo, aunque con limitaciones como ese establecimiento de La Eduvigis con capacidad para 20 internados y que solo tiene seis, incluye a los programas municipales y una serie de aportes que se reflejan en esta misma edición.

Sin embargo, el alegato de esa madre que realmente no sabe qué hacer con su hijo cuando confirma que ha sido atrapado por el mal y es un enfermo que debe ser tratado, si tiene voluntad de someterse a ello, es como una voz que conlleva la demanda de un gran centro terapéutico que amplíe y haga accesible la atención que con elevados costos se plantea en lugares alejados de la provincia.

La sociedad chaqueña, aún desconcertada por las dificultades económicas de variables nacionales que son todas como salvavidas de plomo, debe identificar este verdadero cáncer sin exclusiones que hará metástasis en la medida que el narcotráfico siga derribando barreras, incentivando la corrupción de quienes deben combatirlo y haga de provincias limítrofes como la nuestra un territorio de permanente alto riesgo.

Sin las familias con una apertura y un compromiso a partir de sus confirmaciones de que la precocidad de las adicciones puede imponer costos impagables, sin el acompañamiento de escuelas abiertas a identificar sin tapujos y a frenar si se trafica en sus aulas y sin una intervención cada vez más amplia de iglesias, fundaciones e instituciones de servicios de todo tipo, las respuestas gubernativas serán aisladas e insuficientes. Así como se sabe poco de la relación y de una tarea más fecunda que mediática con la Sedronar.

138 pacientes que confirman alerta de Niremperger

Fue un impacto y el titular de NORTE motivó a la Sedronar que abordó a la jueza federal 1 de Resistencia, doctora Zunilda Niremperger, quien ratificó su alerta sobre el elevado porcentaje de chaqueños que procuran su desintoxicación en un establecimiento de La Plata.
Se trata de la comunidad terapéutica Darse Cuenta, que tiene capacidad para 230 pacientes y los 138 chaqueños asistidos confirman ese 60% mencionado por la jueza. Veamos los costos: pacientes de la primera fase pagan 21.500 pesos mensuales, pero como la comunidad exige que un familiar visite al residente y participe en reuniones que se celebran los sábados, ese familiar en cuatro fines de semana debe gastar 13.520 pesos mensuales viajando en ómnibus, con lo cual la erogación por paciente llega a 35.020 pesos mensuales.

Si esto se multiplica por los 138 chaqueños ya citados, ellos dejan en La Plata 4.832.700 pesos mensuales, aunque cabe adicionar gastos de comida y alojamiento de los familiares (aclaremos que los costos son afrontados a través del Insssep, obras sociales y/o prepagas). Estos datos aportados por la fundación La Libertad Chaco terminan con la conclusión de que pueden unirse esfuerzos con profesionales idóneos en la recuperación de adictos y la participación del gobierno provincial que no es ajeno a esa necesidad y a una alternativa de estas características.

 

Narcomenudeo: 1.200 allanamientos y 170 condenas

El fuero de la ley de narcomenudeo lleva tres años de vigencia en el Chaco sin haber recibido un solo peso de los apoyos nacionales que se le prometieron más de una vez. Se trata de dos fiscalías que arrancaron en diciembre de 2015 y al cabo de dos meses ya se hicieron 69 allanamientos en el Gran Resistencia. Eran casos peticionados por la división Drogas Peligrosas de la Policía provincial ante el fuero federal pero sin respuesta.

Otro dato es que al mes de funcionamiento de las dos fiscalías ya no había más lugares en el pabellón especialmente asignado al nuevo fuero. A tres meses de la puesta en marcha se dictó la primera condena por el delito de “tenencia con fines de comercialización”. El balance de estos tres años registra 1.200 allanamientos en toda la provincia, suman 170 las sentencias condenatorias y los imputados en el delito de narcomenudeo son 280. Hoy, el total de causas elevadas a juicio ya llega a 700.

A pesar de opiniones contrarias al sistema, se cita que hubo procedimientos importantes como secuestros de más de 200 panes de marihuana, en causas remitidas a la justicia federal por su competencia y con la cual la colaboración del equipo provincial en ese sentido ha sido permanente.

Aparece en esta Nota:

Miguel Angel Fernández
Miguel Angel Fernández