Temas de hoy: Fonplata GIRSU Cámara Nacional Electoral Boleta corta Paro de colectivos
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/172123

Los riesgos de pintar los frenos

Por estética y por desconocimiento se llegan a correr riesgos que pueden terminar en un gran desastre.

Puede que en alguna ocasión al lector se haya pasado por la cabeza pintar las pinzas de freno del coche.

Es algo lógico, se mejora la estética del vehículo y se gana un toque de personalización interesante y económico que nos acerca de alguna manera a las versiones deportivas de algunos modelos de producción. Sin embargo, no es lo mismo comprar un coche que ya venga con las pinzas de freno pintadas de fábrica que poner manos a la obra y hacerlo nosotros mismos. 

ferrari.jpg
Las pinzas de freno de Ferrari lucen espectaculares pero están diseñas para ser pintadas con pintura para alta temperatura. Imitar el estilo no es muy seguro.

Está comprobado que  pintar este elemento de forma no profesional conlleva una serie de riesgos que no merece la pena correr.  Las pinzas o mordazas de freno como también se las conoce  son un componente que es sometido a altas temperaturas debido a la fricción de las pinzas con los discos a la hora de detenerse.

Pintarlas en la casa con cualquier pintura (o comprar unas pinzas repintadas a modo de recambio), tiene el riesgo de inducir sobrecalentamiento de los frenos debido a que se anula casi todo el poder disipador de temperatura que tienen los materiales con que fueron construidas originalmente. Eso a la larga incluso puede causar un accidente.

trucho.jpg
Las tapitas para colocar sobre las mordazas son la peor solución. Quitan ventilación y ni siquiera se justifican como “tuning” en un auto que todos saben resulta imposible instalar frenos de esa marca.

Pintar las pinzas de freno del coche en casa también es posible que no tenga el resultado esperado. Además de correr ese riesgo de sobrecalentamiento, una pintura inadecuada no durará demasiado. Cuando quede expuesta a los cambios de temperatura o a las inclemencias meteorológicas lo más probable es que se vaya la pintura y se quede el tono original. Incluso podría ocurrir que se despegue la pintura por completo con un resultado totalmente opuesto al embellecimiento que se buscaba.

Tras desechar esta opción de pintar las pinzas de freno por uno mismo, hay otras opciones baratas que tampoco son nada recomendables. Hacerse de unas pinzas de desarme o comprar unas pinzas repintadas tampoco deberían ser opciones válidas. En el caso de las pinzas de segunda mano, en la mayoría de casos desconocemos su procedencia y eso puede ser un problema. Dichas pinzas podrían no presentar un buen estado e incluso provenir de un coche accidentado.

pintado.jpg
El resultado de pintar una mordaza de freno en un auto económico puede terminar en un gran desastre por el fading causado por la mala disipación de calor.

Incluso si compramos una pinza de freno pintada y nueva hay que tener cuidado. Hay algunas marcas desconocidas que hacen pinzas genéricas y válidas para todo tipo de coches. Hay que huir de eso, pues cada pinza ha sido creada para un coche y tiene unas cualidades propias. No hay que arriesgarse a colocar otras que no hayan sido hechas para ese modelo, pues se corre el riesgo de que tengan un funcionamiento deficiente en algunas condiciones o de que su duración sea inferior.

Montar y desmontar las pinzas de freno (algo obligatorio tanto para pintarlas como para cambiarlas) requiere conocimientos de mecánica y cierta práctica. Es otro de los motivos por los que no es recomendable hacerlo desde casa, es preferible llevarlo a un taller especializado para asegurar un buen trabajo con pinturas especiales para alta temperatura.

rs.jpg
El resultado de pintar una moordaza de freno en un auto económico puede terminar en un gran desastre por el fading causado por la mala disipación de calor.

Por lo tanto llegamos a la conclusión de que para llevar unas pinzas de freno pintadas, mejor hacerlo de manera profesional. Hay marcas que tienen en catálogo pinzas deportivas y aunque significan un desembolso importante valen la pena el gasto.

Los cobertores

En el mercado también se consiguen unas tapas muy lindas simulando alguna marca reconocida que solo se apoyan con ayuda de algún pegamento epoxi y están listas para lucir.

Es peor que la pintura, esas “tapitas” le quitan ventilación a las pinzas y -además- al estar pegadas con epoxi cancelan cualquier disipación de calor. Mejor mirarlas de lejos y no colocarlas si de verdad se quiere conducir rápido y seguro.