Temas de hoy: Fonplata GIRSU Cámara Nacional Electoral Boleta corta Paro de colectivos
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/171618

Las calles angostas son más seguras

Contra toda lógica los estudios revelan que calles más angostas protegen a los peatones y los accidentes son más leves.

En algunas ciudades se hace mucho por la seguridad vial, se implementan bicendas, carriles exclusivos y se limitan los horarios y requisitos para circular pero por sorprendente que parezca, hay una cosa aún más eficaz. 

capital.jpg
Las calles anchas invitan a subir la velocidad incrementando el riesgo en las ciudades.

Para el experto en planificación urbana, Jeff Speck, la clave de la poca seguridad en algunas ciudades está en los carriles demasiado anchos. Según dijo en el último CityLab, “en las calles más anchas es donde ocurren la mayor parte de los accidentes. Los peatones tienes que recorrer mayor distancia, los coches circulan demasiado rápido y las bicicletas quedan a su suerte”.

En este momento, las calles más concurridas de las ciudades cuentan con carriles de 7 y 8 metros de ancho. Y no son necesarios carriles tan anchos. Lo normal hasta hace unos años era 6 metros, pero se han ido ampliando con la idea de que cuanto más ancho sea un carril más espacio hay entre coches y mayor seguridad.

En algunas ciudades se le quitó espacio a las veredas para ensanchar la calle pero esa premisa ignora el hecho de que los conductores van a cambiar su comportamiento en diferentes ambientes y la realidad muestra que conduciendo por un carril ancho, recto y con espacio de sobra con los otros carriles, es más que probable que los conductores superen el límite de velocidad establecido. Sin embargo, una calle más estrecha, con árboles y con carriles para bicicletas podrían contribuir a un tráfico más lento y, por tanto, más seguro.

25.jpg
La avenida 35 de Mayo de Resistencia es un buen ejemplo de lo peligrosa que podía ser una calle excesivamente ancha. La colocación de parterres y palmeras redujo los accidentes por exceso de velocidad.

Contra la revolución

Las calles desmesuradamente anchas tienen sus orígenes en un criterio estético impuesto por Napoléon III que poco paranoico por la insurrección popular que terminó con el rey Luis Felipe I –su antecesor, en 1848– ni bien dejó de ser presidente para autoproclamarse emperador decidió eliminar las intrincadas calles medievales parisinas. Su mano derecha, el Barón Haussmann, se encargó de derribar edificios vetustos para crear enormes avenidas que le proporcionaron belleza, salubridad y, sobre todo, control social de la ciudad. Los agitadores ya no tendrían dónde esconderse cuando cargara la caballería imperial. En el resto del mundo –como no podía ser de otra manera- se pensó que si Paris dictaba la moda en cuanto a urbanismo había que copiarlo y así fue.

De esa manera, ese París remozado por Haussmann fue el modelo de la Buenos Aires afrancesada que hoy hace las delicias de los turistas. Pero sus anchas avenidas y diagonales llegaron hasta aquí más por su imagen prestigiosa que por ser una solución a la inseguridad y lo peor es que las capitales de provincias quisieron parecerse y hoy los accidentes a altas velocidades son noticia diaria en todo el país.

corrientes.jpg
Las calles del sector más antiguo de la capital correntina no pudieron ser ensanchadas. La precaución en las esquinas es un factor de seguridad adicional en esta ciudad

Choques más lentos

Pasaron los años y los estudios revelan que cuanto más “cancha” se le de a un conductor más pisará el acelerador.

Además de la opinión de Jeff Speck, hay numerosos estudios que respaldan la hipótesis de las calles angostas. Entre ellos, uno escrito por un profesor de Rutgers, Robert Noland, que determinó que los carriles más anchos fueron responsables de aproximadamente 900 muertes de tráfico adicionales cada año, solo en Estados Unidos.

Y no sólo los carriles estrechos conducen a un menor número de accidentes, es que los que se producen a menor velocidad tienen consecuencias más leves. Cualquier estudio que se consulte es claro: un peatón atropellado por un vehículo que viaja a 30 o menos km/h  en el momento del impacto tiene entre siete y nueve veces menos probabilidades de morir por un impacto.