Temas de hoy: funcionarios procesados causa de los cuadernos Siniestro vial temporal cambios en el gabinete
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/171590

Por una mayor conciencia vial

Los expertos denominan cultura vial a la manera como los ciudadanos piensan y actúan en los espacios públicos de movilización y desplazamiento. El grado de respeto por el otro, la conciencia que se tenga de la importancia del acatamiento de las reglas de seguridad y el cuidado de la vida de uno mismo y la de los demás forman parte de ese entramado cultural que permite que una ciudad sea más o menos segura.

El alto número de siniestros viales que se registra a diario en el Gran Resistencia y en casi todos los conglomerados urbanos del país confirman la necesidad de promover un cambio en la cultura vial de los argentinos. Días atrás, en el Chaco, el ministro de Salud Pública, Luis Zapico, instó a la comunidad a fortalecer la conciencia sobre la importancia de mejorar los hábitos y conductas al momento de conducir vehículos, recordando que un siniestro vial implica el desplazamiento de más de diez profesionales de la red sanitaria, que muchas veces se encuentran colapsados por la gran demanda de emergencias por accidentes en la vía pública. Por otra parte, desde la Dirección de Emergencias Médicas de la provincia se informó que hasta los primeros días de este mes se registraron 4539 siniestros viales en el Chaco, en los cuales se asistió a 5431 personas, lo que resultó en un promedio de 22 personas atendidas por día. Según esta fuente oficial, del total de las personas involucradas en estos siniestros, el 44,6 por ciento necesitó atención médica en el Servicio de Guardia y Emergencia del Hospital Perrando, con todo lo que eso significa para un centro de atención de importancia regional que, de por sí, siempre tiene una fuerte demanda de pacientes. ¿Es posible reducir estas cifras? Si, sin dudas. En rigor, expertos en seguridad vial coinciden en señalar que más de un 90 por ciento de los siniestros viales pueden prevenirse si las personas toman conciencia de la importancia de respetar las reglas de tránsito, las velocidades máximas autorizadas en cada zona y si se utilizan como corresponde los elementos de seguridad.

Una reciente investigación realizada por el Observatorio de Seguridad Vial de la Cámara de Empresas de Software Vial (Cecaitra), que nuclea a empresas proveedoras de equipos tecnológicos, software y servicios relacionados a la seguridad vial, reveló que las faltas que se cometen en el tránsito están directamente relacionadas con las costumbres de los conductores de los distintos vehículos que circulan por todo el país. Según este mismo informe, el año pasado más de 5.400 personas perdieron la vida en accidentes de tránsito en todo el país, la mayoría de los cuales se podrían haber evitado. Por eso es importante que se promueva una mayor concientización de la ciudadanía, y se pongan en marcha campañas de educación vial para lograr un cambio que transforme a nuestras ciudades en ciudades más seguras. Es necesario que todos los conductores y peatones conozcan las reglas básicas del tránsito, porque manejarse con responsabilidad en los espacios públicos implica también estar informado, conocer lo que se puede y lo que no se puede hacer. Un caso típico de conductas riesgosas es el de conductores que utilizan el teléfono móvil cuando manejan. Esta falta es muy frecuente tanto entre quienes se mueven en todo tipo de vehículos, como en peatones. Algunos expertos en seguridad incluso equiparan el uso inadecuado del celular con la peligrosidad que representa la manejar bajo los efectos del alcohol. Pretender leer un mensaje de texto o entablar una conversación por whatsapp cuando se está manejando un auto o una moto, puede resultar tanto o más peligroso que atender una llamada de voz y es por eso que se debe tomar conciencia de los enormes riesgos que genera este tipo de distracciones. A modo de ejemplo, se puede decir que en la autovía local, donde algunos vehículos se desplazan a velocidades de más de 100 kilómetros por hora, un conductor podría llegar a recorrer casi dos kilómetros sin prestar la atención que demanda una conducción segura, aumentando así la posibilidad de provocar un accidente de consecuencias impredecibles

Es necesario que se reflexione sobre estas y otras prácticas peligrosas, a fin de mejorar el comportamiento en la vía pública. Es importante, además, que se incentive el respeto por las normas de tránsito y se sancione a quienes conducen en forma peligrosa, poniendo en riesgo su vida y la de los demás.