Temas de hoy: LAB ARA San Juan Bono de fin de año Actividad industrial La Final del Siglo
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/170844

Segundo Puente: esperan que mejore la economía para poner nueva fecha de licitación

Si bien desde el Plan Belgrano confían en lanzar la licitación antes de fin de año, sujetan el tema a las condiciones económicas en el país.

Desde el presidente Mauricio Macri hasta funcionarios de distintas áreas de su gobierno anunciaron desde inicios de este año que la construcción del segundo puente Chaco-Corrientes se licitaría entre agosto y septiembre de 2018. Y uno de los que puso una fecha más precisa fue justamente el titular del Plan Belgrano, Carlos Vignolo, quien a principios de junio pasado aseguró que el 21 de agosto se concretaría esa instancia de convocatoria a empresas contratistas. El lunes, en diálogo con una radio de su provincia, debió reconocer que habrá que esperar hasta un mejor momento de la economía argentina para avanzar con el proceso que culmine con la obra por tantos años reclamada. 

PUENTE6.jpg
Sin fecha. Para licitar el segundo puente por el sistema PPP, el gobierno nacional aguardará mejores señales de la economía argentina, según confirmó Carlos Vignolo.

“Se está esperando un mejor momento para establecer fechas. Algunas señales que necesitamos son aquellas como la firma con el FMI”, dijo Vignolo en diálogo con Radio Dos de Corrientes, al referirse al segundo puente y también a una autovía pendiente en su provincia, que forman parte de la segunda etapa de los proyectos de participación público-privada (PPP), donde también se anotan varias obras en territorio chaqueño.   

“Necesariamente tenemos que esperar mejores condiciones para utilizar tasas más provechosas para el país”, fundamentó. De igual modo, ponderó que “se solucionaron los inconvenientes del primer llamado a licitación”, que contempla obras por 6000 millones de dólares. “Esperamos pronto confirmar a la región cuándo es la próxima licitación”, sostuvo el funcionario.

“Lo antes posible”

Vignolo indicó que “se espera generar mejores condiciones de la economía, salir de la turbulencias”, y resaltó que “se largará lo antes posible” el proceso licitatorio. “Aspiramos llamar a licitación este año para que la firma sea el año que viene  y de ahí empezar las obras”, precisó.

A la vez, subrayó que “es una prioridad la continuidad de las obras iniciadas”, como el tramo en construcción de la autovía de ingreso a Corrientes: “Es una obra priorizada, viene marchando bien. Por lo tanto no hay problemas. Seguramente demandará este año y parte del año que viene para culminar”.

 

De Ministerio a Secretaría

La eliminación de ministerios y el nuevo esquema asumido por el gobierno nacional alcanzó también al Plan Belgrano, que pasó de rango ministerial a Secretaría. Así lo confirmó Carlos Vignolo, quien a la vez resaltó que el área no tuvo cambios de funcionamiento. “El cambio de rango está bien porque debemos demostrar el esfuerzo conjunto”, señaló.

“Esto no nos genera inconvenientes. Al estar dentro de la Jefatura de Gabinete seguimos trabajando de la misma manera. Estamos en la misma jurisdicción que antes”, explicó.

 

El financiamiento de los PPP sigue frenado

La idea de Guillermo Dietrich de salvar los contratos de Participación Público Privada mediante un fideicomiso no está dando resultados por la misma razón que se complicó el plan original para reemplazar la obra pública con PPP: la falta de financiamiento privado.

Según el portal La Política Online, el viernes pasado el Gobierno citó a representantes de bancos y a los empresarios que integran las UTE que se adjudicaron los primeros contratos de PPP para analizar la situación y el avance del fideicomiso, que por ahora sólo cuenta con una promesa del Banco Nación para aportar entre 200 millones y 300 millones de dólares y la idea de usar las garantías (por unos 600 millones) que depositaron los consorcios para la adjudicación.

La idea de ese fideicomiso era salvar los contratos, que quedaron en serio riesgo por el estallido de la crisis financiera y el escándalo de los cuadernos. Lo primero elevó las tasas de interés para obtener financiamiento y lo segundo espantó a los bancos internacionales que habían comprometido los fondos, porque varias de las empresas ganadoras están implicadas en la causa y por reglas internas no pueden otorgar créditos a firmas vinculadas a casos de corrupción.

Con el fideicomiso, el Gobierno busca que los bancos no queden directamente vinculados con las constructoras y puedan poner una parte del dinero que originalmente habían comprometido para los proyectos de PPP. Pero como anticipó LPO, la idea nunca cerró a las entidades internacionales que saben que, tarde o temprano, podrían quedar mezclados con empresas involucradas en la causa. Ante esto, Dietrich sólo consiguió la promesa del Nación.

En el encuentro del viernes, el secretario de los proyectos de PPP, José Luis Morea, (que estuvo junto a funcionarios de la Procuración) les planteó a las constructoras sobre la necesidad de que consigan financiamiento para el fideicomiso, que tiene como objetivo completar el primer tramo de los contratos. Una vez completado ese tramo y si las condiciones financieras mejoran, ahí se volvería al esquema original donde las empresas conseguían los fondos.

Pero en realidad el planteo de Morea es en los hechos una vuelta a la idea original aunque ahora con una garantía del Estado y con unos fondos que se repartirían entre los distintos consorcios (de acuerdo a la idea original del fideicomiso). Es decir que una UTE no conseguiría fondos para su contrato sino para todos. "Es como el viejo sistema pero al revés: las empresas tienen que conseguir la plata, pelear la tasa y el gobierno está como garante", explicaron a LPO desde una de las empresas que participó de la reunión.

Pero más allá de las dudas que puedan generar las cuestiones técnicas, los empresarios descartaron que puedan conseguir fondos con este panorama. "Lo que pide Morea es imposible en este contexto", recalcaron desde una de las UTE que se adjudicó un contrato. "No hay nada definido", resumieron.

El pedido de Morea se suma a la idea de Dietrich de usar la plata de las retenciones para los PPP, que obligó a Gustavo Lopetegui a frenarlo en seco y explicarle que esos fondos son para llegar al déficit cero. En resumen, lo que no tienen en claro en el Gobierno es cómo conseguir los fondos para que el fideicomiso arranque.

Por lo pronto, Morea y los empresarios quedaron en realizar otra reunión para explorar las posibles alternativas para comenzar las obras (que por contrato deberían iniciar en noviembre), aunque todavía no hay fecha prevista.