Temas de hoy: Día de la Madre Federal A Energía Eólica Caso Yanina Sequeira Mauricio Macri
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/170423

Parada: "La música cubana tiene conciencia social"

Hace ocho años que estoy en Argentina, vine por amor y me quedé por desamor”, afirma Clodoaldo Parada y no sonríe, no permite que su palabra se tome como una chanza o desliz ocasional. El músico y compositor realizó su segunda gira por el litoral con dos concierto en Resistencia y Corrientes.

P.jpg
El músico, autor y compositor Clodoaldo Parada es uno de los fundadores de la llamada Nueva Trova Cubana y miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba.

“Por la historia, por su relación con los puertos, creo que no hay cubano que no se sienta como en casa en este país, nos sentimos cobijados en este pedazo de tierra y cielo”. Desde los inicios de la Nueva Trova Cubana ha compartido escenario con Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Amaury Pérez, Vicente Feliú, Noel Nicola, Augusto Blanca, Pedro Luis Ferrer, entre otros.

“Cuando la trova surgió todos éramos músicos de oído. Músicos de tradición oral”, cuenta. Ahora volteando para mirar su historia, ya con el paso de los años, confiesa que no le pesa la historia. “Todo fue estar en el lugar y en el momento justo”, advierte. “Todos estos referentes a los que tú haces mención como Silvio Rodríguez, Vicente Feliú, Pablo Milanes, entre otros, estar con ellos fue todo muy coyuntural. Esto fue cuando se gestó el movimiento en los años 60 con el núcleo fundacional”.

“Es necesario destacar que por esos años había mucha gente en Cuba que estaba haciendo ese tipo de canción. Muchos músicos empeñados en lo social y en lo artísticos. Texto que tiene un mayor peso. Eran varios músicos, artistas esparcidos por la isla haciendo cosas importantes. En 1972 se pensó en fundar oficialmente lo que nosotros conocimos como el movimiento de la Nueva Trova, fue en la ciudad de Manzanillo”.

Mientras transcurre la noche, después del concierto, es curioso como el alcohol en nuestros vasos apaga nuestra ser pero enciende las historias. La luz del grabador parpadea insistentemente, algunos nos saludan e interrumpen, por un segundo la charla se corta. Volvemos, el lleva la sonrisa urgente, blanca, luminosa. “Me viene rápidamente a la memoria el poeta Nicolás Guillen. Fue él quien nos abrió puertas para que podamos conocer a muchos artistas, músicos, una cadena de lazos artísticos que fue creciendo a lo largo de los años. Nosotros llevamos sin peso esta historia. Aunque fue algo trascendental y “groso”, “groso” como dicen ustedes los argentinos”, afirma y vuelve a dibujar una mueca en su amplio rostro.

La nueva trova fue un movimiento artístico y estético más grande de los últimos 50 años en el mundo de habla hispana. Hay muchas generaciones y estéticas que fueron influenciadas por este movimiento”, subraya antes de volver al silencio.

 

CANCIONES CON MIRADA SOCIAL

P1.jpg
Días atrás realizó una gira por Resistencia y Corrientes acompañado por Carlos Fritz y Jerónimo Vera. En el medio charló sobre música, desamor y su disco “Son Corazón”.

“La nueva trova surgió, creció y se expandió en un período crucial para Latinoamérica como fueron los años 60, 70 y 80. Nosotros hicimos esas canciones que representaban las voces de muchos que no tenían voces. Creo que esa es la parte más pesado de la herencia”, explica.

“En los años 60 los Beatles no se podían escuchar y mucha de la música en ingles del mundo no llegó a Cuba. Fue un periodo grandioso para el pop y el rock internacional pero a Cuba no llegaban. Nosotros nos perdimos mucho pero sobrevivimos a esas cosas.

Después nos convertimos en gente informada y captamos todo lo que habían hecho Led Zeppellin, Black Sabbath, entre tantos otros”, cuenta. En definitiva, Leonardo Padura, el gran escritor cubano lo dijo hace pocos días atrás, “Cuba es un país raro: nadie se ha muerto de hambre pero nadie ha comido lo que quería comer”.

En el mismo sentido los músicos fundacionales de la Nueva Trova Cubana no pudieron escuchar la música del mundo entre los años 60 y 70. Sin embargo gestaron un movimiento luminoso. Sobre la importancia de las canciones sociales de la Nueva Trova Clodoaldo explica que ellos contaron historias. “Ahora bien, ese costado social está ligado al pueblo, independientemente de lo que haga el artista siempre es un reflejo de su tiempo, entonces los artistas que tienen conciencia social reflejan en su arte lo que les sucede socialmente. No se está inventando nada”, advierte.

Ojo, para mí la música popular hoy está enferma. Olvídate, la realidad marca su enfermedad. Escucho mucha música y es muy raro que encuentro algo bueno. Todo se ha vuelto de una banalidad importante, siempre le echamos la culpa a las transnacionales pero no es así, hay otras vías de difusión y producción. Para mí es preocupante la situación musical actual. Si tú eres un artista con conciencia social, si tienes conciencia de lo que tú eres como comunicador de cosas, no deberías estár alejado de lo popular”.

Ante ese panorama pintado a pulsión cuenta que aún en Cuba hay músicos que siguen y sostienen lo que se hizo con la trova. “Puedo darte ya tres nombres, Pedro Luis Ferrer, Carlos Varela y Frank Delgado. Estos son los primeros que vinieron a la mente. Seguramente hay más de estos desconocidos para el gran público mundial, pero no para cuba. A Frank Delgado en cuba no le han grabado un disco, sin embargo llena un gran teatro con su música. Aún encontramos músicos sensibles y de una ternura interna inmensa. Son sencillos que te tocan con la canción y la palabra. Pero volviendo a los fundadores, Noel Nicola fue un tipo que murió en el olvido. Vicente Feliú decía Silvio es famoso pero yo soy conocido. Feliú es un tipo escribió canciones que son horcones de la nueva canción cubana”, afirma.

“HAY AMOR Y DESAMOR”

En su gira por el litoral el músico cubano presentó canciones de su disco “Son Corazón. “Este surgió de un viejo proyecto que tenía que era hacer un disco con sones míos”, explica. “Fui recuperando temas que había escrito en distintas etapas, todo se hizo con amigos, la idea fue hacerlo en guitarra y percusión pero los amigos fueron incorporando un bajo, un piano, una trompeta. Lo grabamos aquí en Argentina.

Terminamos grabando el disco con cinco músicos. El título viene de una canción de Silvio que se llama “Son desangrado, son corazón”, confiesa y por un momento se ruboriza, “creo que soy un especialista en desamor, hay canciones de amor y desamor, pero lo mío es el desamor”.

“Más allá de lo social el amor siempre está presente. Aunque soy especialista en canciones de desamor. Son cosas que van a la par y creo que no están disociadas. El amor existe desde tiempos inmemoriales. Quien no disfruta del amor y quien no sufre por desamor”, afirma y apoya el vaso en la mesa, el silencio entre los dos dura muy pocos segundos al tiempo que nos despedimos y el grabador se apaga.

Aparece en esta Nota:

Paulo Ferreyra
Paulo Ferreyra