Temas de hoy: Federal A Narcotráfico Superliga Argentina de Fútbol Transporte Maratón de Buenos Aires
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/170240

Amputación del gasoducto: una sorprendente y pésima noticia

Mientras el coordinador del mítico Plan Belgrano anunciaba una gran noticia a la prensa chaqueña,
ocurrió otra cosa en la nueva reunión del gobernador del Chaco con el ministro del Interior
al presentarle la portada de NORTE que anunciaba la paralización del gasoducto del NEA con
fuente en Bolivia y que hace años implicaba el acto de justicia de abastecer no sólo al Gran Resistencia y al parque industrial de Puerto Tirol, sino incluir a 34 ciudades de todo el territorio provincial.

No es una anécdota sino un reflejo de los desacoplamientos en el gobierno de Macri: Rogelio Frigerio hizo una foto de esa portada y se la remitió a su par de Energía, Javier Iguacel, para saber de qué se trataba. (El que velozmente consultaba, recordemos, también es ministro de Obras Públicas).

UNA AMPUTACIÓN SORPRENDENTE

1.jpg

Este replanteo fundamental nunca aterrizó en el fluido diálogo de la Casa Rosada con los gobernadores y se supone que alguien le habrá comunicado al gobierno boliviano de Evo Morales que se rescindían acuerdos que posibilitaron el gasoducto de enlace fronterizo Juana Azurduy, para iniciar en Campo Durán (Salta) un largo trayecto hacia Formosa (ocho ciudades para conectar y el enlace entre El Colorado y General San Martín) y después bajar el conducto troncal paralelo a la ruta nacional 11 y traspasar la frontera chaqueña para conectarse con todo el norte de Santa Fe.

La sorpresa consistió en invertir sustancialmente la fuente de provisión, optando por el envío desde Vaca Muerta, en Neuquén, para extender la conexión desde San Nicolás hacia todo el trayecto santafesino (20 ciudades a conectar), atravesar el Chaco y establecer como límite el río Bermejo, es decir, sin ingresar en Formosa.

Y esa gran noticia de los pregoneros del Plan Belgrano fue confirmada en un amplio diálogo de Mario Dell’Acqua, titular de IESA (Integración Energética Argentina SA) en Enarsa, con una emisora de Reconquista donde no tuvo empacho en decir, como prueba de la amputación, que el gas dejaba afuera a Corrientes y Misiones.

EL CUADERNAZO EN SÁENZ PEÑA

La rescisión contractual con Esuco, empresa de Carlos Wagner, expresidente de la Cámara Argentina de la Construcción, involucrado entre los empresarios de las coimas registradas en el cuadernazo que proyecta a los cuatro vientos la investigación de la dupla Bonadio-Stornelli, hizo impacto en Sáenz Peña y en puntos del interior donde también trabajaban operarios y técnicos de BTU (tenía 450 ocupados en todo el Chaco) y de la empresa Víctor Contreras que integraba la UTE.

Se desocuparon departamentos, se afectaron trabajos pendientes como el de Avia Terai y el desbande fue tan desconcertante como multiplicador de infortunios. El vocero de Iguacel argumentó que Bolivia no dispone de gas suficiente y que, por el contrario, con la producción nacional hay excedente con acuerdo para exportar a Chile y por eso ya se llenaba el ducto central hacia el noreste.

Y recalcó: “La distribución es una decisión de orden local”, dejando abierta la puerta a concesiones privadas para atender a los usuarios residenciales o plantas industriales.

LA ENCRUCIJADA DEL CHACO

Si se toma al gasoducto con gas de Bolivia, recorre 172 kilómetros desde Formosa hasta el límite con Santa Fe, pero con un proyecto que siempre incluyó 615 kilómetros del acueducto de aproximación para llegar a 34 comunidades con distribución domiciliaria.

Ese es el eje del problema, por la marginación que provoca la única ruta abierta al invertir el abastecimiento y no puede ser, entonces, que lo ignoren los politizados voceros del Plan Belgrano. El Ministerio de Infraestructura de la provincia tiene terminados los proyectos ejecutivos para las redes de distribución de gas a los parques industriales de Puerto Tirol y Sáenz Peña, además de Colonia Benítez, Basail, La Escondida, La Verde, Lapachito, Machagai, Makallé, Presidencia de la Plaza, Quitilipi, Villa Berthet, Laguna Blanca, Colonia Popular, Sáenz Peña, Puerto Tirol, Las Breñas, Villa Ángela, y en etapa uno Resistencia, Barranqueras y Fontana. Con financiamiento del Consejo Federal de Inversiones se completan los proyectos para las 11 localidades restantes: Campo Largo, Coronel Du Graty, Corzuela, General Pinedo, Castelli, La Clotilde, La Tigra, San Bernardo, Santa Sylvina, Tres Isletas y Avia Terai.

¿CÓMO ABASTECER A RESISTENCIA?

El proyecto, con base en la fuente boliviana ahora descartada, había ingresado 2200 metros por la avenida Sarmiento. Con el envío desde el sur, siguiendo al titular de IESA, la distribución a usuarios de Resistencia puede acercarse a unos 300.000 y no hay fuente de financiamiento.

Si existiera una previsión de 100 millones en el presupuesto 2018 sería insuficiente y todo el paquete de obras públicas es rehén del ajuste nacional recesivo que ya comenzó. Reapareció la empresa Gas NEA, que desde la gestión menemista recibió la concesión de esta región pero no se le conocen ni inversiones ni solvencia en esta encrucijada donde se agrega que la Constitución del Chaco solo admite empresas del Estado provincial y/o cooperativas para obras de esta magnitud.

Y lo que ocurre es que al formularse el proyecto del gasoducto del NEA, después de frustrarse aquella presentación de Néstor Kirchner junto a Paolo Rocca de Techint en el 2003, se había logrado una previsión de asistencia financiera de la Corporación Andina de Fomento (CAF) para las redes domiciliarias, que se esfumó como otras previsiones para Resistencia.

UN CHACO CON LLAMATIVO SILENCIO

Estando en juego una prioridad de infraestructura de tanta magnitud, se profundiza la decepción del periodista como ya ocurrió con la afonía para defender la reactivación del ramal C3 del Belgrano Cargas entre Avia Terai y Barranqueras, ya que subsiste un silenciamiento de voces claves como de la Legislatura que no condenó sobre tablas la amputación del gasoducto del NEA y no salió con tapones de punta sobre la cancelación del fondo sojero que llevó a 17 intendentes chaqueños a reclamar en la Cámara de Diputados de la Nación.

En otros tiempos, lo dijimos muchas veces, las instituciones de las llamadas fuerzas vivas mantenían una vigilancia y una cohesión sin titubeos en defensa del algodón, del cooperativismo, de las rutas, siguiendo en la huella fundacional de la Universidad del Nordeste y de la construcción del puente Belgrano.

Hoy, en medio de una declinación sin precedentes de la actividad económica, jaqueadas por la inflación, un dólar imparable, créditos impagables, una inflación que erosiona el consumo y una presión tributaria de ahogo, esas instituciones tampoco reaccionan para unirse y elevar su voz después de tantos años de identificar al noreste como la única región del país sin un servicio tan valioso como el gas.

¿Se han mostrado unidos acaso los gobernadores del NEA cuando es un hecho la exclusión de Corrientes y Misiones? También están quienes pretenden tapar el cielo con las manos como los intendentes radicales que no se atrevieron a reclamar en conjunto que se restituya el fondo sojero, o esos legisladores radicales cuyos discursos los muestran como ajenos al proyecto de Cambiemos y pretenden esconder bajo la alfombra lo que se resiente cada vez más en el interior, donde la dependencia de la garrafa marca inexorablemente que esto también es una derrota federalista.

EL AJUSTE FISCAL INEXORABLE

Del mismo modo, la identificación del impacto del acuerdo con el FMI y de un ajuste fiscal imparable no puede ser una resistencia solo en manos de un gobernador que debió viajar en un vuelo regular porque, aunque se nos quiera desmentir, la burocracia que lo rodea no tramitó a tiempo viáticos de pilotos y gastos del uso acostumbrado del jet provincial.

Y esa gestión de Peppo es la que en dos años y medio pagó dos megadeudas: la primera por un juicio de 25 años que ganaron judiciales y el Tribunal de Cuentas en la Corte Suprema, donde debió tomar fondos en el exterior y en este mes saldó una cuota de más de 11 millones de dólares.

La otra gestión acaba de concluir con el programa federal de desendeudamiento que data del año 2010 pero con base en compromisos anteriores con la Nación, como en la gestión del gobernador Rozas.

La deuda provincial representaba un 353% respecto de los recursos y hoy está en un 30%, con lo cual los pasivos cumplidos llegan a 8.000 millones de pesos. De esto se trata cuando tantos tocan el timbre de la Casa de Gobierno, buscando auxilio, aumentos o ventajas. De la responsabilidad colectiva sobre la estabilidad institucional que debería ser compromiso arraigado, nada. Solamente la especulación sectorial y las ambiciones partidistas insaciables.

Aparece en esta Nota:

Miguel Angel Fernández
Miguel Angel Fernández