Temas de hoy: Messi se fracturó Crimen de Sheila Tatiana Kolodziey Paz, pan y trabajo Impuesto a Bienes Personales
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/169708
Leticia Muñoz
Por: Leticia Muñoz

El chaqueño que llegó con sus zapatos al presidente y a la Selección Argentina

Gastón Greco viste hoy los pies de Mauricio Macri y de personalidades de diversos ámbitos, como los jugadores de la Selección Argentina que fueron al Mundial de Rusia. Su comienzo fue con “cero capital y cero contactos”, según describe.

Fotos: Miguel Ángel Romero

Tenía sólo 19 años cuando gestó la idea. Poco tiempo después empezó a vender unos cuantos pares que diseñaba y fabricaba a parientes de sus amigos. Hoy vende 25.000 por año en sus locales y tiendas multimarcas donde Posco se distribuye. “Iba con un bolsito, los sábados, y vendía a los padres de mis amigos. Vendía un par, fabricaba dos. Siempre fui inyectando mi propio capital al negocio, con austeridad en gastos 100%, hasta que pude armar una rueda que me permitió abrir mi primer local, contratar al primer empleado”, repasa Gastón Greco, chaqueño, diseñador de calzado, pero arquitecto de profesión. 

posco.jpg
Gastón Greco, creador de Posco, y Verónica Dufva Nielsen, de Barranqueras Industria Creativa (BIC), ayer en NORTE.

Desde aquel entonces hasta hoy no pasaron tantos años, pero sí un proceso que se consolidó. Es que hoy, entre las personalidades que usan los zapatos de la marca se cuentan los jugadores de la Selección Argentina que representaron al país en el Mundial de Rusia y el presidente Mauricio Macri.

Posco es una sigla en inglés (Products of Simple Composition), que traducida significa productos de simple composición, básicamente la esencia y el valor de la marca gestada por el emprendedor chaqueño.

Gastón nació y creció en el Chaco. Emigró a Buenos Aires para estudiar Arquitectura, pero su eje sigue estando acá: familia y amigos. Tiene hoy 29 años y confiesa que en el trajín de su actividad, no viene muy seguido a Resistencia.

“Empecé a estudiar Arquitectura y en paralelo un día se me ocurrió desarmar un zapato. Llegué a mi casa, lo puse arriba de una mesa y lo corté con un cuchillo. Así empecé a entender cómo era. Tenía un interés por una industria que en ese momento era desconocida. Veía que había un canal para desarrollar en una marca que hiciera un producto funcional, de calidad, sostenible y ecológicamente sustentable. Me puse a entender, desde el desconocimiento absoluto, cómo era eso. Ahí empezó una etapa de aventura y una curva de aprendizaje bastante larga. En el proceso pude aprender a desarrollar un producto, a comprar, a vender, y todas las patas que uno necesita para aprender a flotar en esa primera etapa que es la más compleja para el emprendedor”, repasa durante la entrevista con NORTE.

Su llegada a la provincia fue para ofrecer, ayer por la tarde, una charla de la mano de Barranqueras Industria Creativa (BIC), en la ciudad portuaria y ante jóvenes de escuelas secundarias y emprendedores. “Trabajamos para motivar a las personas y acercarles herramientas como para poder diseñar productos o agregar valor, y a su vez crear productos pensando en las personas”, describió Verónica Dufva Nielsen, coordinadora de ese programa.

 

Arquitecto de su propio camino

-Sos arquitecto pero ejercés como diseñador.

-Es un mix. Ser emprendedor es un poco ser arquitecto de un camino.

 

-¿La clave del éxito es sólo la calidad del producto o hay alguna otra premisa?

-La clave es entender de dónde viene y a dónde va uno. Y ser fuerte para superar los obstáculos del cotidiano, más allá de ponerle tanta pasión a un producto y de estar completamente activo para encontrar posibilidades de dar valor a lo que uno hace. También entender las herramientas con las que uno cuenta para salir a construir. Es fácil ver esquemas y cosas muy alejadas de lo que uno realmente vivió o del capital que tiene. Acá la clave es ver, con las herramientas que uno tiene, qué se puede hacer y qué se puede construir.

-¿Cuán difícil es hoy ser emprendedor en Argentina, y en particular desde una provincia como el Chaco?

-El camino es complejo pero creo que todo se puede. Creo que se trata de encontrar la pasión, que es la que permitirá superar obstáculos porque el camino, conociendo emprendedores de todas las industrias y de todas las clases sociales, es complejo. Más allá de que hayas ido al mejor colegio de Buenos Aires o a la mejor universidad, el camino para todos siempre fue doloroso y tuvieron que dejar cosas, y se vieron en algún momento en la nada, algunos arriesgando más y otros menos. La constancia y ser consecuente con lo que uno cree terminan en un buen puerto. A algunos les dará placer un proyecto que factura mucha plata y a otros ayudar a las personas. Depende de lo que cada uno quiera para su vida.

 

Una aventura permanente

-Pero ante todo, hay que arriesgar sí o sí…

-Sí, el camino emprendedor es una aventura constante. Eso es lo más interesante, que ningún día es igual. No es para cualquiera pero por otro lado es una aventura súper interesante.

 

-En este camino de estos años, llegando al presente que te tiene como un emprendedor exitoso, ¿qué resignaste o perdiste?

-Hubo un mix de cosas que no tenía ganas de hacer, pero las tenía que hacer porque no contaba con las herramientas para que otro las hiciera. Por ejemplo, he estado dentro de la fábrica uno o dos años, salía de ahí y me iba a la universidad. Pero con el tiempo me empezó a gustar. Era como un máster de cómo hacer un zapato y aprender a usar las máquinas. Conocí a muchas personas y a los proveedores que nos vieron crecer. Es un ecosistema que fuimos armando y en base a eso armamos la marca. Mostramos a las personas que están detrás del producto, que en fin son los emprendedores que hacen que el producto pueda llegar al punto de venta. Dejé cosas todo el tiempo y viví la vida de una forma muy adrenalínica, porque cuando uno tiene ganas y pocas herramientas debe poner en una etapa mucho cuerpo.

 

-¿Estar en Buenos Aires te abrió más puertas para el desarrollo del producto que si hubieras hecho todo desde acá?

-Sí. Yo empecé con cero contactos, cero capital y cero experiencia, por mi edad. Pero luego depende de uno el moverse, encontrar cómo relacionarse con personas que agreguen valor. Creo que desde todos los lugares se puede. Quizás Buenos Aires para otro tipo de proyecto nos quede chico. Cada lugar tiene su qué y hay que saber encontrarlo y saber qué le hace bien hacer a uno. Es un proceso de conocimiento interno.

 

-Hoy los zapatos que diseñás están en Argentina, pero tienen planes de expansión. ¿Hacia qué mercados apuntás?

-En Argentina tuvimos una expansión con locales propios y tenemos un proyecto de crecer en Estados Unidos, que estamos analizando. El objetivo es llevar la bandera y el espíritu sudamericano de lo social, y poder hacer un producto sostenible para el mundo. 

 

-¿Cómo llegaste a los pies de la Selección Argentina?

-Hablé con una persona, que me relacionó con otra. Presenté un proyecto que hablaba de la identidad del cuero en Argentina y cómo el país estaba posicionado a nivel global. Me parecía que los jugadores, que son emprendedores, estaban en una etapa de cumplir un posible sueño y era bueno que utilizaran un producto hecho en Argentina. Lo presenté y me permitieron hacer los zapatos. Fue una aventura que nació en la cama, un día a la una de la mañana pensando qué se puede hacer y cómo. 

 

La economía en crisis

-¿Te afecta en algo, como empresario, que la economía no pase hoy por su mejor momento y que haya retracción del consumo?

-Sí. Uno siempre emprendió en crisis. Argentina tiene subidas y bajadas. El deporte siempre cambia: estás en el vestuario poniéndote los botines y empieza un partido de tenis. Hablando con emprendedores que ya recorrieron otros caminos, ese es el modelo. Estas etapas de cambios lo hacen a uno altamente creativo. Es un momento para entender que también hay un proceso de cambio en el consumo, en el retail, y tratar de aprovecharlo para crear. Son oportunidades para que los pequeños puedan avanzar y tomar mercados.

 

-¿Qué consejos les darías a los emprendedores?

-Que encuentren la pasión en lo que hacen, es la que permite superar obstáculos de las primeras etapas. Nunca uno tiene todo resuelto. Si están esperando que las cosas sean como piensan, que el clima, que el sol, nunca uno empieza. La clave es empezar de a poco y luego las cosas se van dando. Cuando arranqué nunca me imaginé que pondría un local. Si me pongo a pensar lo que escribí en un papel el primer día, hice todo al revés. Entonces, hay que empezar a hacer, aprender y disfrutar ese camino. Es muy difícil con 20 años hacer un plan de negocios de una industria que no conocés. 

 

El proceso productivo

-¿Cómo es la cadena productiva, el agregado de valor para fabricar un zapato Posco?

-Primero, la elección del insumo, tratar de conseguir el mejor cuero posible. Ahora estamos trabajando con materiales que generen un impacto positivo en el medio ambiente, con taninos vegetales, porque el curtido del cuero tiene una parte muy invasiva. Luego, el proceso del calzado tiene tres partes: el cortado, el aparado y el armado. Siempre estamos con mucho foco en el control de calidad del insumo y en el testeado del producto final.

 

-Son principalmente calzados para hombres pero también hay una línea femenina.

-Sí ahora en un mes estamos con el lanzamiento de Posco para mujer. Y es un desafío.

 

-¿Cuál será la propuesta?

-Es básicamente el mismo concepto que hacemos en los otros productos. Un calzado simple, funcional y muy cómodo. Algo para todos los días, que resuelve, tratamos de no meternos en las colecciones y temporadas. Queremos que pasen cinco años y puedan seguir utilizando el producto. El concepto de la marca es un producto bueno, de calidad. Creemos que el consumidor hoy busca tener poco y de buena calidad. Con marcas que están creciendo y que el consumidor busca porque se ve identificado por los valores que representa la compañía; por eso busca entender de dónde viene el producto, quiénes son las personas que lo producen y que no esté producido en China. Eso pasa a ser un valor agregado de la marca. 

Temas Relacionados

Posco Zapatos Gastón Greco