Temas de hoy: Cuidemos la fauna Cuadernos de la corrupción Usurpaciones ley de tope salarial Zona Sur Resistencia
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/169705

Las pymes necesitan un urgente alivio financiero

La drástica caída de la actividad y el incremento de las tasas de interés, en el marco de una economía recesiva e inflacionaria, volvieron a colocar a miles de pequeñas y medianas empresas de todo el país una situación extremadamente delicada. La situación es de tal gravedad que esta semana la Unión Industrial Argentina (UIA) tuvo que insistir ante las autoridades de la Administración Federal de Ingresos Públicos sobre la necesidad de aplicar, sin demoras, medidas que lleven alivio financiero al entramado pyme, tan castigado por el plan económico vigente que favorece más la especulación que la actividad productiva.

El Comité Ejecutivo de la UIA fue el encargado de plantear ante la AFIP la enorme preocupación que genera el actual escenario de enfriamiento de la economía y los números que confirman la fuerte caída de la actividad industrial en todo el país. Según datos del Indec, la utilización de la capacidad instalada en la industria descendió al 61,8 por ciento en junio, esto es el segundo nivel más bajo del año, lo que representó un desplome de más de cinco puntos porcentuales si se lo compara con igual mes del año pasado.

Las cifras difundidas en los últimos días por el organismo oficial de estadísticas revelaron que con relación a mayo anterior, hubo una caída del 3,3 por ciento en el uso de la capacidad, dado que en ese mes había llegado al 65,1 por ciento. Vale recordar, por otra parte, que en junio de 2017, el uso de la capacidad instalada se había ubicado en 67,1 por ciento, según el Indec. No resulta desmedido, entonces, el pedido de la UIA para la “rápida implementación” de iniciativas que alivien la pesada carga que llevan las pymes sobre sus espaldas. Es lamentable que se coloque en una situación de mayor vulnerabilidad a un sector que es fundamental para el crecimiento y el desarrollo del país. De hecho, el enorme y complejo entramado productivo nacional se apoya en gran medida en la actividad de las peque ñas y medianas empresas que, hay que decirlo, generan cerca del 80 por ciento del empleo en el país y representan un 45 por ciento del PBI.

Las políticas de reducción del mercado interno que impulsa la Casa Rosada tuvieron un impacto enorme en las pymes, y si bien debe reconocerse que el paquete de medidas que, en mayo pasado, propuso el gobierno nacional para facilitar el levantamiento de embargos para las empresas del sector representó en cierta forma un alivio, en el actual contexto esa iniciativa no es suficiente para detener el deterioro productivo que sufre este importante motor de la economía nacional que viene lidiando también con las subas de tarifas de energía, la devaluación, el aumento de los precios de los insumos y, como si eso fuera poco, el cada vez más difícil acceso al crédito.

A nivel local, la Unión Industrial del Chaco, a través de su titular Andrés Irigoyen, ya había expresado también su preocupación por el impacto en la actividad productiva de un modelo económico nacional que está más orientado a premiar la especulación financiera que a proteger a las pymes que son genuinas generadoras de puestos de trabajo en todo el país. En ese sentido, la sensación que se tiene en la entidad es que el escenario va a empeorar si se insiste con sostener un esquema que ofrece mayores rentabilidades a los que, como bien indicó el titular de la UIA del Chaco, “apuestan a la especulación financiera, cuyos sectores tienen una nula o baja creación de empleo, transfieren al exterior gran parte de las utilidades y no generan valor agregado”. Vale rescatar también las observaciones planteadas desde la entidad, respecto a que el Gobierno nacional carece de un plan para la industria nacional, a la que se la pone competir en un campo de juego donde los mayores niveles de rentabilidad se logran en el mercado financiero, de manera tal que cada vez se hace más difícil proyectar inversiones.

En este escenario desfavorable para las pymes, es necesario que se pongan en marcha iniciativas para apuntalar al sector, comenzando por el reclamado alivio financiero para que de ese modo se eviten cierres de empresas y la pérdida de puestos de trabajo.