Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/16779

El consejo provincial de Veteranos de Guerra pide a funcionarios que obren con grandeza

Con la firma de su titular Neri Zalazar y del secretario Lino José García, el Consejo Provincial Veteranos de Guerra y Familiares de Caídos en Malvinas emitió un documento en el que hace conocer su opinión respecto de la posición de algunos funcionarios políticos, entendiendo que pretenden mancillar la sangre derramada por sus camaradas.

 
En tal sentido, señalan que “a Ios señores gobernantes, les pedimos que Interpreten el “espíritu” con que se sancionaron Ias leyes para Veteranos de Guerra, no sólo en nuestro pais, sino también en distintas partes del mundo, que marca claramente que los beneficios se destinan a quienes participaron como combatientes de una guerra, y que al regresar tienen distintas secuelas físicas o psíquicas que les impiden reinsertarse normalmente en Ia vida cotidiana. A Ios fines de que puedan atender estas secuelas de combates y conllevarlas de Ia mejor manera, para así desarrollar una vida social, familiar, y afectiva, lo más normal posible, sin otros apremios o más dificultades, en reconocimiento del alto servicio prestado y máxima entrega. De allí que se requiere haber estado en combate, para padecer secuelas de guerra. Y de allí que cualquier veterano de guerra cambiaria su pensión por una noche de paz y sueño tranquilo”.
Agregan luego que “por otra parte tenemos Ios “reconocimientos” y de ello decimos que el Estado, Ia sociedad, v Ia historia, siempre han reconocido a quienes “colaboraron” en distintas gestas. “Las Merceditas” con el Ejercito Libertador, Fray Beltrán forjando Ias armas, y tantos otros, reconocidos por Ia historia y con el agradecimiento de nuestro pueblo, o más contemporáneos como artistas que visitaron a soldados en Ias zonas de combates (Segunda Guerra Mundial). Aquí en el año 1982, el pueblo, en largas colas para donar joyas, abrigos, alimentos, etcétera, desde los más humildes, con un paquete de azúcar, hasta Ias empresas yerbateras que donaban camiones de yerba, y todos ellos movidos por el sentimiento patrio y en apoyo a quienes estabamos en combate en Ias Islas Malvinas; cómo no reconocerlos! También tenemos al Estado, que “decidió” Ia recuperación y Ia defensa del territorio, disponiendo de quienes cumplíamos con el servicio militar en Ias distintas fuerzas, y así, algunos al norte, otros al oeste, otros al este y al sur, y nosotros a Ias Islas Malvinas. ¿En esta situación cómo y por qué discriminaríamos los reconocimientos?, entre los que movidos por el sentimiento patrio y solidario, entre quienes cumplían con el servicio, y decimos que el reconocimiento es para todos quienes colaboraron de una u otra forma, sin discriminación”.
Seguidamente remarcan que “distinta y es otra discusión Ia demanda social y económica masiva, ya que para ello existe el canal democrático y los distintos estamentos para corregir, reclamar o peticionar, desde Ia verdadera necesidad social, y no utilizando una causa cara a los sentimientos del pueblo como es Malvinas, ya tan mancillada; es seguro que muchos que colaboraron tienen necesidades y demandas, pero no se cuelgan de Ia gesta de Malvinas, diciendo yo colaboré. Señores: Sabemos nosotros, sabe el pueblo y Ia historia que en el continente no hubo guerra, que Ia guerra fue en Ias Islas Malvinas, por lo tanto, no confundan más y obren a conciencia y con grandeza. Son ustedes los responsables o no de desvirtuar Ias leyes, debilitar a instituciones democráticas o legislar para Ia Nación, y no por Ia necesidad el voto”.