Temas de hoy: Federal A Narcotráfico Superliga Argentina de Fútbol Transporte Maratón de Buenos Aires
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/167433

Dueño de circo que maltrató tigres de bengala deberá ir a debate oral y público

El 6 de junio  el Juzgado Correccional de Villa Ángela  a cargo de María Alejandra Kuray, negó la suspensión del Juicio a Prueba (Probation) solicitado por el dueño del “Circo Mexicano Veracruz”, Daniel Ángel Pedro Yovanovich, en la causa judicial que se le lleva adelante por “Maltrato Animal”, y decidió fijar nueva fecha para debate oral y público que estaba previsto realizarse el 24 de noviembre del año pasado y que fue suspendido por un pedido de la defensa.

El decisorio judicial sienta un “precedente inédito” en Chaco y resto del país, respecto a los casos de maltrato animal, donde generalmente los acusados de este tipo de ilícitos, solicitan el beneficio de la probation -para evitar su juzgamiento-, y una posible condena.

TIGER-Y-EMILSE11.jpg
Un fallo inédito en el país, no da lugar al planteo del imputado y tendrá un juicio oral. 

Sin embargo, el dictado del fallo ha sido posible gracias a un categórico dictamen previo de la fiscal de la causa, Valeria Sand, que entre sus argumentos para negar el beneficio tuvo en cuenta “la naturaleza del hecho atribuido, su gravedad y demás circunstancias, las cuales no permiten hacer un juicio de valor afirmativo en la dirección apuntada, entendiendo la necesidad  de realizar el debate oral y público a fin de precisar los extremos jurídicos de la imputación delictiva y sus circunstancias relevantes”.

En lineamiento con la jurisprudencia y posiciones doctrinarias más modernas en la materia, la fiscal Sand sostuvo que “la ley ha consagrado un verdadero status de víctima en cabeza del animal no humano, más allá de la afectación de los sentimientos de ninguna otra persona, ni de la privacidad de los actos de maltrato o crueldad, ni de quien denuncie sin ser dueño, con lo que el bien jurídico protegido es precisamente la vida y la integridad física y emocional de ese animal que está siendo objeto de hechos delictivos que lesionan sus derechos. Clasificar a los animales como cosas, no resulta un criterio acertado”.

DERECHOS DE LAS VÍCTIMAS

La magistrada, dentro de un locuaz y profundo razonamiento reflexivo, pocas veces visto en hechos de similar naturaleza, y dentro de un marco de notoria “empatía judicial” por los más débiles, puso en la balanza los derechos del imputado a gozar de la probation, y los derechos del animal como víctima del maltrato, inclinándose por los de los “no humanos” de modo fundado, alegando que “si bien la implementación del instituto de la probation ha sido el fruto de una larga lucha por buscar alternativas de no punición, ello en modo alguno implica que en aquellos casos de que se den las condiciones enumeradas en la ley de fondo, pueda rechazarse  el otorgamiento de la suspensión del juicio a prueba, a fin de determinar a través de un debate con la inmediatez requerida para ello, la existencia o no del hecho, toda vez que el estado de derecho intenta enaltecer el derecho de las víctimas en los cuales basa sus normas jurídicas”.

Así “se reconoce que al decidir entran en juego dos aspectos centrales de la misma cuestión: la aplicación de lo que prescribe el art. 76 bis del CP, por un lado, y por el otro, la tutela efectiva de los derechos del animal no-humano que reviste el verdadero status de víctima para la ley 14346”.

El encartado Yovanovich ahora deberá sentarse en el banquillo de los acusados, y tendrá enfrente a una fiscalía comprometida y a la organización  Asociación Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales (AFADA), que desde el 2015 viene batallando en esta causa judicial.

LOS HECHOS

Los hechos se remontan al mes de octubre de  2015, cuando la “Asociación de Funcionarios y Abogados por los Derechos de los Animales” (AFADA), junto a la  Dirección de Fauna y la Policía  del Chaco, realizaron un operativo  contra el Circo  Mexicano  Veracruz, logrando la liberación y reubicación de nueve tigres de Bengala en el “Complejo Ecológico Municipal” de Sáenz Peña, con la ayuda del gobierno provincial que realizó los aportes necesarios para la manutención de los felinos incautados

El hecho llamo la atención de los medios más importantes del país, ya que se trataba del último circo con animales que todavía seguía funcionando en la Argentina.

Durante la investigación, la Fiscalía logró acreditar que “el dueño del Circo Veracruz (Daniel Yovanovich) realizó actos de crueldad contra  nueve tigres de bengala que le fueran secuestrados en su poder en octubre de 2015 (y se presume que también, contra otros animales que a pesar de estar registrados a su nombre, no se encontraban en su poder al momento del allanamiento).

La pieza acusatoria específicamente señalaba que el acusado “realizó comportamientos que lastimaron a esos animales con un elemento de punta (instrumento de castigo) que también fue secuestrado en la causa. También quedó acreditado en la acusación que los felinos se encontraban en malas condiciones nutricionales y en estado de hacinamiento en un tráiler que no reunía las mínimas condiciones de seguridad, salud e higiene para los ejemplares.