Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/165350

Lo que dejó la cumbre de Lima

Con la aprobación de un compromiso por la gobernabilidad democrática y un fuerte llamado a evitar una escalada de violencia en el conflicto en Siria concluyó el encuentro de jefes de Estado y de Gobierno que participaron de la VIII Cumbre de las Américas que se celebró en Lima.

La agenda de la octava edición de la Cumbre de las Américas tuvo entre sus puntos centrales la crisis venezolana y los hechos de corrupción que afectan a los países de la región, pero a poco de iniciarse el encuentro se conocieron las noticias de los bombardeos de EEUU, Reino Unido y Francia contra posiciones del régimen de Bashar al Assad, por lo que gran parte de los mandatarios de la región unieron sus voces con un llamado a evitar una escalada de violencia en Medio Oriente.

El cónclave en Lima se llevó a cabo sin la presencia del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, cuya ausencia generó nuevos interrogantes sobre el tipo de vínculo que Washington quiere mantener con los países de la región, ya que es la primera vez, desde que comenzaron estos encuentros en 1994, que la Casa Blanca cancela la participación de un presidente estadounidense en la reunión con sus pares de América Latina y el Caribe.

Algunos periódicos peruanos intentaron disimular la ausencia del magnate republicano destacando la participación en la cumbre de su hija mayor, Ivanka, y del vicepresidente Mike Pence. Pero distintos analistas políticos hicieron notar que la cancelación del viaje de Donald Trump, que justificó su decisión de no participar en la cumbre diciendo que se debía a la necesidad de supervisar la respuesta del país del norte en el conflicto de Siria, podía en principio interpretarse como un desinterés de la actual administración norteamericana en la relación con los países de América Latina y el Caribe. Es que todos los antecesores de Trump que en los últimos 24 años ocuparon la Casa Blanca, más allá del valor que asignó cada uno a la política exterior para la región, participaron de los siete encuentros previos que se celebraron para abordar temas de importancia para el hemisferio. En realidad, no fue poca la expectativa que despertó en un primer momento la presencia del presidente de EEUU en Lima, sobre todo porque Washington había mostrado sumo interés en tratar la situación de Venezuela, cuya crisis política, económica y social preocupa a toda la región. En ese sentido, el presidente Mauricio Macri dijo en el encuentro que Argentina desconocerá el resultado de las elecciones convocadas por su par venezolano, Nicolás Maduro.

La Cumbre se celebró en momentos en que también Brasil, cuyo peso es indiscutible en América Latina, vive una coyuntura política institucional difícil, y el propio país anfitrión, Perú, viene de sufrir el terremoto político que significó la renuncia del ahora ex presidente Pedro Pablo Kuczynski, que debió dejar el cargo hace un mes debido a su supuesta participación en hechos de corrupción. Precisamente, el debate sobre la corrupción fue uno de los temas centrales incluidos en la agenda de la Cumbre, en la que también se abordaron cuestiones relacionadas con el delito trasnacional, el comercio con China y la renegociación del Nafta. Un lamentable hecho obligó al presidente de Ecuador, Lenín Moreno, a retirarse de la reunión de Lima: la confirmación de la muerte de tres ecuatorianos que integraban un equipo periodístico que había sido secuestrado en la frontera ecuatoriana con Colombia el 26 de marzo pasado. Según informaron las autoridades ecuatorianas, el crimen fue cometido por un grupo de disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que tiene una estrecha relación con narcotraficantes que operan en esa zona y que exigía un canje por tres detenidos y la eliminación de un convenio antidrogas firmado entre Colombia y Ecuador, como requisito para liberar al periodista ecuatoriano Javier Ortega, de 32 años, el fotógrafo Paul Rivas, de 45, y el conductor del vehículo en el que se trasladaba el equipo periodístico, Efraín Ortega, de 60 años.

Queda por ver si esta cumbre, que surgió con el objetivo de buscar la unidad y fortalecer los procesos democráticos en la región, logra dar pasos concretos hacia esa meta, para evitar que las crisis y los hechos de violencia vuelvan a ser un obstáculo en la marcha de nuestros países hacia el desarrollo sostenible.