Temas de hoy: NORTE 50 años Chaco VIP Bienal de Esculturas 2018 Insssep Copa Argentina
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/164804
Eduardo López
Por: Eduardo López

Aire fresco en medio de tanta corrupción

Envueltos en una nube de malas noticias -corrupción desde los más altos cargos de quienes nos gobiernan, mayor índice de pobreza de todo el país en Resistencia, bajo nivel de aprendizaje de los alumnos- corremos el peligro de no mirar con detención todo lo que nos rodea. Quizás estos días de reflexión de Semana Santa, hayan podido servir para una mirada más amplia y abarcadora.

Es cierto que estamos abrumados por lo que hace siete días calificamos como un tsunami delictivo de quienes deberían ser nuestros servidores, promovido por acciones de la Justicia y para colmo, casi en el mismo momento de la difusión de las cifras del Indec que colocan a la capital del Chaco con el mayor número de pobres e indigentes del país, casi diez puntos por sobre el promedio general.

Pero por suerte no todo es así y mientras se espera que todo esto que decimos no quede en simples denuncias, nunca comprobadas y nunca castigadas, vale la pena destacar la labor de quienes trabajan desinteresadamente y en positivo para beneficio de los demás y, sobre todo, de los que menos tienen y por eso más necesitan.

Hechos positivos

En la semana que pasó, cumplió catorce años de actividad “Ciudad Limpia” una organización de un grupo de ciudadanos, muchos de ellos anónimos, que tienen como filosofía de acción que “los grandes cambios se producen desde abajo hacia arriba en la sociedad, somos nosotros, los comunes, los vecinos, los ciudadanos con compromiso social, los que generamos cambios positivos con acciones ejemplares”. Y tienen razón, sobre todo al ver el contraste de lo que pasa con las autoridades, que, según sus dichos y discursos, viven proyectando e inaugurando obras, que, luego se sabe, les permiten hacerse a ellos de buenos dividendos y al pueblo del Chaco en ser el más pobre de todo el país. Evidentemente, con tanta obra y tanta propaganda, hay algo que no está funcionando y que, ojalá sea lo que ahora investiga la Justicia.

Pero volviendo al soplo de aire fresco que representa Ciudad Limpia, su balance indica que fueron 3.120 toneladas de papel y cartón las que juntó y separó para reciclar en 13 años de trabajo. Con ello logró salvar 53.100 árboles de porte mediano y 84.240.000 litros de agua, entre otras cosas. Con las botellas y las tapitas plásticas consiguió adquirir materiales de construcción tanto para Casa Garrahan Chaco como para el Centro de Enfermedades Raras y sacar del circuito nocivo y contaminante unas 170 toneladas de material plástico que demora en degradarse no menos de 400 años”.

Tuvimos oportunidad de estar en la inauguración de la segunda etapa de la Casa Garrahan, una obra de arte y una obra de amor al mismo tiempo, donde no se ha dejado nada librado al azar y que es un motivo de orgullo para nuestra ciudad, en contraste con lo que enunciamos arriba y que es motivo de vergüenza. Y que eso demuestra que se pueden hacer cosas sin delinquir y sin ensuciar la actividad política.

Bocanada de aire fresco

Actividades como las que desarrolla Ciudad Limpia son un motivo de orgullo y de ejemplo y abren una luz de esperanza cuando se nos vienen encima los tsunamis de corrupción. Son como un antídoto. Pero para ello hay que tener disposición para el servicio a los demás. Ver cómo trabajan los grupos de voluntarios es una bocanada de aire fresco, sobre todo al ver los resultados de todo, hecho con pasión y buen gusto. Si en el acto de la Casa Garrahan hubo algo que desentonó fue la presencia de autoridades, a las que los dueños de casa, con demasiada generosidad, dieron lugares de privilegio. Cada uno con su equipo propio de prensa y televisión para después difundir que “estuvieron en la inauguración” como si hubieran hecho algo excepcional y no mucho menos de lo que les corresponde como funcionarios públicos y que, además, están obligados a hacer porque ese es su compromiso con la sociedad.

Los sentimientos que se despiertan en los vecinos de a pie son encontrados. Por un lado, se sienten orgullosos de haber participado en una obra de envergadura para beneficio de todos con sus aportes, ese de molestarse en juntar desechos reciclables y por el otro no pueden ocultar lo que está pasando con muchos funcionarios acusados de aprovecharse de lo que es de todos y quieren o más bien necesitan que se les explique qué pasó, quiénes son los responsables y que va a pasar de ahora en más. Por qué a pesar de tanta propaganda, de tanta publicidad, de tantos anuncios, de tanto decir que se hizo el mejor gobierno de la historia, mientras en el resto del país mermaron la pobreza y la indigencia aquí aumentaron a niveles nunca antes alcanzados. Evidentemente algo hicieron mal, como mal hizo la ciudadanía al confiar su voto a los actuales gobernantes.

En el libro de Los Salmos, de la Sagrada Biblia, un libro que sirve más allá de las creencias religiosas y que muestra la sabiduría de los antepasados se afirma en el Salmo 101, al referirse a las cualidades del buen gobernante, en el momento de hablar de sus colaboradores: “Pongo mis ojos en las personas leales/ para que estén cerca de mi;/ el que va por el camino perfecto/ es mi servidor. No habita dentro de mi casa/ el hombre traicionero;/ la gente mentirosa no puede permanecer/ delante de mi vista”.