Temas de hoy: Elecciones provinciales 2019 Liga Argentina de Básquet Ecuador Selección Argentina bienestar digital
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/163831

El Chaco no alcanzó las 95 mil hectáreas de algodón y sigue segunda a nivel nacional

La provincia del Chaco mantiene el segundo lugar en cuanto a la superficie algodonera sembrada en esta temporada 2017-2018. Según el último Boletín para el Sector Algodonero elaborado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación, la siembra a nivel país en esta campaña finalizó con 299.860 hectáreas.

En la provincia del Chaco, más precisamente en el ámbito de la delegación Roque Sáenz Peña continúa su desarrollo. Las intensas lluvias registradas en los últimos días trajeron alivio al cultivo que se encuentra desde etapas vegetativas a formación de cápsulas; mientras que en la zona de Charata las precipitaciones de las últimas semanas permitieron mejorar el crecimiento de las fibras. La siembra alcanza las 94.800 hectáreas

Por su parte, en el norte de la provincia de Santa Fe, más precisamente en los lotes sembrados en la localidad de Avellaneda, el algodón evoluciona en forma favorable; fenológicamente aquellos más tempranos se encuentran en floración y llenado de cápsulas. En cuanto a la provincia de Santiago del Estero, la zona de riego del oeste provincial presenta algodones que han empezado su floración. Se estima comenzar la cosecha de los primeros lotes a fines de febrero principio de marzo.

Con buenas condiciones en general el algodón en la provincia de Salta (Departamento de Anta) se presenta fenológicamente en estado de crecimiento y floración, con buena humedad en el suelo. La siembra alcanzó las 5.000 hectáreas.

cuadro.jpg

Fuente: Dirección de Estimaciones Agrícolas y Delegaciones.

Datos provisorios, sujetos a modificación y reajustes.

 

 

Un año con muchas plagas

SÁENZ PEÑA (Agencia) - Aunque no es para alarmarse, productores agrícolas de distintos puntos de la provincias contaron que en este año se observa una mayor cantidad de plagas de los cultivos, con diferentes tipos de daños. “No hay que preocuparse aún, solo que hay que estar atentos y vigilar los lotes de manera personal”, señalaron los técnicos. 

algodon.jpg
Lotes de soja atacados por chinches, y uno de algodón, en La Clotilde, donde se observa un ejemplar de picudo, cuando recién se están formando las bochas.

Hay diferentes testimonios de productores que cuentan el estado de situación que surge por la aparición de diferentes plagas, como es el la aparición de arañuelas rojas en lotes de soja, expuestos por Ernesto Iván en La Tigra y zona de Campo Largo. Hay otros productores, como es el caso de Sebastián Pinczuk, que en el 75% de sus lotes, ya tiene la presión de las plagas en soja que recién están empezando a florecer.

algodon2.jpg

En la zona de La Clotilde, para sorpresa de muchos, el productor Carlos Polischuk encontró picudos en lotes de algodón temprano que recién se están formando las bochas. En tanto, “las sojas no intactas, están con mucha isoca”, indicó el ingeniero agrónomo Carlos Galich.

Los técnicos Martin Gonzalo Canteros y Mariano González, consideraron que si bien es normal la aparición de estas plagas, favorecidas por el clima, la clave es “controlar todos los días los lotes, porque es mejor prevenir que curar”, señalaron.

“Sólo los palitos”

Desde la zona de Los Frentones, la productora Ana Hupaluk indicó que en un predio de cerca de mil hectáreas de gatton panic, se produjo el ataque de plagas que “dejaron solo los palitos”. El gatton panic es un pasto que forma mata, de alta calidad de forraje, pero crece principalmente durante la primavera y el verano. Se adapta a lugares de monte alto, no tolera encharcamientos prolongados y es susceptible al pastoreo.

“El daño ya está hecho; no tiene sentido pensar hoy en el control, es un tema de control y no de venganza, ahora hay que esperar que se cumpla el ciclo biológico de la plaga y esperar el rebrote que con seguridad vendrá teniendo en cuenta las últimas lluvias que se dieron en su campo”, le respondió el ingeniero agrónomo Carlos Robledo.

Chinches de la soja

En cuanto a las chinches de la soja, hay un informe que señala que l impacto de hemípteros fitófagos en soja varía mucho según la especie de chinche y el estado reproductivo del cultivo, parámetros biológicos que deben ser claramente considerados en cada lote a la hora de tomar decisiones, dice Nicolas Iannonne, técnico del INTA Balcarce.

También es de diferencial impacto en la producción el ataque de chinches según los distintos estados reproductivos de la soja, es decir, que la pérdida variará según en qué estado reproductivo estén las chinches; debiéndose tener en cuenta no sólo formación de granos (R5) y grano lleno (R6), sino también los estados anteriores donde se desarrollan las vainas (R3 y R4). El mayor impacto de chinches, en cuanto a la susceptibilidad de la soja a los daños de la plaga, resulta ser al estado de formación de vainas (R3 y R4). En estos estados reproductivos de la soja el efecto de las punciones de chinches producen rápidamente un retorcimiento de las vainas en forma espiralada, las cuales inmediatamente se secan y caen, perdiéndose la producción de vainas enteras.

En cambio, los daños en la etapa de formación de granos (R5), si bien muy importantes son potencialmente menores que en R3-4. Es decir, que el ataque en R5 puede producir desde vainas parcialmente vanas o vacías hasta granos chuzos, o bien sólo con depresiones, dependiendo del menor o mayor desarrollo del grano al momento de producirse los daños (Binboni, 1978).

A pesar de esta notoria diferencia de efectos del daño de chinche, que va desde la eliminación de vainas enteras (en R3-4) a producir sólo una depresión en el grano (en R5 avanzado), anteriormente se disponía de un sólo nivel de daño económico (NDE) indistintamente para cualquier estado reproductivo de la soja. Los muy distintos impactos de la chinche, según momento de ocurrencia de los ataques dentro de un amplísimo rango reproductivo de la soja (desde R3 hasta fin de R5), sugieren la obvia necesidad de ajustar la toma de decisiones en correspondencia con estos diferentes estados reproductivos.