Temas de hoy: DesafueroEchezarreta 25 de Mayo Economía Lavado de activos I Rusia 2018
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/162943
La legalización ya no es lo que era

Marihuana: del sueño hippie al negocio para fondos de inversión

   Madrid, 13 (Reuters) - BBVA, primero; luego Bankinter y La Caixa; ahora Caixabank, encontraron un nuevo activo con el que alimentar la nueva burbuja financiera. No es el bitcoin, ni cualquier otra criptomoneda, ahora tan de moda. El nuevo activo con el que juegan a hacerse millonarios es ni más ni menos que la marihuana. Sí, el mismo producto que lleva a tantos a la cárcel, sea por plantarlo, comprarlo o venderlo en más de medio mundo, ahora sirve para especular en la Bolsa.

   Entre BBVA, Bankinter, La Caixa y Caixabank suman una inversión cercana a los u$s 4 millones en las principales productoras de cannabis del mundo. Por el momento, sólo entre BBVA y Bankinter suman una revalorización de la inversión cercana al 30%. Es una pequeña parte del capital español invertido en el sector, que supera ampliamente los u$s 30 millones. 

mari.jpg
Plantación de marihuana. La banca invierte y presiona por la legalización.

   La entidad que más apostó por el negocio de la marihuana fue BBVA, con alrededor de u$s 3 millones. La firma tiene participación en las tres principales productoras de marihuana del mundo: Canopy Growth, Aurora Cannabis y Aphria. El BBVA adquirió a finales de noviembre 58.000 acciones de Canopy Growth, por las que desembolsó un millón de dólares.

   La firma canadiense, que para más regocijo tiene como etiqueta de inversión “weed” (hierba), es la productora de marihuana más grande del mundo por capitalización. En 2017 obtuvo ingresos brutos de u$s 57 millones y desde finales de octubre multiplicó por tres su valor en bolsa. Entre sus firmas cuenta con la renombrada “Tweed” o “Spectrum Cannabis”. La entidad vasca no es la única que confía en la mayor productora de cannabis del mundo para invertir en este sector. Caixabank también empezó a adentrarse en el mercado. Por el momento, tiene una presencia residual en Canopy Growth en el que invirtió unos 40 mil dólares.

   La segunda gran productora en la que invierte el BBVA para ganar dinero es Aurora Cannabis: posee 139.000 acciones de la firma canadiense por las que pago cerca de u$s 1,1 millones. Aurora Cannabis fue recientemente noticia por adquirir a otra de las grandes del sector, CanniMed Therapeutics, por u$s 1.000 millones. La compañía productora de marihuana cerró 2017 con unos ingresos de 23 millones de euros, lo que representa un crecimiento de 1.500% respecto a 2016.

   Además de las dos anteriores, BBVA posee 69.000 acciones de Aphria, por u$s 800.000. La compañía con sede en Leamitong (Ontario), también ha sido noticia por su fusión con Nuuvera. Ambas destacaron tras hacer oficial la noticia, que tenían la intención de crear un gigante con vocación internacional. Además, las dos compañías fueron contundentes con sus planes de expansión y señalaron a Italia, Alemania, Reino Unido y España.

 

BBVA lidera

   El BBVA lidera la apuesta del sector bancario español por el mercado del cannabis, en segundo puesto aparece Bankinter. La entidad naranja probó fortuna al mismo tiempo que la firma vasca, a finales de noviembre del año pasado, según datos de Bloomberg. La primera ronda de inversiones fue cercana a los u$s 500.000 y eligió a la ya mencionada Aphria, junto a otras dos pequeñas productoras: OrganiGram y Emerald Health Therapeutics. Un mes después, tras comprobar el buen resultado de la primera inversión, decidió volver a apostar con otros u$s 500.000 por las mismas empresas.

   Las inversiones de los grandes bancos españoles por el momento se centran en las grandes productoras –en el sector conviven productoras, tecnológicas, industriales y hasta inmobiliarias-. La especial característica de estas es que representan la parte más estable del negocio, ya que son las que se encargan de una forma u otra de poner el producto en manos de los consumidores. Pese a ello, son empresas inestables, de muy reciente creación y con sus flujos en negativo. Por ello, son consideradas de alto riesgo.

   El sector hace lobby para que muchas legislaciones avancen hacía la desregulación. El consumo lúdico ya es legal en siete estados de EEUU, y probablemente ocurra en Canadá. En Europa, las legislaciones avanzan más despacio, pero avanzan. El sector tiene un potencial muy alto y la banca ve posibilidad de hacer negocio. Por el momento, los resultados son muy buenos, aunque podrían dispararse todavía más.