Temas de hoy: LAB Secheep Bono de fin de año Actividad industrial La Final del Siglo
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/162712
Hipólito Ruiz
Por: Hipólito Ruiz

Lazos de sangre

Chris es un delincuente que sale de prisión tras haber cumplido 12 años de condena por participar en un ajuste de cuentas. Su hermano Frank, un honrado policía, le acoge con los brazos abiertos, con la intención de que comience una nueva vida alejada del crimen. Pero entre las buenas intenciones y la dura realidad hay un abismo y, como se suele decir, el zorro pierde el pelo pero no las mañas. Será, entonces cuando Frank se tenga que enfrentar al dilema de ser leal a los lazos de sangre o a su compromiso de hacer que se cumpla la ley. Esta conflictiva relación entre ambos hermanos, de caracteres radicalmente opuestos pero unidos, al fin y al cabo, por irrompibles sentimientos de admiración y cariño, es la columna vertebral sobre la que se sostiene toda la película del director del francés Guillaume Canet, que nos sirve para graficar algunas situaciones actuales.

El conflicto

Los transportistas de cereales dicen estar cansados de que la historia se repita y que se ven obligados a salir a las rutas para denunciar que cobran la mitad de las tarifas y que por ellos se reunieron con sus camiones en las intersecciones de las rutas de todo el país. “Nos pagan lo que quieren, somos rehenes de los grandes acopiadores que no respetan la tarifa y el transportista dice basta”, indicó José Tarabay, uno de los 60 camioneros autoconvocados en la rotonda de las rutas nacionales 16 y 95 en Sáenz Peña. 

TRANSPORTISTAS-GIRASOLERO1.jpg

Las rutas de todo el país están colmadas por la manifestación de los transportistas de cargas generales. Sin cortar el tránsito, entregan volantes a los conductores explicando la medida del paro. Dice el portal Infocampo que cabe la posibilidad de que se extienda a Plaza de Mayo la protesta con camiones.

Las tarifas de referencia, cabe señalar, son establecidas por la Secretaría de Transporte y luego son homologadas por la AFIP.

TRANSPORTISTAS-GIRASOLEROS2.jpg

Tarabay denuncia que las grandes empresas cobran las tarifas establecidas y que a los transportistas “nos pagan la mitad”, y que los costos fijos como son combustibles, cubiertas, lubricantes, peajes, han subido constantemente.

La medida es por tiempo indeterminado y pese a las gestiones y llamadas telefónicas a autoridades del gobierno central se mantiene el conflicto que tiene en vilo a los sectores productivos.

La metodología

En el Chaco, el conflicto, lamentablemente, se trasladó a otras áreas del transporte. Hay denuncias hechas en sede policial de casos de ataques a camioneros que no los dejan circular con su producción, pero los que es peor es que hubo ataques con incendio de un camión en Sáenz Peña, y a otros —inclusive en pleno ejido urbano de la ciudad termal— que fueron perseguidos y obligados a derramar su cargamento en plena avenida Papa Francisco.

Productores forestales, en tanto, denuncian que a sus camiones no les permiten circular y que los dejan varados en Sáenz Peña con su carga de madera con destino a la industria del tanino de Tirol y de La Escondida y a otros, con carbón vegetal.

“Estamos indefensos, solo queremos trabajar y nadie actúa ni garantiza este principio constitucional del derecho al trabajo y de libre circulación, porque los obligan a sumarse a la protesta”, denunciaron productores forestales del oeste chaqueño.

Qué dice el gobernador

El gobernador Domingo Peppo le dijo a este periodista que por esta situación intercedió ante autoridades de la Nación para destrabar el conflicto, pero al ser un tema asambleario, la respuesta es que los transportistas deben organizarse con una representación, levantar la medida para negociar una salida.

Peppo dijo que son lamentables los excesos en las medidas que implicaron ataques a transportistas y dijo que “la provincia no tiene medios para controlar tarifas”. Sin embargo, pidió que se respeten las tarifas que se acordaron, porque el principio para destrabar el conflicto es cumplir lo pautado.

¿Quién debe intervenir?

Los productores agroforestales reclaman que las autoridades tomen cartas en el asunto. Consideran que deben arbitrarse los medios para garantizar seguridad para los transportistas que no se suman al paro, como también cuestionan que la policía provincial solo tenga consigna “pasiva” y que los camioneros “tengan dominio de la situación” no solo en las rutas sino también en calles de la ciudad como ocurrió en Sáenz Peña.

¿Quién debe intervenir? La provincia dice que debe ser la justicia federal, por tratarse de rutas nacionales. Inclusive a nivel nacional, tienen la misma lectura. Ante la consulta de este periodista, el fiscal federal Carlos Sanserri, dijo que debe ser la justicia ordinaria la que debe tomar cartas en el asunto y no la federal, porque no hay cortes de rutas nacionales.

“Es un conflicto entre particulares y el tránsito se mantiene. Es como si hubiera un accidente en ruta nacional, donde actúa el fuero provincial”, explicó el fiscal.

¿Entonces?

Los productores dicen que las medidas extremas tomadas por los camioneros -quema de unidades, derrame de girasol, etcétera- afectan los intereses colectivos y por lo tanto preparan un pedido de protección jurisdiccional. Es extraño, raro, que en ámbitos judiciales den lugar a interpretaciones parcializadas ante un hecho de estas características. ¿Pesa el poder político? ¿Nadie se anima a hacer lo que corresponde? Como en la película de referencia, los lazos de sangre argentina nos hacen doler que estemos enfrentados entre compatriotas mientras los grandes operadores y reales ganadores de utilidades ni se inmuten.

Si los lazos de sangre nos unen, el principio de igualdad ante la ley debe ser también la razón de una sociedad justa y de un país que se engrandecerá por cumplir sus principios constitucionales. No hay otro camino. Lo contrario es desidia y falta de autoridad. ¿O no?  

 

Hoy la Unión cumple 81 años

Uno de los símbolos del cooperativismo agrario chaqueño, la cooperativa La Unión Limitada, cumple 81 años de vida. Tal vez los socios y muchos de sus dirigentes recuerden esas monumentales asambleas anuales ordinarias donde toda la familia cooperativa celebraba con asados toda una jornada festiva, porque la entidad tenía sobrados motivos para hacerlo, con el algodón como una suerte de “oro blanco” en sus manos.

Tal vez, como lo sugirió a este periodista un lector de esta columna, el periodismo debería sondear qué hacen los hijos y la familia de muchos cooperativistas que con su esfuerzo y dedicación pusieron en alto a la institución.

¿Tienen trabajo?, ¿viven en el Chaco?, ¿qué piensan del algodón y de la reconversión productiva? Y, ¿qué piensan de quienes deben estar al frente de las entidades si surge un nuevo intento por recuperar el cooperativismo?