Temas de hoy: Bolivia Federal A Juicio por jurados Lorena Saucedo Elecciones Chaco 2019
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/162295

La adicción a Facebook

Los problemas de adicción a Facebook, pueden llegar incluso a niveles bastante graves, por lo que es importante actuar cuanto antes para evitar males mayores.

La adicción a Facebook es una fuerte dependencia de la red social, aunque cabe destacar que por el momento no ha sido reconocida como enfermedad de forma oficial, pero en cualquier caso existen causas generalizadas y comportamientos que dan a entender que pronto será considerado un problema dentro del mundo de la psiquiatría y psicología.

Básicamente, la persona afectada tiene la necesidad diaria de permanecer durante horas y horas frente a la red social. En el caso de que ocurra cualquier tipo de situación en la que se vean privados de ella, empiezan a padecer síntomas que son la muestra de que se encuentran en un estado de dependencia.

adiccion.jpg

Generalmente, estas personas tienen la necesidad en todo momento de estar compartiendo contenido, ya sean fotografías, comentarios sobre las aportaciones de otros, comentar en su propio muro, etcétera. El caso es que en todo momento encuentran actividades para realizar en la propia red social, de manera que se justifican a sí mismos el hecho de pasar tantas horas frente a ella.

Al no ser una enfermedad declarada y por tanto estudiada desde la perspectiva científica, es complicado establecer unas causas y patrones a través de los cuales poder conocer las razones por las que se produce este tipo de adicción.

Sin embargo, hay algunos aspectos que se repiten en la mayor parte de afectados como es el hecho de que tienen una personalidad tímida, de manera que les cuesta menos relacionarse a través de la red social e incluso llegar a conseguir una cierta popularidad, de manera que se autoengañan haciéndose creer que es una vida mejor que la real.

También son conscientes de que a través de las redes sociales pueden mentir acerca de su propia personalidad, miedos y otros aspectos de su vida, con lo cual se abren a conocer a muchas más personas, mientras que en la vida real esto tendría un efecto contrario por lo que no encuentran herramientas con las que relacionarse adecuadamente.

Aunque, no se cumple en todos los casos, generalmente las personas que son adictas a Facebook suelen ser tímidas y presentan dificultad a la hora de socializar. También, es frecuente encontrar entre ellos personas que tienen una importante tendencia a la depresión. Otros factores comunes son problemas de autoestima o incapacidad para aceptarse a sí mismos, de manera que utilizan las redes sociales con el objetivo de sustituir todas estas carencias emocionales en su vida real.

Básicamente buscan un reconocimiento personal creando una vida irreal, de manera que cada día reciben sus dosis de gratificación ya que, prácticamente en el mismo instante en el que escriben algo, automáticamente reciben una respuesta, con lo cual se sienten acompañados y apoyados en todo momento.

Síntomas

Si tenés sospechas de que alguien de tu entorno o vos mismo podés padecer de este tipo de adicción a las redes sociales, vamos a enumerar algunos de los síntomas que suelen ser bastante comunes en todos los casos para que valores si realmente es necesario buscar una solución.

La necesidad de añadir comentarios en Facebook: en primer lugar, deberás analizar si, cuando no estás frente a la red social, sentís en todo momento la necesidad de añadir algún tipo de comentario acerca de cualquier cosa que te haya ocurrido.

Te molesta no recibir Likes: por otra parte, debés analizar si los comentarios y fotografías, así como enlaces, los añadís con el objetivo de recibir Likes de otras personas o lo hacés por compartir algo que te interesa. Es importante que prestes atención a si, después de añadir cualquier tipo de comentario o elemento multimedia, te obsesionás mirando a ver si alguien indica que le gusta.

No te preocupa la calidad del contenido: también puede ser una muestra importante el hecho de que compartís absolutamente todo lo que cae en tus manos, sin ponerte. a pensar si se trata de contenido de calidad o incluso si es un simple engaño que se está intentando extender.

Preferís hacer amigos a través de internet: a la hora de relacionarte, preferís mantener una charla a través de la red social en lugar de hacerlo en persona con alguien. Para darte cuenta de esto fijate si en alguna ocasión tuviste la oportunidad de tener una conversación con alguien e intentaste acortarla rápidamente para poder echar un vistazo a tu red social.

Te molesta que no te contesten: también es habitual que la persona adicta se estrese e incluso se llegue a enojar con otros usuarios debido a que tardan en contestar o incluso no contestan a un mensaje. Lo habitual de saber que la persona vio el comentario y no contestó. Si esto te agobia o te estresa, existe una alta probabilidad de que haya dependencia de por medio.

Nunca salís de Facebook: por otra parte, también es posible que te obsesiones por estar la mayor cantidad de horas posible en línea, y no haya nada que evite que lo hagas.

Estos son algunos de los síntomas que podrían denotar que existe una adicción a la red social, pero por supuesto hay que partir de la base de que todos ellos deberían ser analizados por un especialista con el objetivo de ofrecer un veredicto adecuado en función del modo de proceder de cada uno.

Diagnóstico

Al no existir el concepto de adicción a redes sociales o adicción a Facebook como enfermedad real, no se puede establecer una serie de pruebas a través de las cuales dar lugar a un diagnóstico adecuado.

Sin embargo, en el caso de que tengas algún tipo de duda al respecto, lo mejor que podés hacer es consultar con un psicólogo de confianza que será el que se encargará de analizar si realmente hay razones para considerar que existe una adicción, o si tan sólo se trata de una pequeña obsesión que se puede solucionar fácilmente.

Tratamiento

De igual manera, al no haber enfermedad acreditada, tampoco existe un tratamiento específico para el adicto a Facebook. No obstante, en este sentido debemos recordar que generalmente, en el caso de encontrarnos ante una situación de este estilo, el psicólogo o psiquiatra procederá en base al modo en que se tratan las adicciones de otro tipo y que están relacionadas además de reconocidas, con lo cual en estos casos es mejor que se realice un estudio personalizado con el objetivo de establecer el tratamiento más adecuado en cada caso.

Y por supuesto, aunque no padezcas dependencia a las redes sociales, es importante que las dejes un poco de lado y disfrutes más del aire libre, ya que la vida real ofrece muchas mejores sensaciones que la vida ficticia.