Temas de hoy: Torneo Argentino U19 Somos Parte Chaco Somos Todos Transporte público PASO 2019
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/162037

Audrey Hepburn

Un día como hoy, 20 de enero, pero de 1993 moría Audrey Hepburn, actriz de la época dorada de Hollywood y declarada una de las leyendas del cine. Nació en Bruselas, se mudó por varios países hasta llegar a Amsterdam, donde comenzó a estudiar ballet. En Londres continuó sus estudios, a la vez que comenzó a trabajar como corista en algunas producciones menores.

En 1953, su protagónico en ‘Roman holiday’ le valió un Oscar, un Globo de Oro y un premio BAFTA. ‘Breakfast at Tiffany’s’, de 1961 y ‘My Fair Lady’, de 1964, fueron otros de los papeles que terminaron de consagrarla. Embajadora de buena voluntad de Unicef, a fines de 1992 fue galardonada con la Medalla Presidencial de la Libertad en reconocimiento a ese trabajo. Un mes después, falleció de cáncer.

Audrey.jpg

Es sin lugar a duda, la mujer más encantadora y dulce que ha pisado Hollywood. Se ganó el cariño de todos sus compañeros y la envidia de muchos. Las mujeres querían ser ella y los hombres querían estar con ella.

Hay muchas razones por las que Audrey, 25 años después de su muerte, sigue siendo un ícono irremplazable…

Por su elegancia innata, que iba más allá de su atuendo

Su formación como bailarina influyó en su porte, así como su origen humilde en su carácter afable; pero la elegancia, la clase, la gracia, o eso que los franceses llaman el je ne sais quoi (no sé qué), le era tan natural su icónica belleza.

Porque pocas mujeres han lucido los diseños de Givenchy como ella

Cuando Hubert de Givenchy salió al encuentro de Miss Hepburn se llevó una gran decepción al comprobar que no se trataba de Katharine sino de Audrey. Aquel sería el comienzo de una gran amistad, pese a rechazar hacer el vestuario para la película Sabrina en un primer momento, no tardaría en caer bajo el influjo de aquellos ojos enormes enmarcados por largas pestañas y cejas espesas.

Por estar divina con el pelo recién lavado, enrollado en una toalla, mientras cantaba Moonriver

Truman Capote no estaba contento con la elección de Audrey Hepburn para su Holly Golightly pero con su interpretación y especialmente con esa canción que es, hasta el día de hoy, un canto al amor, a la esperanza y la dulzura, al escritor no le quedó más remedio que rendirse al encanto de esta joven belga.

Audrey 2.jpg

Porque todas hemos querido recorrer Roma en una Vespa, siguiendo su estela

Desde el pañuelo al cuello, al galán a la cintura (Gregry Peck), Audrey Hepburn puso de moda todo cuanto tocó en Vacaciones en Roma.

Por su apoyo y solidaridad a los más débiles, los niños

Desde 1955 hasta 1993, tres meses antes de su muerte, Audrey se dedicó en cuerpo y alma a la defensa de los más necesitados. Ejerció de embajadora de buena voluntad de Unicef y creó la Audrey Hepburn Children’s Fund.

Porque, además de un rostro bonito, era una buena actriz

Estuvo nominada al Oscar por sus interpretaciones en Sabrina, Sola en la oscuridad, Historia de una monja, Desayuno en Tiffany’s y Vacaciones en Roma aunque sólo esta última logró que se alzara con la estatuilla.

Porque nadie ha llevado los pantalones capri con tanto encanto

Junto con Grace Kelly o Marilyn Monroe, Audrey contribuyó a que este tipo de pantalones de corte midi se consolidaran como símbolo de los años 60 casi tanto como la minifalda.

Porque supo envejecer

Ni las arrugas ni las canas lograron enturbiar la belleza impertérrita de este ícono que lució el paso de los años con la misma elegancia o más, que en su juventud.

Porque su peinado creó escuela

El flequillo a mitad de la frente se convirtió en una de sus señas de identidad y en uno de los peinados más imitados del mundo, entonces y ahora.

Audrey3.jpg

Porque les gustaba por igual a ellos y a ellas

Como una patito feo, así se describía así misma. Pero mientras ella describía su finísima silueta como desgarbada, el resto del mundo caía rendido a sus pies. Ellas querían ser como ella y ellos querían estar con ella.

Porque su estilo sigue siendo absolutamente trendy

Miles de turistas se arremolinan a diario en la vidriera de Tiffany’s en Nueva York para imitarla. Otras, se conforman con imitar su flequillo y otras con lucir, al menos una vez en la vida, un LBD (pequeño vestido negro) combinado con una tiara y unos guantes.

Porque fue amiga de sus amigos hasta el final

Entre ellos se contaban el actor Gregory Peck, el fotógrafo Richard Avedon y su primer marido Mel Ferrer

Porque supo compaginar su carrera con la maternidad

Fue uno de los grandes sueños de su vida y finalmente lo consiguió al lado de sus dos maridos. De su amor incondicional por Mel Ferrer nació Sean y de su posterior romance con Andrea Dotti nació Luca.

Porque “enamoró” en la pantalla a…

Cary Grant en Charada, a George Pepper en Desayuno en Tiffany’s y hasta al mismísimo Humphrey Bogart en Sabrina. La comedia romántica se postró a sus pies al tiempo que los grandes galanes de la escena cinematográfica.

Porque tenía un increíble sentido del humor

“Todo lo que pido para Navidad es otra película con Audrey Hepburn”, cuentan que dijo Cary Grant, en una ocasión.  Gran admirador del sentido del humor de su compañera de reparto.