Temas de hoy: FMI Desafuero Echezarreta Paro nacional Torturas Mundial Rusia 2018
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/161763
Los precios el año pasado no siguieron el ritmo inflacionario

Buenas expectativas del sector inmobiliario por alquileres de locales comerciales en nuevas zonas

La configuración de una zona comercial con fuerte perfil en la venta de indumentaria en torno a las calles Güemes, Córdoba y López y Planes, por caso, explica en parte algunos movimientos durante 2017 en locales comerciales que abandonaron la peatonal de Resistencia y se reubicaron en otras plazas nuevas dentro del microcentro. De ahí que el balance del año pasado que hace el sector inmobiliario es bueno, más allá de deficiencias que todavía existen en el mercado de alquileres de viviendas y departamentos para uso familiar.

“Trabajamos bien. Hubo en algún momento del año un poco más de oferta que de demanda, pero se debió más a un cambio de las empresas”, describió el corredor inmobiliario Gustavo Martínez Quiles, secretario general de la Federación Económica del Chaco (Fechaco), expresidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios y actual titular del Tribunal de Ética de esa entidad. “El año pasado, en la parte comercial, se trabajó bien. Cuando se dio un poco más de oferta que de demanda se debió más a un cambio de las empresas, que dejaron algunos negocios que ocupaban en peatonal y fueron a otras zonas del microcentro”, analizó en diálogo con NORTE.

alquileres.jpg
Sobre calle Güemes se erige una zona comercial en crecimiento, con foco en locales de venta de indumentaria. Algunas pymes del rubro decidieron mudarse a esa zona y dejar la peatonal.

Es que desde hace un tiempo, las calles Güemes, Córdoba y López y Planes son plazas que ganan locales del rubro indumentaria, y registraron durante el año pasado varias radicaciones, aunque también en la recorrida que hizo NORTE pudieron observarse locales todavía disponibles para alquilar. En tanto, según comentó Martínez Quiles, las oficinas se ubican preferentemente en la zona de las calles Catamarca, Rioja, avenida Sarmiento y al norte de la ciudad, sobre todo por la disponibilidad de lugares para estacionamiento y para evitar los frecuentes cortes de calles que se establecen en la zona de la plaza 25 de Mayo y Casa de Gobierno.

Para el corredor inmobiliario “las expectativas son buenas” para este 2018 en este rubro. “Resistencia va creciendo. Hay un proyecto de hacer un edificio de oficinas de 30 pisos en calle Mitre, que hará que toda la zona crezca. Un edificio así necesita apoyo en infraestructura y creemos que hará que Resistencia se afirme como la capital del NEA”, sostuvo.

Los precios no siguieron a la inflación

En materia de precios, el empresario ponderó el trabajo hecho por los corredores inmobiliarios con una “constante negociación entre propietarios e inquilinos”.

De ahí que resaltó que los valores de los alquileres durante 2017 “se movieron en forma moderada”. “No siguieron a la inflación. Tampoco a los precios de los productos. Y la suba del dólar no fue acompañada por los valores de inmuebles ni de los alquileres”, apuntó y explicó: “Nosotros tenemos valores en pesos. Una suba del dólar que lleva a inflación, hace que el inquilino tenga menos dinero en el bolsillo. Entonces, el dueño siempre valora al buen inquilino y quiere preservarlo”.

Departamentos y casas de alquiler con demanda sostenida

Durante todo el año pasado hubo una “demanda sostenida” en los alquileres de viviendas particulares. “No hay disponibles en este momento en el mercado casas de dos y tres dormitorios. Y hay una demanda sostenida en departamentos de uno y dos dormitorios; de tres dormitorios, en cambio, no hay tanta oferta”, describió Gustavo Martínez Quiles.

En cuanto a los valores, marcó que existe una tendencia a la suba, dada la escasa oferta en el mercado. “Se mantuvo y no subió el precio en relación a la inflación”, ponderó. Y destacó nuevamente la acción del Colegio de Corredores en la negociación.

Loteo: aparecieron las cuotas

Otro rubro del mercado inmobiliario, la venta de terrenos, tuvo desde el año pasado y también en el inicio de 2018 un crecimiento sostenido. “Ahora se ven cuotas, que no se veían hace mucho. Por ejemplo, nosotros tenemos opciones en 60 cuotas fijas, más o menos por el valor de un alquiler, unos 9000 pesos”, comentó Martínez Quiles, titular de la inmobiliaria J.R. Martínez Quiles.

Ponderó así que “la demanda es sostenida y se viene trabajando bien”, mientras que dijo que existe “mucha competencia por los servicios” que se ofrecen con esos lotes, por caso, las sendas peatonales de hormigón, el arbolado, el ripio y los accesos.

La venta de inmuebles recobra fuerza

En cuanto a la venta de departamentos, Gustavo Martínez Quiles señaló que recién en los últimos 60 días pudo notarse una mayor demanda. “Es un rubro que fue difícil en los últimos dos años. Fue lo más golpeado porque no había demanda”, describió. El problema, según reveló, es que las empresas constructoras que impulsan los emprendimientos no son pasibles de créditos hipotecarios. “Tenemos 2000 unidades de departamentos terminadas en Resistencia pero sin final de obra, es decir, que no son pasibles de venderse con un crédito hipotecario”, advirtió, y recordó que ante el Concejo Municipal fue presentado un proyecto para hacer Propiedad Horizontal antes de tener el final de obra. “El problema es que la Municipalidad no saca el final de obra. En el mercado hay muchos créditos, más que inmuebles en venta; pero la gente no tiene acceso”, explicó.

Créditos hipotecarios

En tanto, consideró que sobre los créditos hipotecarios “influye indirectamente la suba del dólar”, aunque sí podría influir en una suba del valor de las propiedades. “Muchos créditos se otorgaron a valor UVA, que está incidido por la inflación y estará por las paritarias, porque es un valor que se actualiza a diario”, indicó y recordó que el UVA subió más que el dólar el año pasado.

“Existe un problema con los plazos de otorgamiento de los créditos. El problema es que los inmuebles no están en condiciones para constituir una hipoteca sobre ellos. Entonces, es necesario mejorar los plazos para final de obra de edificios y trabajar sobre alguna ordenanza, como tiene la Ciudad de Buenos Aires, para autorizar antes y cuando falta muy poco para terminar la obra iniciar los trámites”, expuso Martínez Quiles.

La burocracia, el gran problema

Justamente esa burocracia y los inconvenientes que se presentan aquí son la principal explicación para que inversores chaqueños decidan colocar su dinero en propiedades de Corrientes, Posadas, Buenos Aires y últimamente en Paraguay. “Seguimos con problemas de aprobación y burocracia para construir edificios de departamentos, lo que viene desde anteriores mandatos de gobiernos municipales”, señaló, y enfatizó.

“Tenemos que ser inteligentes y que las inversiones se queden acá. Hay mucho por hacer, existen muchos proyectos, pero es muy difícil animarse a hacerlos acá. Antes, debemos asegurar una gestión más rápida, eliminar burocracia y abrir puertas a inversores. No significa que las cosas se hagan como quiere el que construye. Pero es importante que los trámites no sean trabas”.