Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/160424

Caso Maira : “No se ha encontrado cuerpo o lugar donde se haya cometido un crimen”, sostiene la jueza Gómez Samela

La inexistencia de un cuerpo o posible escena de crimen, sumado a conversaciones que incluyen contactos fuera del país y una nota con nombre de mujeres y un precio, sustentan el fallo  de la jueza Yolanda Alvarenga de Gómez Samela, que determina que la causa debe ser investigada en el fuero federal.

La jueza de Garantías de Villa Ángela resolvió decretar la incompetencia en la justicia ordinaria para que investigue la desaparición de Maira Benítez, que el próximo 17 de diciembre se cumplirá un año. “Le declaré la incompetencia y deberá pasar a la justicia federal y en caso que (el juez subrogante de Sáenz Peña) Aldo Alurralde no comparta, yo lo invito a que me mande devuelta (el expediente) porque si no hay un desgaste  que va y viene, y que directamente que lo eleve a la Corte Suprema de Justicia”.

maira.jpg

La jueza Alvarenga de Gómez Samela estimó que su par federal Alurralde no rechazará la competencia “porque en la resolución analizo toda la evolución de la trata de persona y analizo las distintas pruebas que hay, y en un principio el juzgado federal” cuando la fiscal Gisela Oñuk giró la causa al mismo estrado, Alurralde consideró que se podría estar frente a un homicidio.

Pero la jueza Alvarenga de Gómez Samela -tiene claro- que “se realizó una intensa investigación y no ha surgido una prueba o elemento que haga inferir que se trata de un homicidio, es lo que consta en la causa: no se ha encontrado cuerpo, no hay lugar con rastros que diga que hubo un asesinato”.

Además la magistrada sostiene que entre los detenidos no “hay ninguno imputado por homicidio y avalo la hipótesis en esta etapa de probabilidad y provisoriedad de que estamos ante un caso de trata de persona con fines de explotación sexual”.

En otro tramo de sus fundamentos, la jueza fortalece la pista de las fiscales Oñuk y Silvana Rinaldis al dar por acreditado las pruebas logradas a través de los perros K9 de Punta Alta, que ayudaron a hallar una carta con tres nombres de mujeres, que estaba dentro de una caja de vino, y el nombre de uno de los detenidos “Rodri” por Rodrigo Silva, al que debían pedirle la llave en el puesto (que sería el campo donde trabajaba el principal sospechoso.

“Tal vez pudo haber sido trasladada”

Además las pericias hechas a la cuenta de Facebook que usaba Maira, fueron contundentes para que la jueza dictara la incompetencia, ya que en esa cuenta que se recuperó porque la hermana de Benítez dio la contraseña a los investigadores, se encontraron conversaciones de la joven con varios hombres y “de tinte sexual lleva todo a un caso de trata”. Agregó: “Nunca se la encontró (a Maira)  y tal vez pudo haber sido trasladada”.

Es que las pericias informáticas a la cuenta de usuario de Maira, determinaron que “había conversaciones de contenido sexual con personas de diferentes provincias”, además con un supuesto ecuatoriano que vía Cancillería las fiscales requirieron colaboración para localizar al individuo que conversó en varias ocasiones con Maira.

El 17 de diciembre se cumplirá un año de la desaparición de la joven y madre de una nena de 4 años. Se la vio salir de un local nocturno y abordar el auto conducido- según testigos- por Rodrigo Silva, acompañado por Gabriel Cáceres. Los dos y Catalino Silva están con prisión preventiva ratificada hace semanas por la Cámara de Apelaciones de Resistencia.  Están acusados de ser “coautores de la privación ilegítima de la libertad en concurso y trata de personas”.

Además, Sergio Coria, Ramón Cáceres (como coautores) y Belén Ledesma (por encubrimiento), también siguen imputados pero se encuentran en libertad.

 

Lo que dice la carta

Ese papel mencionaba “el nombre de las tres chicas con un precio, buscar en el puesto la llave, y lo firmaba `Rodri`”, precisó  en su momento a NORTE la fiscal Oñuk, sobre la nota que estaba algo deteriorada y debieron reconstruirla, y que de prosperar se convertirá en pieza clave para sostener que Maira fue introducida en una red de trata.

El escrito mencionaba los nombres de tres mujeres: “Jackie, Maira y Karla”, detalló Oñuk.