Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/160281

Justicia

A Francisco lo citaron a declarar en un juzgado de Sáenz Peña. Se tomó un colectivo desde su localidad y llegó un poco más tarde de la hora prevista. Es una causa en la cual aparece como testigo de un hecho poco trascendente en los medios.

Pero, allí se encontró con otras personas de su pueblo. “Esta lento todo, la semana que viene el abogado nos llamará”, le dijo en voz baja. A su alrededor, todo un murmullo. Venia de la boca de un grupo de profesionales del Derecho que en siete idiomas criticaban duramente por las demoras en simples providencias de mero trámite pedidas hace casi dos meses. “No entiendo lo que dicen, pero está todo muy lento”, le explicó el vecino a sus compueblanos.

Las últimas dos semanas mostraron a escasos días de la feria judicial—un panorama complicado, polémico, que mostró por algunos momentos pasajes que son para el espanto en cuanto al contenido de algunas declaraciones sobre planes macabros contra abogados e incluso contra la fiscal de investigación.

No solo algo, sino mucho, en la justicia anda mal. Y lo que es altamente significativo, como sostuvo un juez local, el remedio está dentro de la propia justicia.

Llama la atención por qué no hubo reacciones de los estamentos más altos de la justicia chaqueña ante la revelación de un plan para “liquidar” a una fiscal, por ejemplo.

Y cuando los abogados denuncian que hay una parálisis de la justicia, están tomando como base las demoras que se dan y que llegan a ciudadanos comunes como Francisco, que viajó 75 kilómetros para presentarse en los juzgados de la calle 9 de julio.

Estamos en emergencia judicial, aunque no se lo admita. Y en este tren de cosas ha sido el Colegio de Abogados de esta ciudad, que expuso punto por punto esta situación, que mereció una respuesta del STJ donde entre otras cosas afirma que “pasaron tres meses desde entonces, durante los cuales las circunstancias fundamentales no se alteraron, por lo que no se explica el cambio de criterio de la entidad colegiada”.

¿Se podrá arbitrar los medios necesarios para resolver esta cuestión que tiene su impacto negativo en lo que la comunidad en general—y no solo los abogados—esperan de la justicia?.

dibujo Hipolito.jpg

Sin antecedentes

En el ámbito judicial y de la Salud Pública, antes de fin de año habrá que resolver un drama en puertas: un detenido, de 22 años de edad, por cuestiones de seguridad fue trasladado desde la Comisaría Cuarta de Sáenz Peña a la unidad de Avia Terai. El detenido, tiene intervención de la Cámara del Crimen 1 de esta ciudad, acusado de un homicidio.

En Avia Terai, el preso sufre una descompensación y fue atendido por un médico del hospital público de esa localidad, quien ordenó la urgente derivación al hospital 4 de Junio para estudios más avanzados, siendo acompañado con debida custodia policial. Desde dicho nosocomio se informó que el detenido deberá permanecer internado (con custodia) y aislado por al menos 20 días, por presentar cuadro de “Tuberculosis”, teniendo como antecedente de la enfermedad a un familiar directo.

Ya se enviaron las muestras para análisis de laboratorio en Córdoba pero todo indicaría que se trata de TBC.

El drama que se viene, es que el detenido no podrá permanecer recluido ni el complejo penitenciario, ni en alguna comisaría (con el agravante que pudo haber contagiado a otros presos en la comisaría de Avia Terai), ni tampoco se le podría otorgar una detención domiciliaria por el alto riesgo no solo de la enfermedad sino también por ser un presunto homicida. El caso de esta enfermedad denominada de la pobreza, sacude el ámbito de la justicia local en el tribunal de alzada que pronto deberá someterlo a juicio.

El otro drama

Con lo sucedido en Pampa Almirón donde falleció un operario de Secheep de 37 años al recibir una descarga eléctrica, suman ya 5 los empleados muertos en este 2017. Los técnicos consultados sugieren hacer, ante este esquema de desgracias, otra lectura que va más allá del incidente en sí. Y se preguntan en cuanto sería atribuible al estado de quebranto económico y financiero de la empresa.