Temas de hoy: Torneo Argentino U19 Somos Parte Chaco Somos Todos Transporte público PASO 2019
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/159833
Imponen el uso de “cajas negras” y la AFIP obliga a pagar aportes por adelantado

La industria frigorífica con nuevas trabas que dificultan su recuperación

SÁENZ PEÑA (Agencia) - La industria frigorífica del Chaco vuelve a enfrentarse con imposiciones que “se instrumentan en Buenos Aires, en oficinas donde la teoría es la única aliada”, aseguran los industriales de la carne. Así, citan el caso de la reciente imposición de la Subsecretaría de Control Comercial Agropecuario, que los obliga a utilizar una suerte de “cajas negras”; es decir, cámaras de control en cada una de las plantas de faena.

Esto, señalan los empresarios de la carne del Chaco nucleados en 18 frigoríficos, “es una buena medida, pero no para nuestra región, no se la puede aplicar, dado que el 85% de los productores de ganado no tienen más de 100 cabezas”. “Es decir, son minifundistas ganaderos”, señaló Eduardo Carrara, empresario de Corzuela.

industria frigorifica.jpg
El sector cárnico sigue en un momento crítico. Sin contar las cooperativas, suma alrededor de 500 puestos de trabajo directos, que se ven seriamente complicados en su continuidad.

Desde la órbita nacional se indicó que las autoridades serán inflexibles con suspensiones preventivas ante la detección de ocultamientos, modificaciones o sustituciones al peso de faena, al considerar que ello constituye un fraude comercial. La colocación de lo que vulgarmente se llama “cajas negras” en los frigoríficos de vacunos y de porcinos, es una obligación.

Ya en el mes de junio se determinó un plazo de 30 días para que las empresas proveedoras del sistema de cajas negras y cámaras se inscriban”, luego se impuso otros 30 días para que la Subsecretaría de Control Comercial Agropecuario determine quiénes pueden dar el servicio y finalmente otro plazo de 90 días para que los frigoríficos incorporen la tecnología. “La intención es contar con los datos sobre todo después del noqueo y en la clasificación de los animales”, dicen desde el organismo nacional.

La normativa establece la obligatoriedad de los establecimientos faenadores de las especies bovina y porcina de instalar y mantener en perfecta operatividad al menos un sistema de Controlador Electrónico de Faena (CEF) en la balanza del palco de tipificación o en cada balanza en caso de haber más de una”. El sistema será exigido “a todas las plantas, sin excepciones” y que no se trata de una tecnología costosa ya que según los informes relevados la inversión por planta sería de 4 y 5.000 dólares.

Pagar aportes por adelantado

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) mediante Resolución 4152-E, estableció que los frigoríficos faenadores quedan obligados a ingresar un pago a cuenta por las contribuciones del régimen de seguridad social como requisito para obtener la autorización del Ministerio de Agroindustria para la faena de animales del mes siguiente.

La medida -considera el organismo- tiene como objetivo “combatir la gran evasión de los recursos de la seguridad social detectada en las fiscalizaciones realizadas en este sector”, según indicó el organismo en un comunicado oficial. Para Eduardo Carrara, presidente de la Cámara Frigorífica del Chaco, esta medida “ya estaba operando y en realidad, habla de pagar por adelantado algo que inevitablemente hay que hacerlo”, dijo, pero cuestionó que el canon se tenga que hacer por cabeza faenada y no por cantidad de personal que tenga una planta frigorífica. Según la AFIP, el cálculo surge de multiplicar $40 por animal faenado, tomando como base el promedio mensual de faena del trimestre anterior al pago. Los frigoríficos deberán depositar el mismo mediante transferencia electrónica de fondos hasta el 23 de cada mes y operará a cuenta de las contribuciones patronales con destino a la seguridad social”, se detalló. De esta manera, la medida se integra a la de marzo pasado, que fijó un pago a cuenta de IVA por cabeza faenada.

La AFIP informará periódicamente a la Subsecretaría de Control Comercial Agropecuario los pagos realizados y la misma no habilitará la faena a quienes no hubieran cumplido con esta obligación. Además serán suspendidos por la AFIP del Registro Fiscal de Operadores de Carnes.

Sin levantar cabeza

La industria frigorífica del Chaco no logra reactivarse a pesar que el consumo de carne vacuna creció provocando un incremento de la faena en el orden del 10% en lo que va del año. El sector, sigue en un momento crítico, y sin contar las cooperativas de trabajo, suma alrededor de 500 puestos de trabajo directos, que se ven seriamente complicados en su continuidad, por los altos costos de la energía, el aumento de los combustibles, el costo laboral y los aportes, dijo Eduardo Carrara, de la Cámara Frigorífica del Chaco.

Señalo, a modo de ejemplo, que su planta faena solo tres veces por semana, y que cuenta con una enorme capacidad ociosa que “siempre estamos esperando mejores condiciones del mercado y de la economía, pero seguimos sin poder reactivarnos”, dijo.

En la provincia se faenan alrededor de 9.000 cabezas mensuales entre las plantas que integran la Cámara Frigorífica del Chaco, lo que implicaría según indicó Carrara unas 120.000 anuales. “Creemos que podríamos faenar el doble, cuando la capacidad ociosa es altísima, y cumpliendo con los requisitos que exige la ley”, indicó.

La industria frigorífica chaqueña, que ya viene complicada por tener una capacidad ociosa del 70%, encuentra un fuerte escollo ante la apertura de importaciones de cuero. “Acá tenemos muchos cueros, pero pocos o casi nada de compradores y la importación nos tira abajo los precios”, expresaron los matarifes.

Cabe señalar que gran parte de los gastos operativos eran cubiertos con la venta de los cueros producto de las faenas, y el valor de los mismos en esta fecha con relación a principios del año pasado cayó en un 70 %.