Temas de hoy: Fonplata GIRSU Cámara Nacional Electoral Boleta corta Paro de colectivos
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/159641

Aves icónicas, versátiles y cosmopolitas: Las palomas

Apiñadas en cualquier parte donde se les obsequia comida, andando a lo largo de los parques, plazas y jardines o quietas en lo alto de los edificios, las palomas son unos de los animales más comunes en nuestras ciudades.

En efecto, junto con los gorriones son parte de la fauna urbana y con otros organismos como ratones, moscas, cucarachas conforman la denominada fauna sinantrópica. Otras congéneres en cambio habitan ámbitos rurales y ambientes naturales. A veces no valoramos a las palomas, sin embargo estos animales han significado mucho para nuestros antepasados. Estas aves curiosas y sorprendentemente perspicaces pertenecen a la familia Columbidae. 

escolar.jpg

Las colúmbidas (Columbidae) son una familia de aves del orden Columbiformes que incluye las palomas, las tórtolas y formas afines. Existen unas 310 especies en la familia Columbidae, y unas decenas en el género Columba. Así, el calificativo “paloma” se atribuye a varias especies de esta, pero las del género Columba son las llamadas “palomas típicas” en sentido estricto. Las especies de paloma más conocidas son la paloma bravía (Columbia livia) y su subespecie, la paloma doméstica (Columbia livia domestica).

Características sobresalientes

Las palomas son aves relativamente pequeñas y de cuerpo compacto. La cabeza es reducida y las patas, sin plumas, son cortas. Poseen un pico pequeño y ligeramente curvado hacia abajo, en cuya superficie se sitúan 2 orificios nasales protegidos por una capa membranosa llamada opérculo. Sus alas son grandes y se impulsan gracias a potentes músculos. La cola es corta. El tamaño, peso y color del plumaje varían mucho entre las especies. La paloma bravía mide entre 29 y 37 centímetros de longitud y 62-72 centímetros de envergadura.

escolar2.jpg

Los individuos silvestres o ferales pueden pesar de 238 a 380 gramos, pero las domésticas suelen ser un poco más pesadas debido a la abundancia de alimento que encuentran en las zonas pobladas. Dos de las más grandes especies del género son la paloma japonesa (Columba janthina) y la paloma torcaz (Columba palumbus), con 37-43.5 y 38-44.5 centímetros de longitud, respectivamente. El color del plumaje es muy variado.

Algunas muestran un color marrón claro o grisáceo opaco, y otras lo tiene más oscuro, azulado o con patrones de puntos o franjas más claras. Ciertas especies cuentan con toques iridiscentes, especialmente en el cuello o en las alas, como la paloma bravía, que suele desarrollar tonalidades verdes y rosadas o púrpuras desde la nuca hasta un poco más abajo del cuello.

La paloma de Nicobar (Caloenas nicobarica) posee una bonita capa gris con colores verde y cobre muy brillantes, mientras que la paloma ojigualda (Columba arquatrix) tiene alas y espalda marrones con pequeñas y redondeadas manchas blancas. Muy llamativa por sus colores es la paloma arcoíris (Treron vernans) del sureste asiático.

Hábitats y hábitos

Las palomas según las especies y variedades viven en habitas muy diferentes tanto urbanos, como rurales y naturales, desde parques plazas y jardines, tierras de cultivos, barbechos y baldíos, hasta áreas rocosas, pastizales y bosques.

A escala planetaria, las colúmbidas se distribuyen por todo el mundo, excepto la Antártida y el Ártico, y con centro de dispersión en América Central. La mayor diversidad de especies la tienen la ecozona indomalaya y la ecozona de Australasia.

En Argentina y en nuestra región en particular, las más conocidas son la Torcaza (Zenaida auriculata), la Yerutí Común (Leptotila verrauxi) y la pequeña Picuí o Torcacita Común (Columbina picuí). Las Palomas son monógamas y se aparean de por vida. Entre los 8 y 12 días luego de aparearse depositan 1 o 2 huevos que incuban en aprox. 18 días.

Estos pichones están prontos para el vuelo a los 35 días y comienzan a independizarse de sus progenitores. Los nidos, normalmente débiles, están elaborados con ramitas, y los huevos, normalmente dos, son incubados por ambos sexos. Tienen varias nidadas al año y pueden poner huevos antes de que los pichones de la nidada anterior abandonen el otro nido.

Naturalmente la paloma se alimenta básicamente de semillas, granos y frutos. La paloma bravía come semillas y frutos, y ocasionalmente atrapa invertebrados, como insectos y arañas, con los que complementa su dieta. Artificialmente es frecuente que el ser humano aporte otros alimentos a las palomas, por ejemplo: migas de pan.

escolar3.jpg

De este modo, para la paloma es mucho más fácil alimentarse en la ciudad que en el medio salvaje. Las palomas urbanas viven de la basura y ya no tienen que rastrear los campos para conseguir, a duras penas, algo de comer. La comida está en la calle, con lo cual el esfuerzo para conseguir el alimento es mínimo.

Estas aves alimentan a sus pichones con una secreción denominada leche del buche que se secreta por células especiales. Ambos sexos producen esta substancia muy nutritiva para alimentar al joven. Las palomas jóvenes se denominan pichones.

Beben agua continuamente; cuando lo hacen, toman primero pequeños sorbos y después inclinan hacia atrás la cabeza para tragar el líquido Son las palomas aves tímidas, que prefieren huir ante el peligro antes que atacar. Generalmente se las ve durante el día, y por la noche habitúan descansar. Si hace mucho calor en el día dejan sus actividades y se protegen para evitar que su cuerpo se sobrecaliente.

Pueden pasar mucho tiempo juntas y alimentarse en bandadas. Son muy vocales, es decir, emiten varios tipos de vocalizaciones con distintos fines como atraer una pareja o mostrar alarma. Son, al parecer, más inteligentes de lo que se cree, como se ha comprobado con las palomas bravías salvajes, domésticas y ferales.

Gracias a su prodigiosa memoria, tanto visual como olfatoria (pueden recordar el olor de la zona donde viven) en estado salvaje pueden acordarse el camino para volver a su nido desde distancias muy largas. Aprovechando estas cualidades se adiestraron las palomas mensajeras, que son palomas domésticas criadas para enviar pequeños paquetes de hasta 75 gramos o papeles con mensajes que se sujetan a una de sus patas.

Fueron muy utilizadas en tiempos de la I Guerra Mundial e incluso una hembra, llamada Cher Ami, fue condecorada con la Cruz de Guerra por su servicio de mensajería. Las personas que crían palomas se denominan colombófilos.

Simbolismos. La paloma, un ave icónica

La paloma es también un animal con significado simbólico, con connotaciones y denotaciones positivas o benignas en la mayor parte de las culturas. En el Antiguo Testamento de la Biblia se relata que Noé dejó ir una paloma desde el arca después del Diluvio para probar hallar tierra firme, y que aquella volvió con una rama de olivo en el pico. Además, en el Nuevo Testamento, el Espíritu Santo descendió desde los cielos con apariencia de paloma sobre Jesucristo en el momento en que este era bautizado.

Por otra parte, el profeta llamado en español Jonás, en su genuino nombre hebreo es llamado Yonah, es decir, ‘Paloma’. La paloma es el símbolo del candor, la sencillez y la inocencia, y esencialmente de la correcta paz o la armonía. Estaba consagrada a Venus, que la cargaba en la mano y la ataba a su carro, según Apuleyo.

Eliano añade que algunas veces se transformaba ella misma en paloma, por lo que el comerlas estaba reservado a sus sacerdotes. Homero cuenta que unas palomas se tomaron el cuidado de alimentar a Zeus, fábula fundada en la circunstancia de que una misma palabra significa en lengua fenicia ‘sacerdote’ y ‘paloma’.

Actualmente, la representación de una paloma blanca con una rama de olivo en el pico es un símbolo de paz y pureza en las sociedades occidentales, imagen inmortalizada por Pablo Picasso en su Paloma de la paz.

Más allá de los simbolismos… Animales de cuidado

La paloma es un ave que universalmente se asocia con la Paz y el Amor, razón por la cual es erróneamente protegida por aquellos bien intencionados que las suponen encantadoras y gráciles. Sin embargo, las palomas, por su adaptabilidad y rápida reproducción, son tan abundantes en algunas ciudades, que se les ha llegado a considerar una plaga.

En realidad, a la paloma se la vincula con a más de 50 enfermedades y ectoparásitos asociados a sus pichones, sus nidos y sus excrementos. Se sabe que al menos tres enfermedades humanas están asociadas con los excrementos de las palomas (zoonosis por deyecciones): criptococosis, histoplasmosis y psitacosis.

Además de la contaminación debemos tener en cuenta los daños que provocan sus deyecciones, las cuales por su acidez dañan mármoles, piedra caliza, superficies pintadas, vehículos, ropas, veredas, balcones, ventanas, etcétera. También se debe tener en cuenta el daño que causan a los alimentos y especialmente granos almacenados y que se usan para ser procesados, y en ámbitos rurales a los cultivos. 

Fuentes: http://conabio.inaturalist.org/taxa/Pinknecked_ Pigeon - ttp://wikifaunia.com/aves/paloma - http://www.bioenciclopedia.com/paloma http://www.botanical-online.com/animales/paloma.htm - http://www.exterminator-ec.com/index.php - http://www.fotosaves.com.ar/Columbiformes/FotosColumbiformes.html