Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/159466
Miguel Angel Fernández
Por: Miguel Angel Fernández

Macri ganó la cuerda rumbo al Congreso y apremiará el jueves el respaldo de gobernadores

Volvió después de dos días en Nueva York buscando captar inversiones pero con la mala noticia de que el gobierno de Trump no cede en escollos a las exportaciones del bioetanol argentino, el presidente Macri llegó a Ezeiza y se dirigió a presidir el esperado encuentro con los 24 gobernadores con una intervención de una hora que, a la postre, le sirvió para ganar la cuerda rumbo al Congreso Nacional que resolverá la aprobación de su paquete de consenso fiscal basado en un proyecto de ley que el ministerio de Dujovne recién tendrá listo para elevarlo mañana a la consideración parlamentaria.

Sin embargo, fiel a su estrategia de capitalizar impactos mediáticos, el presidente abrió un cuarto intermedio que considera definitorio y la complejidad de las reformas en danza aconsejaría evitar la precipitación, profundizando los compromisos lanzados, punto por punto.

Es lo que el ministro de Hacienda y Finanzas, Cristian Ocampo, explicará mañana cuando asista a la Comisión de Hacienda de la Legislatura que analiza el proyecto presupuestario 2018 de la provincia, porque en el debate nacional abierto y sin que los gobernadores hayan asegurado su apoyo conjunto, hay mucho que sumar, restar, zurcir y bordar para redondear conclusiones del impacto en la complicada estabilidad fiscal de la provincia.

Capitanich junto a Macri

Si el presidente reanuda el cuarto intermedio sentando otra vez al gobernador del Chaco a su derecha, como ocurrió con Peppo, esta vez tendrá que hacerlo con Capitanich, no el exgobernador y actual intendente de Resistencia, sino su hermano Daniel, que como vicegobernador estará al frente del Poder Ejecutivo en los próximos diez días hasta que Peppo regrese del viaje que inició llegando en el mediodía de ayer a Barcelona y después incursionando en la cumbre mundial del cambio climático que finalizará el 17 de noviembre en Bonn.

Intervenir en esa negociación representando los intereses de la provincia no será la única misión delicada del ex intendente de Campo Largo, porque le corresponderá rubricar, asistido por el ministro Ocampo, la documentación del acuerdo financiero que Peppo cerró en un vuelo relámpago del martes con el ministro del Interior y ya homologó el Ministerio de Hacienda: se trata de la prórroga de una asistencia de 1.400 millones que vencía a fin de año y que se afrontará recién cuando esta provincia coloque sus bonos del crédito público en dólares o euros en el mercado exterior, buscando tasas inferiores al nivel impagable de las que fija el Banco Central tratando de frenar la inflación, pero trabando también los intentos reactivadores sobre todo en economías regionales jaqueadas por el centralismo imperante, como es el noreste.

Buenos Aires ganadora

Cualquiera sea el resultado de la segunda ronda de negociación del consenso fiscal, salta a la luz que la gran ganadora ya fue la provincia de Buenos Aires, a la cual se le aseguraron 20.000 millones de su demanda de actualización del fondo del conurbano, pero que ahora sorprendió a todos con la corrección del ministro Hernán Lacunza, asegurando que a decir verdad, el logro se duplicará, llegando a 40.000 millones. Ese punto ya abrió una grieta en el consenso federalista que debe decidir si retiran todas las objeciones ante la Corte Suprema, como la que formalizó el Chaco.

Es obvio que no pueden existir desacuerdos en disminuir la presión fiscal sin precedentes sobre los sectores productivos, pero todos se embretan solos, el propio Macri también, cuando por una vía o por otra, se deben atacar los excesos y hasta los dispendios solapados del fenomenal gasto político, donde hay tantos desbordes que nadie puede tirar la primera piedra, ni siquiera el diputado radical breñense Livio Gutiérrez, que como un Papá Noel salió a propiciar un bono de 3.000 pesos para cada agente público, activo y pasivo.

Este es el gato al que nadie se atreverá a ponerle el cascabel y pesa para fundamentar la sensación colectiva de que la promesa presidencial de “ninguna provincia recibirá menos de lo que tiene asignado” significa un premio consuelo de un amague de transformación sustancial de la ética del poder en la Argentina donde las desigualdades, aunque resalten como escandalosas, terminan siendo intocables porque nadie da un paso al costado y las responsabilidades fundamentales son eludidas, aunque el partido judicial, disciplinado, ponga su cuota mediática cada día en la televisión hegemónica y ella sirva para no mostrar los verdaderos problemas de un país que no arranca.  

 

El jesuita Lugones, valorado en el Chaco, al frente de la Pastoral Social del Episcopado

La Conferencia Episcopal al renovar sus autoridades confió la estratégica Comisión de Pastoral Social a un jesuita muy valorado en el Chaco por su paso como párroco de San Francisco Javier y superior de la residencia anexa, además de su labor académica en el Seminario Interdiocesano La Encarnación. De aquella etapa se recuerda la presidencia de la Fundación San Javier con los programas “Chicos en la calle” y “Niños en riesgo”. Tambien dirigió la casa “San Ignacio” de ejercicios espirituales. Hay un hecho sobresaliente: cuando el 2 de junio de 1999 el Papa (hoy) San Juan Pablo II lo designó obispo de Orán, en Salta, su ordenación se consumó en Resistencia, en una gran ceremonia en el Domo del Centenario el 30 de julio donde el obispo consagrante no fue otro que el cardenal Jorge Mario Bergoglio, entonces arzobispo de Buenos Aires, junto al titular dela arquidiócesis de Resistencia, Carmelo J. Giaquinta y el arzobispo emérito monseñor Juan J. Iriarte. Pero el 22 de noviembre de 2008, Lugones dio un paso mayor: fue promovido como obispo de Lomas de Zamora que tiene un área muy amplia con los municipios bonaerenses de San Vicente, Presidente Perón, Almirante Brown, Ezeiza, Esteban Echeverría y, por supuesto, Lomas de Zamora. Lugones tiene estrecha relación con el Papa desde que éste era el superior regional de la Compañía de Jesús. Y no puede olvidarse su primera etapa universitaria cuando se graduó como médico veterinario en la Universidad Nacional de La Plata.

Hubo alguna especulación en la prensa macrista sobre la orientación crítica que Lugones le dará a la Pastoral Social por su sensibilidad con los problemas de la pobreza, de la vivienda y porque coordina a nivel nacional un proyecto inspirado en la encíclica Laudato Sí del Sumo Pontífice.

Se trata del proyecto Cuidadores de la Casa Común que fue premiado con el “Poliedro por la Paz” por la Comisión Nacional de Justicia y Paz en un acto realizado el miércoles 8 en el salón Libertador de la cancillería argentina, con presencias significativas como la de la vicepresidente de la Nación, Gabriela Michetti. Lugones no pudo concurrir porque estaba participando de las deliberaciones de los obispos de todo el país, entre ellos Ramón Dus, arzobispo de Resistencia, a quien se le confió la presidencia de la Comisión de Asuntos Bíblicos, que son su especialidad.

 

 

Especulación en Roma

La jueza federal Nº 1 de Resistencia, Zunilda Niremperger, al ser consultada por este diario se mostró sorprendida por especulaciones periodísticas (Ambito Financiero) que asignaban al foro de magistradas de muchos países una inclinación por defender la gestión de la procuradora Gils Carbó, ya renunciada y con alejamiento el 31 de diciembre, como también ejercer una presión en el Vaticano sobre la reforma judicial que impulsa el gobierno de Macri. “Aquí el tema de la convocatoria fue la trata de personas que califiqué como delito imprescriptible y ni siquiera el Papa Francisco intervino en las deliberaciones”, respondió la jueza, aportando las conclusiones que publicamos en nuestra edición de ayer.