Temas de hoy: Cierre de listas Siete fórmulas Ministerio de Seguridad Leer en la ciudad Jorge Luis Borges
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/158322

¿Ganan dinero los músicos con sus publicaciones en red?

El streaming (una forma de escuchar música sin bajar un archivo a la computadora o teléfono) se convirtió en recurso fundamental para los amantes de la música, pero muchos artistas allá afuera tienen una opinión muy negativa sobre esta vía de acceso. Y la razón no es otra más que el dinero.

Sin embargo, ¿realmente se gana tanto dinero con la música en línea? Algunos incidentes entre grupos y cantantes con los principales distribuidores han sido bien documentados y dan la falsa idea que se está peleando por un enorme y millonario filón, pero ninguno de los consultados sabe o quiere hacer público su éxito en la red medido en dólares. Todo indica que los valores finales son mucho más bajos de lo que la gente imagina. Hay otro detalle, y es que casi todos los servicios trabajan a pérdida, según los balances públicos de esos sitios.

chaque.jpg

Uno de los primeros artistas en reconocer el potencial de Internet fue el eterno David Bowie. Del otro lado, el paladín de la lucha contra la música en la red, Prince, quien controlaba su propiedad intelectual con mano de hierro y terminó envuelto en demandas ridículas, atacando incluso a sus propios fans.

Era la época de la música “gratis” en formato MP3, con gigantescos servicios como Napster, que aunque se encargaban únicamente de mediar entre la computadora con la música y la de los fans, enfrentó demandas millonarias por piratería, debiendo reconvertir su incipiente modelo de negocio.

Con el avance tecnológico que permitió redes más veloces apareció el streaming, que se transformó en una vía legal para acceder al contenido sin perjudicar a los artistas.

Uno de los beneficios más importantes del streaming es que quebró la hegemonía de las compañías discográficas, abriendo las puertas a miles de artistas independientes a veces con acceso gratuito basando los ingresos en publicidad. Esencialmente el streaming funciona como una radio, inyectando la ocasional publicidad entre un tema y otro. El resto de los ingresos depende de cuan popular y atractivo sea el intérprete lo que lo hace ganar más dinero. La gran pregunta es «cuánto».

Hay que estar

De acuerdo a datos difundidos por el portal Information Is Beautiful no es mucho dinero lo que se gana en la red, pero es necesario estar para no seguir en el anonimato. El cálculo que se hizo está basado en un salario mínimo de 1.472 dólares mensuales número que cambia bastante dependiendo de la región, pero si se toman los 10.5 dólares por hora de un lugar como California, eso da unas 35 horas semanales de reproducción de un tema para llegar los 1472 dólares y a dos minutos o menos por tema el panorama se va poniendo más fácil de analizar.

chaque2.jpg

Si un artista independiente espera que una canción le permita alcanzar dicho salario mínimo, el último servicio que debería usar es YouTube. De acuerdo al análisis YouTube paga 0.0006 dólares por reproducción, o sea que necesita 2.4 millones de hits. Cada stream de Spotify entrega seis veces la suma de YouTube, y coloca el piso en 380 mil reproducciones. Todos los demás servicios pagan más. Google Play se ubica en 0.0059 dólares por stream, y Apple Music queda cerca de duplicar a Spotify con 0.0064 dólares. Los más generosos son Tidal y Napster, con un centavo de dólar por stream, pero no superan los diez millones de usuarios combinados. Analizando los números de artistas cobijados en un sello discográfico, los ajustes están en centésimas de centavo, pero si hay algo aún más impactante en el estudio es que todos los servicios (salvo Google Play y Apple Music que no tienen información) trabajan a pérdida. Spotify quema casi 200 millones de dólares al año, mientras que YouTube pierde 174 millones en el mismo período.

Obviamente, esta compilación no contempla factores como el derecho de autor, las recaudaciones de las giras y otros acuerdos secundarios que son el verdadero ingreso de los artistas (de los consagrados al menos), pero todo parece confirmar que el streaming no es una vía de ganancias, sino de promoción y secretamente se dice que los grandes artistas y sus representantes pagan para estar en las listas mientras millones de aficionados o bohemios músicos independientes sueñan con ser tocados por la varita mágica y ver sus temas despegar hacia arriba rumbo a la fama. ¿Importa el dinero para ese grupo?,  todo indica que no mucho, las grandes ligas no juegan en Internet sino en las oficinas de las discográficas que -al fin y al cabo- nunca pierden en este juego.