Temas de hoy: Presupuesto 2020 Donald Trump Lionel Messi gabinete provincial Caso Lorena Romero
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/158036

El tren de los sueños del otro Maradona

Cuando el doctor Esteban Laureano Maradona murió, el 14 de enero de 1995, le faltaban escasos meses para cumplir los 100 años. Más de 50 los vivió en Estanislao del Campo, una localidad formoseña ubicada sobre la ruta 81, entre Pozo del Tigre e Ibarreta. Visitamos su casa, declarada de interés histórico, para ver dónde y cómo vivió ese hombre en cuyo homenaje, cada 4 de julio, se celebra el Día del Médico Rural.

Por Aracely Maldonado

Fotos: Guillermo Sarquís  

maradona-JOVEN.jpg

El monte viaja en el reflejo de sus pupilas nubladas por el recuerdo de Aurora.

Desde que salió de Asunción del Paraguay no deja de pensar en ella. Y en la Guerra del Chaco (1932-1935), que acaba de finalizar. Ahí se había anotado como camillero, para asistir a los soldados de ambos bandos, pues para Esteban “el dolor no tiene fronteras”.

Antes había realizado estudios de botánica en la Isla del Cerrito, y dictado en Resistencia un ciclo de conferencias sobre seguridad laboral, en el marco de la Ley de Trabajo. Esto disgustó al gobierno militar del general Uriburu, por lo que decide irse del país adonde ahora regresa.

El gobierno paraguayo había intentado retenerlo dado su abnegado desempeño como jefe del Hospital Naval y en la colonia de leprosos de Itapirú. Sin embargo, el doctor Maradona ya había proyectado viajar hasta Formosa, en donde tomaría un tren a Salta para luego ir a visitar a su hermano en Tucumán. La meta final era Lobos, provincia de Buenos Aires, lugar de residencia de su madre y en donde instalaría un consultorio médico. Pero uno nunca sabe en qué estación la vida propone bajar.

 

Un parto

Mercedes Almirón de Rodríguez, se debate entre la vida y la muerte.

A lo lejos se escucha el traqueteo de los vagones sobre las vías.

El cartel indica que el tren llegó a Guaycurri (hoy Estanislao del Campo), un caserío sin agua potable ni luz eléctrica, habitado por pueblos indígenas de diferentes etnias, en medio del monte chaqueño.

Un hombre corre hacia el andén.

-¿Hay algún médico entre los pasajeros? - pregunta con desesperación.

Esteban Laureano Maradona desciende y asiste con éxito el parto de Mercedes. Aquella beba, Doris Emilce, aún vive en Tucumán.

Es 2 de noviembre de 1935.

En el monte 

Una parte de su testimonio se transcribe en la revista Historias de la Argentina secreta (1986): “Cuando yo llegué empezaron los problemas. Todo esto era monte, solo había cuatro o cinco ranchos y estaba todo rodeado de indios, que por otra parte me querían matar. Tanto que uno de ellos, que era famoso, me agarró de las solapas y me sacudió, amenazándome. Pero nunca les tuve miedo ni me demostré asustado. Y no por dármelas de valiente. Sino que soy así nomás. Pero con la palabra dulce y la práctica de la medicina, tratando las enfermedades, dándoles tabaco y consiguiéndoles ropas, las cosas fueron cambiando. Así los traté hasta hoy. Me remangué, me metí en el monte sin ningún temor, arriesgando mi vida y también mi salud”. 

pieza2.jpg
En este mortero molía las hojas que recogía en el monte, guiado por la sabiduría ancestral de tobas y pilagás. El médico se dedicó a investigar científicamente la flora y la fauna, pero también la vida y cultura de los pueblos originarios de la región. Así logró erradicar de la zona la lepra, el chagas, la sífilis, la tuberculosis y el cólera.

Biografía

Esteban Laureano Maradona Villalba nació el 4 de julio de 1895 en Esperanza, provincia de Santa Fe. Su madre, Encarnación Villalba, era de familia estanciera y su padre, Waldino Maradona, sanjuanino, maestro, periodista y productor rural, amigo de Domingo Faustino Sarmiento, llegó a ser senador de Santa Fe.

El buen pasar económico de la familia Maradona no le impidió a Esteban disfrutar de la marisca (la caza, la pesca y la recolección de frutos) a orillas del río Coronda, adonde transcurrió su infancia.

pieza.jpg

Se recibió de médico en 1926, en la Universidad de Buenos Aires.

Entre los tantos reconocimientos que obtuvo figuran: La Orden al Gran Soldado Paraguayo (1942), La Palma de Oro (Escuela de frontera Nº 6 de Laguna Blanca -1973), Médico Rural 1980, Estrella de la Medicina para la Paz (Naciones Unidas, 1994). Fue propuesto al Premio Nobel de la Paz en 1988 y 1993.

Un legado

En el país hay con su nombre salas de primeros auxilios, avenidas, hogares y asociaciones sin fines de lucro, en lugares tales como Portón Negro (Clorinda), Formosa capital, Pilar (Buenos Aires) Famaillá (Tucumán), Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Río Grande.

El 27 de junio de 2001, el Congreso de la Nación Argentina sancionó la ley 25.448 por medio de la cual se declara el 4 de julio Día Nacional del Médico Rural, en conmemoración al natalicio del doctor Maradona.

Escribió una veintena de libros (ver recuadro), la mayoría sin ser publicados aún. Por resolución de 1994, el Congreso de la Nación Argentina debía editarlos y donarlos a las bibliotecas populares del país, tal como fue el legado de su autor, pero eso aún no sucedió. 

pieza3.jpg

 

El reencuentro 

El monte vuelve a asomar por la ventanilla del vehículo que traslada a Esteban a la ciudad de Rosario. Es 1986. Viejo y enfermo, no deja de recordar a Aurora Ebaly, sobrina del presidente paraguayo, única novia que se le conoció y con quien se comprometiera, tiempo antes de que ella falleciera de fiebre tifoidea, el 31 de diciembre de 1934.

El 14 de enero de 1997, a las siete de la mañana, en la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, la muerte los reencontró. Porque el juramento de los enamorados no es “hasta que la muerte nos separe” sino “hasta que la muerte nos encuentre”. 

* Nota publicada en el periódico Acción, de Incupo Nº 501.

 

Libros publicados

PORTADA-.jpg

• A través de la selva, estudio antropológico donde además relata sus contratiempos en Estanislao del Campo.

• Recuerdos campesinos.

• Una planta providencial (el yacón).

No editados: Animales cuadrúpedos americanos (tres volúmenes con ilustraciones), Aves (también tres volúmenes con ilustraciones), Dendrología (cinco volúmenes con representaciones gráficas de las especies), El problema de la lepra. Profilaxis y colonización, El problema del vinal. Propiedades, usos y distribución en Formosa, Historia de la ganadería argentina, Historia de los obreros de las Ciencias Naturales (de botánica y zoología americanas), La ciudad muerta (historia de los primeros años de la ciudad de Concepción del río Bermejo), Páginas sueltas (periodístico), Plantas cauchígenas, Vocabulario toba-pilagá (más de 3000 palabras traducidas al español).