Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/157767
Miguel Angel Fernández
Por: Miguel Angel Fernández

Si el portazo de Rozas carece de peso electoral, Convergencia inició la retirada

Para el escenario chaqueño fue la noticia más impactante de la semana y tuvo un gran despliegue en el plano nacional: al sentirse desairado por no haber sido invitado a rondas de gabinete (como la que presidió Marcos Peña el lunes) y enterarse a través de la prensa del viaje de Macri a Pampa del Infierno y de una reunión partidaria en Sáenz Peña, Angel Rozas decidió dar un portazo al término de la reunión del interbloque UCR-Cambiemos en el Senado anunciando que renunciaba a la presidencia de manera irrevocable.

Aclaró, no obstante, que seguirá presidiendo la bancada radical en la Cámara Alta, pero produjo un roce entre Macri y su principal partido aliado, ese tradicional radicalismo que le asegura soporte territorial en la medida en que Cambiemos no es un partido político con estructura en todo el país y el ejemplo lo brinda su escasa organización en esta provincia donde cuenta solo con el diputado Obeid.

Ante el hecho consumado

Dice Ignacio Zuleta Puceiro (ex Ámbito Financiero) en su portal que con una UCR sin conducción, porque su presidente santafesino es solo decorativo, figuras tradicionales como Ernesto Sanz, el “duro” gobernador de Jujuy Gerardo Morales y Mario Negri se enteraron del hecho consumado del portazo del exgobernador chaqueño y fuerte productor agropecuario en General Pinedo y otras zonas. Rozas ya había tenido un cruce con Gabriela Michetti, que preside la Cámara Alta, pero el desaire presidencial lo llevó también a recordar recomendaciones prudentes de sus cardiólogos después del episodio que pudo superar este año al cabo de una reunión de su movimiento Convergencia Social en la Isla del Cerrito. 

M930.jpg

Las disculpas que le transmitieron Paula Bertol y hasta Lucas Figueras no hicieron retroceder a Rozas que enseguida advirtió que la prensa macrista le reprochaba que ya había provocado un roce cuando intervino en la selección de candidatos a diputados provinciales e impuso como cabeza de lista al actual presidente del bloque opositor, el saenzpeñense Carim Peche. 

¿Se metió o no en la campaña?

Algunos radicales leales a Rozas en las buenas y en las malas aseguran que es falso que el caudillo de General Pinedo impusiera a Peche para preservar la histórica hegemonía de Convergencia Social porque “Angel ni siquiera estaba en el país” cuando se estableció la precedencia de la lista y fracasó el intento, en el cual se esforzó Lucas Figueras, ligado a vínculos familiares chaqueños, por imponer a Leandro Zdero, en dupla con Aída Ayala, inamovible cabeza de lista de diputados nacionales, en este caso como resultado de dos imposiciones de Buenos Aires: Macri en favor de Aída y “Lilita” Carrió, aliada clave desde la Coalición Cívica como mosquetera mediática, exigiendo un tercer mandato para su mano derecha en los trámites legislativos, Alicia Terada. (Aun cuando se apoya en otro oriundo del Chaco pero muy ajeno a las peripecias políticas de estos pagos, como es Fernando Sánchez, nieto del abogado Marcelino Sánchez, aquel que le llevó a Felipe Gallardo la oferta para que a través de la CGT se comprara “El Territorio”).

Convergencia en silencio

El movimiento que fue la semilla para doce años de gobiernos radicales en esta provincia (dos mandatos de Rozas y uno de Roy Nikisch) hasta ahora se mantuvo en silencio ya sea por prudencia o especulación. Solo la vicepresidente Gabriela Michetti, en su segunda visita a Resistencia en pocas semanas, lamentó la renuncia de Rozas y el silencio de radio de los demás fue más que llamativo.

No se dio por enterada Aída Ayala para valorizar al renunciante como también (eso se le viene reprochando en las tribunas del frente oficialista Chaco Merece Más), ha omitido la disputa de las provincias contra la riesgosa extracción de 53.000 millones de la torta coparticipada o de la resistencia de las 13 provincias que no transfirieron a sus cajas a igualar para abajo las jubilaciones como pretende la embestida presidencial, lo cual en el Chaco tiene un escollo constitucional que protege el 82% móvil, pero igualmente lo invoca la Atech, por ejemplo, para mantener su rutina de cerrar escuelas cada semana por lo menos 48 horas.

Dos anécdotas dos

Cuando Rozas dice que no puede consentir cualquier cosa de las decisiones de la Casa Rosada, debe recordar una anécdota vinculada con la defensa del sistema jubilatorio que debe impulsarlo a no quedarse callado. Cuando el gobernador Tauguinas, de Acción Chaqueña, quiso aceptar la propuesta del ministro Cavallo y envió el proyecto de ley a una Legislatura casi siempre adversa, el caudillo de General Pinedo, que ya había roto con el MAY de Luis León, tenía su propio bloque y fue terminante: “Si se va a tratar ese proyecto no tengo nada que hacer”, dijo, y se retiró del recinto marcando una posición que hoy se actualiza.

Pero hay un ejemplo administrativo, muy reciente, que procede del Insssep: el área de Jubilaciones advirtió que cuando el ingeniero Oscar Bonfanti, siempre cercano a Aída Ayala, asumía la jefatura del Distrito 18º de Vialidad Nacional, tenía que optar por cobrar su sueldo de la Nación o seguir percibiendo su jubilación con el 82% móvil.

La respuesta fue, nos dicen del Insssep, que Bonfanti optó por seguir cobrando su jubilación.

Tensión en la Magistratura

Se comentaba ayer que después del impacto de la renuncia de Rozas estalló la interna de Cambiemos por el control del Consejo de la Magistratura (que Rozas sigue integrando) ante el manotazo de Mario Negri, jefe del interbloque de diputados, que se hizo nombrar en ese cuerpo para ocupar el asiento del correntino Gustavo Valdés, cuyo mandato termina el 10 de diciembre y es el candidato que Ricardo Colombi quiere convertir en gobernador de Corrientes, a capa y espada, el próximo domingo.

El problema es que el cordobés Negri, probable nuevo presidente del Comité Nacional de la UCR, no solo tapona a su coterráneo Diego Mestre, sino a la candidata Paula Oliveto, de Elisa Carrió, para tener una espada más de presión a la justicia. Hasta se dice que Cambiemos podría objetar la continuidad de Rozas en función a los resultados electorales del 22, cuando coseche legisladores para adquirir más fuerza propia.

Y mientras los chispazos internistas asoman en el oficialismo, el inefable Miguel Pichetto sale a decir que no aceptará kirchneristas en el bloque del Frente Para la Victoria cuando la chaqueña Pilatti Vergara será una de las primeras en acompañar a Cristina Kirchner. Y nadie sabe qué hará el otro senador chaqueño, Eduardo Aguilar, que alejado del frente que encabezan Peppo, Capitanich y Martínez, acaba de reaparecer en las lunetas de colectivos de la empresa correntina ERSA, recordando que hace cuatro años él fue uno de los impulsores del Parque de la Democracia. ¡Cosas veredes, Sancho!

¿Quo vadis Convergencia?

Si es cierto que los partidos políticos van camino a esfumarse y lo que importan son las figuras que se proyectan a través de la TV y las redes sociales, cabe preguntarse cómo acomodará las calchas Convergencia Social con su líder dispuesto a no admitir desaires ni acompañar lo que contradiga su conocida prédica política de muchos años, registrada especialmente en su libro “El valor de la palabra”.

Convergencia todavía contará, hasta el 2019, con los mandatos de los diputados provinciales Gutiérrez, Dumrauf y Gustavo Corradi, en tanto que hasta el 2021 dispondrá de Carim Peche con mandato renovado y también Alejandro Aradas, una cara nueva. Durante dos años más seguirán Domínguez de Encuentro Cívico y Pablo Curín y Claudia Noemí González (presidente de la comisión de Asuntos Indígenas), de Somos Parte y quedará también hasta 2019 Luis Alberto Obeid del PRO. Entre los que estrenarán sus bancas estarán Leandro Zdero y Carmen Delgado del NEA, la línea de Aída Ayala, mientras que Somos Parte mantendrá a su principal figura, el exgobernador Roy Nikisch, y Carina Noemí Batalla.

Si este radicalismo supera la anestesia obediente, la presidencia del bloque tendrá tres aspirantes: Zdero, Nikisch y naturalmente Carim Peche. No hay nada acordado, como también se pujará por los dos cargos en el Consejo de la Magistratura, una aspiración clave de diputados que no están ajenos a la corporación del foro que sigue pesando en Sáenz Peña.

Entre Macri y el portazo

Entre el centralismo a prueba de balas que orienta la gestión de Macri y que, como Peppo, quiere que el presupuesto se trate después de los comicios del 22 de octubre, y el impacto político del portazo de Rozas, que se interpreta como la lectura que no pocos radicales van madurando de una realidad social que está lejos de cuanto manipula el Indec para extraer conclusiones electorales y de lo que también se vive en Resistencia en el clima tóxico de paros, protestas y piquetes por todas partes, a tal punto que esta semana hubo una manifestación ante la propia sede de la UCR como un timbreo de las disconformidades compartidas.

Si este episodio que tuvo tanta resonancia termina siendo una anécdota, Convergencia Social y la propia UCR del Chaco concluirán jugando el partido que propone Macri y se diluirán inexorablemente como si sus banderas de todos los tiempos debieran arriarse en un nuevo tiempo donde reaparece el centralismo con un potencial y una ambición que puede convertir al 2018 en un año de grandes cambios, pero en sofocones fiscales para provincias como la nuestra, que si bajan la guardia, la claudicación del federalismo puede resultar de elevado precio fiscal, social y político.

 

El esqueleto perdura: morosidad en perjuicio de la justicia federal

edificio.jpg

En contraste con la pujanza de los emprendimientos de edificios en altura en Resistencia, “El esqueleto”, como se popularizó y hasta se le cantó al frustrado edificio para la justicia federal del Chaco, no solo perdura, sino que merece la querella ciudadana por la morosidad de quienes nunca resolvieron el problema de la terminación de la obra y, al respecto, hoy involucra al Consejo de la Magistratura que tiene un integrante chaqueño, precisamente el senador radical Angel Rozas.

La primera licitación fue en 1987 y la empresa Enrico levantó las columnas y algo del relleno del esqueleto pero se le rescindió el contrato por incumplimiento.

Recién en el 2011 se promovió una nueva licitación con un presupuesto de 38.940.090 pesos que se adjudicó a la empresa Martínez Construcciones SRL con sede en Sáenz Peña, cuyo desempeño derrumbó ilusiones: el 4 de abril del corriente año el Poder Judicial de la Nación le rescindió el contrato por incumplimientos reiterados de órdenes de servicio, con detalles como el anticipo de 5.321.822 pesos para la compra de materiales y bienes de acopio, por lo cual deberá hacerse cargo de los daños causados. También se encomendó a la Dirección General de Infraestructura que se haga cargo del edificio (que tiene custodia de la Gendarmería) y arbitre las medidas para que la obra inconclusa sea terminada.

La entrega de “El esqueleto” fue realizada el 16 de junio de este año por la empresa constructora que había tenido mejores respuestas en obras públicas que se le adjudicaron en Sáenz Peña.

Hoy, un Poder Judicial Federal jaqueado por baches de subrogancias, perfila concursos para cubrir cargos importantes como el tercer integrante titular que necesita la Cámara Federal de Apelaciones donde la incorporación de la doctora Cristina Denogens tardó siete años por un capricho de Cristina Kirchner. Esa institución que preside José L. Aguilar alquila el edificio sobre la avenida 25 de Mayo hace por lo menos 50 años y los juzgados federales 1 y 2 (que también espera su concurso para terminar con la subrogancia de la doctora Niremperger) y ni hablar del Juzgado Federal de Sáenz Peña que esperó 25 años para que le designen juez y actualmente lo sigue subrogando el juez federal Alurralde, de Reconquista, con un recorrido de ida y vuelta que totaliza 800 kilómetros semanales.