Temas de hoy: Elecciones provinciales 2019 Liga Argentina de Básquet Ecuador Selección Argentina bienestar digital
Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.diarionorte.com/a/157373

¿Porque murieron los económicos de 3 puertas?

¿Que está pasando en el mercado con los autos chicos?. Si se presta atención al movimiento del mercado los últimos lanzamientos o actualizaciones no incluyen modelos tres puertas.

No lo hizo VW con el nuevo Fox en su momento ni con el Gol. GM mató al Corsita de 3 puertas hace tiempo en momentos en que se supone que las economías familiares se inclinarían por las opciones económicas.

Es algo fácil de notar en la calle; los pocos tres puertas que se ven acusan varios años de edad y entre los modelos más recientes, ya prácticamente han desaparecido de la oferta. Es el caso del popular Volkswagen Gol, que nació como un hatchback de 3 puertas en 1980 y se popularizó como tal (recién en 1997 incorporó una versión de 5 puertas). Hoy los Gol coupé representan apenas un 16% del total de las ventas del modelo.

Pero no es un fenómeno local, en una nota que publica el diario La Nación se indica que un reciente informe de JATO Dynamics queda en claro que las ventas de autos de 3 puertas en el Viejo Continente para el segmento B -el más popular, que incluye por ejemplo al Renault Clio, Peugeot 208, VW Polo, pasaron del 31% de participación en el mercado a un modesto 13%. Y nada indica que esta tendencia vaya a revertirse: de hecho los nuevos VW Polo (reemplazante del Gol), Fiat Argo (que sustituye al Palio y el Punto) y tantos otros, ya directamente no incluyen versiones tripuerta en sus gamas.

La función social del auto de dos puertas

Los autos coupés han tenido desde siempre en el imaginario social la imagen de auto elegante sinónimo de libertad, soltería o poderío económico. En nuestra región se suele denominar de esa manera a los vehpiculos con dos puertas laterales aunque “coupe” define a un auto más caro, deportivo y menos de uso diario. Es que todo automóvil que tenga sólo dos puertas laterales es sinónimo de individualidad, deportividad y diversión.

Hasta finales de la década pasada, los modelos de 3 puertas ocupaban las dos puntas de cada segmento bajo (A y B): por un lado eran las versiones más económicas, y por el otro las más caras y deportivas. Pero en ambos casos conservaban ese aura de vehículo orientado a una vida más individualista. Simplificando: si las 4 puertas simbolizaban una idea de vida familiar.

Con la llegada de una crisis económica las pautas de consumo se desplazaron rápidamente desde lo simbólico y lo aspiracional, hacia lo práctico y lo conveniente. A partir de ese momento los consumidores se volvieron mucho más racionales y comenzaron a inclinarse masivamente hacia las opciones más funcionales de 4 puertas, dejando de lado todos aquellos valores intangibles de las “coupes. Paradójicamente, los prósperos años inmediatamente anteriores a la crisis habían visto un revival de los pequeños autos de 3 puertas, encabezados por el MINI Cooper (2001) y el Fiat 500 (2007), y seguidos por el Citroën DS3 y el Opel Adam, que a pesar de haber sido lanzados en 2010 y 2013 respectivamente, fueron concebidos en los años inmediatamente anteriores a la crisis. Hoy estos modelos son de los pocos tres-puertas chicos que sobreviven.

Son negocios

Lo primero que se piensa ante el análisis anterior es que las fábricas son poco inteligentes en fabricar coches que salen mas costosos por sus cuatro puertas, cuatro levantavidrios, cuatro cerraduras y en general una cantidad de material que suma en el precio final pero lo cierto es que para las fábricas es más económico hacer una sola versión que dos, ya sean de dos o tres o cuatro puertas.

Y como la demanda se inclinó por tener más puertas por aquello de la racionalidad, pues más puertas es lo (único) que obtuvo. Renault fue una de las precursoras a partir de 2012, ofreciendo sólo una versión de 5 puertas del histórico Clio en su cuarta generación y hasta el nuevo Twingo (un clásico tripuerta), abandonó el formato coupé.

Cuestión de diseño

Así como el Peugeot 205 lo fue en su momento, el Ford Fiesta es hoy el mejor representante de lo que es un auto chico moderno. Los diseñadores de Ford entendieron mejor que nadie cómo transformar un auto familiar en algo diferente y sucedió algo inesperado: la versión de 5 puertas resultó más atractiva que la de 3. Pasa que la línea de cintura (determinada por la base de las ventanillas laterales) extremadamente inclinada generó una superficie de chapa enorme en el tercio trasero del auto. Y aunque parezca una nimiedad, la línea de la puerta trasera, e incluso la manija de apertura, son elementos que cortan esa gran masa de metal y la aligeran visualmente.

Para decirlo en lenguaje técnico, los autos modernos de 3 puertas son más culones que sus hermanos de 5. Los autos con líneas de cintura más plana como el MINI Cooper, el Fiat 500, el Audi A1, e incluso el VW up! tienen menos problemas de gordura en la parte trasera y por eso siguen luciendo muy bien en sus versiones tripuerta. Otros casos como el del Renault Clio IV, combinan la deseabilidad de las 2 puertas laterales con la practicidad de las 4, usando el recurso de esconder la manija de apertura en el parante trasero. Pero esa línea de cierre de la puerta trasera sigue siendo crucial.

La hora de los SUV

Hoy los autos chicos de tres puertas están desapareciendo. Y ese declive es particularmente coincidente con el ascenso de la nueva raza de pequeños SUV (o como se los denomina ahora: CUV, ( Crossover Utility Vehicle) y es posible que la aspiracionalidad que despertaban los pequeños hatchback de 3 puertas se haya desplazado a estos nuevos vehículos que expresan valores parecidos y a la vez diferentes: la idea de tener un auto caro, la libertad, que ahora es transitar por cualquier camino (es lo que transmiten, no necesariamente lo que pueden hacer); el poder que está expresado por una posición de manejo alta y dominante; y la deportividad, que viene dada por líneas muy dinámicas, incluso con el remanido recurso de simular sólo 2 puertas laterales con la manija de la puerta trasera camuflada. El Honda HR-V es un perfecto ejemplo de todo esto, pero tal vez ningún modelo haya ido tan lejos en este estilo como el Toyota CH-R que pronto desembarcará en la Argentina.

Ahora, si es más linda que un clásico 205 GTI, es ya una cuestión de gustos.